La evolución de las representaciones de los neandertales

-

por CINDY HSIN-YEE HUANG – Universidad Estatal de Arizona

En 1888, unas décadas después de que apareciera el primer fósil de Homo neanderthalensis con nombre científico, el antropólogo y anatomista Hermann Schaaffhausen hizo un retrato de cómo podría haber sido ese neandertal en vida.

Encontrado en el valle de Neander en Alemania, el fósil real era solo la parte superior de un cráneo (una cúpula en forma de lágrima coronada por grandes cejas) sin los huesos faciales debajo. Pero Schaafhausen llenó los espacios en blanco y esbozó un rostro de neandertal de perfil: un tipo fornido y peludo con una mandíbula prominente.

Dieciocho años antes, el científico Louis Figuier publicó una ilustración que representaba al individuo del Valle de Neander como un europeo biológicamente moderno y vestido con pieles. Del mismo fósil, dos contemporáneos dibujaron imágenes diametralmente opuestas.

¿Por qué pasó esto?

Como darwinista social, Schaaffhasuen creía que varias razas representaban diferentes etapas en una progresión lineal de la evolución humana. Para él, los neandertales pertenecían a una etapa primitiva de habitantes de las cavernas. Parecido a un gorila e incivilizado, el neandertal de Schaaffhausen suplicaba una mejora física y moral. Figuier, un creacionista, veía a los neandertales como humanos como nosotros, manifestados por un Dios bíblico en el sexto día de la creación. Imaginó a los neandertales como biológicamente modernos, pero, al igual que los bebés, necesitados de aprender las costumbres de la civilización.

Desde este primer conjunto de ilustraciones, se ha derramado mucha tinta y pintura sobre la interpretación y representación de los neandertales. Estas imágenes deben situarse dentro de sus contextos históricos. Al observar las reconstrucciones neandertales (y las ilustraciones científicas en general) es importante analizar cómo las opiniones sociales y políticas influyen en la representación de la evidencia.

Las interpretaciones a veces dicen más sobre sus creadores que sobre sus sujetos.

Primos extraños

Los neandertales, nuestros primos evolutivos, se separaron de nuestro linaje hace unos 600.000 años. Vagaron por Eurasia durante cientos de miles de años hasta que se extinguieron hace unos 40.000 años. En muchos aspectos, se parecían a nuestros ancestros paleolíticos: ambos usaban herramientas de piedra, cooperaban y cuidaban a los de su especie. Pero las distinciones destacan. Los neandertales, más fornidos y dotados de cejas enormes, sobrevivieron a algunas de las condiciones más frías de Eurasia, donde ningún Homo sapiens se aventuró durante esas olas de frío.

Más en AntropoUrbana:  Los genios arcaicos que inventaron nuestra cultura

El aspecto de los neandertales siempre ha sido importante. Más que simplemente acompañar obras de arte, las visualizaciones neandertales representan una piedra de toque de lo que significa ser humano.

Antes del siglo XX, sólo se habían descubierto huesos dispersos de neandertales. El primer esqueleto casi completo se encontró en el sitio francés de La Chapelle-aux-Saints en 1908. El paleoantropólogo francés Marcellin Boule analizó los fósiles y colocó a los neandertales más cerca de los monos y simios que de los humanos. Una imagen, basada en sus conclusiones, mostraba una figura parecida a un simio encorvada y peluda que sostenía un garrote y una piedra.

Por el contrario, el anatomista británico Arthur Keith pensaba que los neandertales pertenecían al linaje europeo. Este no fue un gesto de inclusión: Keith, un defensor del racismo científico, creía que la humanidad se originó en Europa. Trabajó con un artista para producir una ilustración de Neandertal que, al igual que la de Figuier, parecía un hombre europeo. La figura estaba sentada junto al fuego fabricando herramientas de piedra mientras vestía ropa de piel y un collar.

El hombre simio de Boule se encontró con un callejón sin salida evolutivo. El neandertal casi europeo de Keith figuraba en la historia de la humanidad.

A pesar de las diferentes posturas sobre el lugar de los neandertales en la evolución humana, ambas perspectivas estuvieron influenciadas por el imperialismo y la popularidad de la “ciencia racial”. Según esta visión ahora desacreditada y denunciada, las razas eran vistas como grupos biológicamente distintos que podían organizarse en una jerarquía. Los neandertales se convirtieron en una herramienta para promover esta ideología.

Más en AntropoUrbana:  Decisiones imposibles en el cruce entre maternidad y trabajo de campo

Los horrores de la Segunda Guerra Mundial cambiaron las perspectivas sobre la raza y el imperialismo en las esferas pública y académica de todo el mundo. El racismo científico retrocedió ante las críticas generalizadas a la noción de que ciertas poblaciones vivas podrían ser consideradas biológica, intelectual y culturalmente inferiores.

En esta era de posguerra, William Straus Jr. y Alexander Cave reexaminaron el análisis original de Boule sobre el neandertal de La Chapelle-aux-Saints. En 1957, detallaron las imprecisiones de la interpretación anterior. El trabajo les llevó a creer que si un neandertal afeitado, bañado y bien vestido viajara en el metro de la ciudad de Nueva York, «es dudoso que atraiga más atención que algunos de sus otros habitantes».

Con un impulso hacia una perspectiva más unida de la humanidad, los neandertales fueron bienvenidos al redil.

Flores y hembras

En 1971 se produjo un cambio importante en las percepciones de los neandertales cuando el arqueólogo Ralph Solecki informó sobre las excavaciones en la cueva Shanidar, Irak. Su trabajo sugirió que los neandertales cuidaban a sus parientes enfermos y enterraban a sus muertos con flores en función de la presencia de polen. Es famoso su comentario sobre los neandertales: «Aunque el cuerpo era arcaico, el espíritu era moderno». Aunque investigaciones más recientes demostraron que el polen probablemente provenía de roedores excavadores, el informe de Solecki tuvo un profundo impacto en las percepciones sobre los neandertales en ese momento.

Más tarde ese año, un libro ilustrado de no ficción para el gran público dio vida al pueblo de las flores de Neandertal. En el libro, los neandertales celebraban fiestas y funerales. Este neandertal actualizado y más parecido a un humano obtuvo el respaldo de los científicos y una creciente simpatía del público.

De manera similar, una ilustración de National Geographic de 1985 mostraba a los neandertales comunicándose y cooperando mientras masacraban un íbice y fabricaban herramientas. En particular, las hembras son el centro de atención. Cazan, se reúnen y conversan. Los hombres de neandertal, por el contrario, permanecen en gran medida en un segundo plano.

Más en AntropoUrbana:  Una antigua cirugía

La representación de mujeres neandertales como personajes centrales desafió las representaciones de mujeres paleolíticas, generalmente mostradas cuidando a niños en la periferia mientras los hombres cazaban y fabricaban herramientas de piedra. Como reflejo del Movimiento de Liberación de la Mujer, esta imagen visualizó críticas feministas a los enfoques de investigación centrados en los hombres.

Supremacistas neandertales

Todavía hoy las fuerzas sociales y políticas sesgan las interpretaciones de los neandertales.

Las representaciones contemporáneas de los neandertales en los museos y en la cultura pop tienden a tener la piel clara como resultado de la investigación genética realizada entre principios y mediados de la década de 2000. Sin embargo, estudios posteriores que examinaron más ADN neandertal concluyeron que al menos algunos individuos tenían piel más oscura, ojos marrones y cabello rojo intenso.

¿Qué tan bien pueden los científicos obtener el tono de la piel a partir de los genomas? Otro estudio consideró tanto a los neandertales como a personas vivas conocidas como Henry Louis Gates Jr., profesor de la Universidad de Harvard y presentador de Finding Your Roots. Utilizando marcadores genéticos, los autores predijeron una pigmentación de la piel más clara o más oscura con alrededor del 60 por ciento de precisión para las personas vivas, poco más que la probabilidad aleatoria de lanzar una moneda al aire.

Aun así, la imagen del neandertal “blanco” ha persistido. Los supremacistas blancos se han aferrado a la idea de que albergar genes neandertales representa un marcador de pureza europea, a pesar de que poblaciones de todo el mundo tienen rastros de ADN neandertal, incluidos, contrariamente a los primeros informes, algunos genomas africanos.

Desde su descubrimiento, los neandertales han ocupado un espacio precario como nuestros primos extraños. Las imágenes neandertales, representadas por investigadores o artistas, no sólo transmiten hipótesis científicas. También expresan movimientos sociales y nociones de humanidad.

Entonces, cuando miremos una imagen de neandertales o cualquier ilustración científica, consideremos qué más puede representar: ciencia entrelazada con sociopolítica.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías