Crueldad y violencia en el turismo de elefantes

-

por MICHELLE SZYDLOWSKI – Universidad de Miami  

Suju Kali es un elefante de cincuenta años de Nepal que lleva más de treinta años transportando turistas. Como muchos elefantes que encuentro a lo largo de mi investigación, Suju Kali muestra ansiedad y puede ser agresivo con los extraños. Sufre un trauma emocional como resultado del contacto humano comercial prolongado.

Al igual que Suju Kali, muchos animales están atrapados en la industria del turismo. Algunos lugares no tienen supervisión y se preocupan poco por la seguridad de los animales o de los turistas. Entre 120.000 y 340.000 animales se utilizan en todo el mundo en una variedad de atracciones turísticas de vida silvestre, incluidas especies en peligro de extinción como los elefantes. Más de una cuarta parte de los elefantes en peligro de extinción del mundo residen en cautiverio con poca supervisión.

El turismo de vida silvestre –que implica observar animales silvestres como primates o aves en áreas de conservación, alimentar o tocar animales silvestres cautivos o “rehabilitados” en instalaciones, y bañar o montar animales como elefantes– es un negocio complicado. Lo sé porque soy una investigadora que estudia las relaciones humanas con los elefantes tanto en entornos turísticos como de conservación en el sudeste asiático.

Este tipo de experiencias fueron durante mucho tiempo una parte extremadamente popular y rentable del mercado turístico. Pero ahora, muchas organizaciones relacionadas con los viajes están instando a la gente a no participar en experiencias interactivas con la vida silvestre, o pidiendo una prohibición total de ellas.

Los vendedores turísticos han comenzado a comercializar más “opciones éticas” para los consumidores. Algunos están intentando mejorar verdaderamente la salud y el bienestar de la vida silvestre, y otros están transfiriendo la vida silvestre cautiva a entornos sin contacto, sin transporte o con menos estrés. En otros lugares, las organizaciones están intentando implementar estándares de cuidado o crear manuales que describan buenas prácticas para la cría de animales.

Este marketing, sostienen los académicos, a menudo es simplemente un “lavado verde”, es decir, aplicar etiquetas de marketing para que los consumidores se sientan mejor acerca de sus elecciones sin realizar ningún cambio real. Peor aún, las investigaciones muestran que algunos programas que se promocionan como turismo ético pueden, en cambio, estar ampliando las brechas económicas y dañando tanto a los humanos como a otras especies que deben proteger.

Más en AntropoUrbana:  Mapas digitales fuera de control

Sin solución rápida

Por ejemplo, en lugar de que los dólares de los turistas lleguen a las familias locales en dificultades, como pretendían los gobiernos locales, muchos lugares turísticos son propiedad de no residentes, lo que significa que las ganancias no permanecen en el área. Del mismo modo, sólo un pequeño número de residentes puede permitirse el lujo de poseer lugares turísticos, y los lugares no proporcionan empleo a los locales de los grupos de ingresos más bajos.

Esta brecha económica es especialmente obvia en los establos de elefantes nepaleses: los propietarios de los lugares continúan ganando dinero con los elefantes, mientras que los cuidadores de elefantes continúan trabajando diecisiste horas al día por alrededor de 21 dólares al mes. Se hace creer a los turistas que están “promoviendo la sostenibilidad”.

Sin embargo, no hay respuestas fáciles, especialmente para los elefantes que trabajan en el turismo. Trasladarlos a santuarios es difícil porque sin una supervisión gubernamental o global del bienestar, los elefantes pueden terminar en peores condiciones.

Muchas almas de buen corazón que quieren “ayudar” a los elefantes saben poco sobre sus necesidades biológicas y de salud mental, o lo que se necesita para mantenerlos sanos. Además, alimentar a animales grandes como Suju Kali es caro: cuesta alrededor de 19.000 dólares al año. Entonces, sin ganancias provenientes de la equitación u otros ingresos, los propietarios –o los posibles rescatadores– no pueden mantener a los elefantes. Liberar elefantes cautivos a la jungla no es una opción: muchos nunca aprendieron a vivir en la naturaleza, por lo que no pueden sobrevivir por sí solos.

Dañando a la población local

Parte del problema reside en los gobiernos, ya que muchos han comercializado el turismo como una forma de financiar proyectos de conservación. Por ejemplo, en Nepal, un porcentaje de la venta de entradas para paseos en elefante se entrega a grupos comunitarios para que los utilicen en la preservación de los bosques y el apoyo a las familias locales.

Más en AntropoUrbana:  Aquella vez que Will Smith actuó como un ser humano

La creciente demanda de turismo basado en la vida silvestre puede aumentar el tráfico en el área y, por lo tanto, presionar a los gobiernos locales para que limiten aún más el acceso de la población local a los recursos forestales.

Esto también puede conducir a mayores demandas sobre las comunidades locales, como fue el caso en Nepal. En la década de 1970, el gobierno nepalés expulsó a la población local de sus tierras en lo que hoy es el Parque Nacional de Chitwan como parte de crecientes “esfuerzos de conservación” y cambió los límites del área protegida. Los indígenas Tharu, o gente del bosque, se vieron obligados a abandonar sus aldeas y tierras. Si bien a algunos se les ofreció acceso a “zonas de amortiguamiento” en la década de 1990, muchos siguen siendo pobres y sin tierras en la actualidad.

Además, en Nepal se están desarrollando cada vez más tierras deseables alrededor de áreas de conservación para negocios turísticos como hoteles, restaurantes y tiendas, alejando a los pobres locales de las áreas centrales de las aldeas y de los ingresos asociados al turismo.

A algunos activistas les gustaría que los humanos simplemente devolvieran toda la vida silvestre a la naturaleza, pero eso plantea múltiples problemas. Los hábitats de los elefantes en todo el sudeste asiático se han transformado en tierras de cultivo, ciudades o vías de tren para uso humano. Otros problemas surgen del hecho de que los elefantes turísticos nunca han aprendido a ser elefantes en sus elementos naturales, ya que fueron separados de sus manadas a una edad temprana.

Por lo tanto, el turismo puede ser vital para proporcionar alimento, cuidado y refugio a los elefantes cautivos por el resto de sus vidas y proporcionar empleo a quienes realmente los necesitan. Dado que los elefantes pueden vivir más de sesenta años, este puede ser un gran compromiso.

Más en AntropoUrbana:  Alaska en el borde

Cómo ser un turista ético

Para proteger a los elefantes, los turistas deben consultar reseñas y fotografías de cualquier lugar que quieran visitar, y buscar pistas de que el bienestar animal podría verse afectado, como por ejemplo, a los turistas se les permite alimentar, sostener o montar animales silvestres cautivos. Busquen animales sanos, lo que significa investigar cómo deberían ser los animales “saludables” de esa especie.

Si un lugar enumera demostraciones sin contacto (comportamientos “antinaturales” que no imitan lo que un elefante podría hacer por sí solo, como sentarse sobre una pelota o andar en bicicleta, u otras actuaciones), recuerden que el detrás de las escenas de entrenamiento utilizadas para lograr estas conductas pueden ser violentas, traumáticas o coercitivas.

Otra forma de ayudar a las personas y a los elefantes es utilizar pequeñas empresas locales para reservar sus aventuras en sus áreas de interés, en lugar de pagar a las grandes agencias de turismo internacionales. Busquen hoteles de propiedad local y esperen para reservar excursiones hasta su llegada para poder utilizar los proveedores de servicios locales. Reserven programas de alojamiento en familias y asistan a eventos culturales dirigidos por miembros de la comunidad; hablen con turistas y lugareños que conozcan en la ciudad de destino para conocer sus opiniones y utilicen guías locales que brinden oportunidades para observar la vida silvestre mientras se mantienen alejados de los animales.

O los turistas pueden solicitar visitar lugares que estén certificados por organizaciones internacionales humanitarias para los animales y que no permitan el contacto con la vida silvestre. O pueden optar por caminatas guiadas, experiencias en canoa o kayak y otras opciones respetuosas con el medio ambiente.

Si bien estas sugerencias no garantizarán que la excursión sea respetuosa con los animales, ayudarán a disminuir el impacto en la vida silvestre, apoyarán a las familias locales y alentarán a los lugares a dejar de usar elefantes como entretenimiento. Esos son buenos primeros pasos.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías