Corrupción política en Roma y Atenas

-

Ilustraciones: Carolina Arriada para AntropoUrbana.

por LIVIA GERSHON

¿Cuándo cruza un político la línea entre aceptar un regalo de un amigo y aceptar un soborno? Ésa es una cuestión que preocupa a los estadounidenses de hoy y, como escribe la politóloga Lisa Hill, también fue un gran problema para la gente de las antiguas Atenas y Roma.

Hill escribe que ambas sociedades tenían gobiernos maduros para la corrupción. Tenían grandes burocracias y muchos funcionarios públicos no estaban remunerados o estaban mal pagados. En muchos casos, los legisladores, jueces y burócratas también tenían grandes gastos, como organizar cenas y pagar a otros para que administraran sus granjas o negocios mientras cumplían con sus deberes públicos.

La línea divisoria entre soborno y obsequio a menudo no estaba clara. Para los atenienses en particular, dar y recibir regalos era una parte crucial de una sociedad civilizada y una forma importante de consolidar los vínculos sociales. En la práctica, el soborno era a menudo necesario para hacer cosas, incluso en asuntos internacionales. Los sobornos podrían generar alianzas o convencer a los líderes militares de admitir la derrota. Incluso el oráculo de Delfos podría ser sobornado. Y, por supuesto, las ofrendas a los dioses eran un método paralelo para ganarse el favor.

Sin embargo, escribe Hill, si el soborno estaba generalizado, eso no significaba que se considerara aceptable. Platón acusó a algunos funcionarios de ser “aceptadores de sobornos y amantes del dinero”. Aristóteles pidió un sistema político en el que “los magistrados no puedan ganar dinero” y propuso un sistema de transparencia financiera gubernamental.

Y esto no fue sólo retórica idealista. Según el orador Demóstenes, alguien que diera o aceptara un soborno en perjuicio de cualquier individuo o del público en general podría ser castigado con la confiscación de sus bienes y la pérdida del derecho al voto tanto de él como de sus hijos. Según una estimación, entre 430 y 322 a. C., entre el 6 y el 10 por ciento de los principales funcionarios públicos atenienses fueron juzgados por soborno y aproximadamente la mitad fueron condenados.

Más en AntropoUrbana:  La antropología estudia humanos pero no personas

En Roma, el soborno electoral era un gran negocio. A finales de la República, asociaciones organizadas coordinaban planes de soborno y extorsión. Incluso se dice que los préstamos a gran escala para obtener dinero para sobornos crearon tanta inestabilidad financiera que contribuyó a la guerra civil del 49 al 45 aC.

Pero, escribe Hill, al igual que en Atenas, muchas élites romanas estaban profundamente molestas por esta situación. Una ley aprobada en el año 55 EC permitía el procesamiento de clubes de soborno y miembros individuales. Después de que las elecciones fueran prácticamente eliminadas en el Imperio Romano, el estadista Quinto Aurelio Símaco describió como una de las “bendiciones de nuestra época” que “la horrible tablilla de votación, la distribución torcida de los asientos en el teatro entre los clientes, el venal corre, todo eso ya no existe”.

Tanto en Atenas como en Roma, los escritores abordaron la corrupción como un problema de cohesión social porque los ricos podían comprar su salida de las consecuencias. El orador romano Cicerón, por ejemplo, consideraba que la capacidad de manipular el sistema judicial a través de la riqueza era “perniciosa para la república”.

Hill concluye que, si bien Atenas y Roma no pudieron erradicar la corrupción, ésta era una gran preocupación para muchos de los líderes de las sociedades.

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías