Todos tus muertos

-

por AJA LANS – Universidad de Harvard  

Como mujer negra y antropóloga biológica, estoy posicionada como una “forastera adentro” del campo académico de la antropología. Esta posición me obliga a pensar seriamente en cómo los antropólogos podrían descolonizar nuestro campo y lidiar con su difícil pasado. Aquellos de nosotros que estudiamos historia a menudo insistimos en que debemos comprender nuestro pasado para enfrentar los desafíos contemporáneos y planificar el futuro. Pero, ¿estamos efectuando un cambio con nuestro trabajo o estamos reproduciendo la misma dinámica de poder?

Me especializo en bioarqueología, o el estudio de restos humanos de contextos arqueológicos, para investigar la historia afroamericana y el concepto de raza. Los primeros antropólogos biológicos trabajaron para categorizar a los humanos, utilizando la ciencia para racionalizar el trato injusto de ciertos grupos racializados. Estos estudios se basaron en los cuerpos de los vivos y los muertos para enfatizar las diferencias en rasgos como el color de la piel, la longitud y textura del cabello y la forma craneal. En los Estados Unidos, los cuerpos BIPOC fueron de particular interés, lo que resultó en colecciones hechas de nuestras diversas partes, incluidos los huesos.

Yo trabajo con esas colecciones. Mi proyecto de tesis se centró en las vidas y muertes de unas 79 mujeres negras que fallecieron en la era progresiva de la ciudad de Nueva York y cuyos restos óseos se encuentran actualmente en el Smithsonian. Pero llegué a cuestionarme si mi investigación continúa infligiendo violencia a las mismas personas que espero liberar. Si bien los restos óseos pueden usarse para iluminar el pasado negro de formas únicas, ¿refuerza mi trabajo la noción de que nuestros cuerpos son objetos adecuados para estudiar y normalizar la muerte negra?

Más en AntropoUrbana:  No, ésas no son las mejores tesis de antropología cultural

El verano de 2020 casi me llevó al punto de quiebre cuando fui testigo de cómo los negros sufrían de manera desproporcionada los efectos de la pandemia de Covid-19 junto con la constante brutalidad policial. Como estudiante de posgrado, tuve la suerte de haber terminado mi recopilación de datos y haber obtenido fondos para completar la tesis. Mi trabajo era simplemente escribir. Pero, ¿cómo iba a analizar y escribir sobre mujeres negras que murieron hace más de un siglo mientras estaba rodeada por el dolor de mi comunidad viva?

La académica de estudios de género Katherine McKittrick pidió recientemente a los investigadores que dejen de aceptar la muerte y la degradación de los negros como hallazgos académicos legítimos. McKittrick nos desafía a hacer preguntas sobre la vida de los negros e imaginar el cuerpo negro fuera de la violación sin dejar de reconocer cómo el racismo científico dio forma a nuestras ideas sobre la negritud.

Pero, ¿cómo puedo yo, como bioarqueóloga cuyo trabajo depende de los cadáveres, estar a la altura de esta afirmación?

Vuelvo a las obras creativas de las mujeres negras.

Ver el arte de Adrian Piper y leer poesía y ensayos de Claudia Rankine me animó a repensar la investigación que hago y a hacer nuevas preguntas sobre la experiencia de la vida negra. He ido más allá de los restos óseos para considerar la vida cotidiana de las mujeres que estudio, los espacios por los que se movían y con quién interactuaban. Es probable que comparta algunas experiencias y emociones similares con ellos en función de nuestras intersecciones comunes.

Muy a menudo, mi investigación descubre experiencias relacionadas con el encarcelamiento, la enfermedad y la muerte. Pero cada vez que localizo un registro del censo, una transcripción judicial o un certificado de defunción, puedo revelar cómo durante tanto tiempo nuestra sociedad perpetuó un ciclo que normaliza la muerte prematura de los negros.

Más en AntropoUrbana:  El gusto por lo dulce viene de fábrica

Cuando eso sucede, pienso en los beneficios de la ciencia lenta. Según la filósofa Isabelle Stengers, la ciencia lenta se trata de prestar atención a la calidad de la investigación y su relevancia para los problemas actuales.

Si los antropólogos realmente quieren descolonizar el campo, deben reducir la velocidad y considerar realmente qué narrativas culturales apoyan o desafían sus investigaciones. También se debe hacer un esfuerzo para diversificar el campo y comprometerse con las contribuciones de las personas de color, ya sea que se las vea o no como lo que tradicionalmente se considera «académico».

Si se toman tales medidas, creo que la antropología puede sobrevivir y prosperar en el siglo XXI.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente