Geometrías

-

por SARAH GREEN – Universidad de Helsinki 

Mi interés por la ubicación, que más recientemente se convirtió en un interés por las geometrías, comenzó con los terremotos, tanto literales como políticos, en la región fronteriza greco-albanesa de Epiro. En 1992, me pidieron que explorara las actitudes de los residentes hacia sus paisajes tectónicamente inestables. Hay terremotos regulares, fracturas de tierra y deslizamientos de tierra en la región, y mi tarea era averiguar cómo la gente rural que vivía de la tierra lidiaba con este suelo inestable bajo sus pies. Geoff King, un geofísico que formó parte del proyecto de investigación, visitó Epiro y me contó sobre las montañas que suben y bajan, los lagos que se llenan y se vacían, y el lecho marino que termina mezclándose con los suelos en la cima de las colinas (King, Sturdy y Whitney 1993). Más tarde, las cabras buscarían esos lugares revueltos en las colinas para obtener suficiente sal en su dieta.

Todo esto me dio la sensación de un paisaje topológico literal, a diferencia de las topologías más metafóricas que se discuten a menudo en las ciencias sociales (ver Allen 2011). La piel de la tierra se estiraba, torcía, arrugaba, arqueaba, agrietaba y doblaba como una hoja de goma vieja y en descomposición. Confrontados con la escala absoluta a la que opera la geofísica (la corteza terrestre ondulando durante un período de cientos de milenios), la gente de Epiro, que estaba en el foco de mi propia atención, parecían hormigas de dos patas, cada una viviendo por menos de un instante y moviéndose en esta hoja con sus animales. De hecho, parecían indiferentes a su paisaje en constante transformación, lo cual fue un problema para mí, ya que se suponía que debía investigar sus actitudes hacia el mismo (ver Green 2005, 26-29).

Más en AntropoUrbana:  Optimismo verde: sobre cómo el capitalismo nunca salvará al mundo

Estas transformaciones eran un hilo que estaba siguiendo. Pero hubo otros, ya que esto fue a principios de la década de 1990 y al mismo tiempo estaba ocurriendo un tipo diferente de cambio de forma. A fines de 1991, el régimen comunista albanés se derrumbó y la frontera entre Grecia y Albania se reabrió después de casi cincuenta años de estricto cierre. Ese terremoto político cambió la forma de la región de la noche a la mañana, haciendo que una sección previamente invisible e infranqueable de repente apareciera a la vista. Estas eran topologías políticas en el trabajo.

Experimentar cómo Epiro vivió y habló sobre todo esto dio lugar a mi interés a largo plazo en las fronteras, tanto políticas como físicas, y en cómo los cambios en las fronteras pueden cambiar la forma en que las personas se ubican en el mundo. Lo que aprendí en Epiro fue que la forma de los lugares cambiaba regularmente y que era importante para las personas que los habitaban.

Sin embargo, la geometría de estos temas todavía me eludía, porque me estaba enfocando en las personas y sus relaciones con los lugares en lugar de tomar el elemento espacial literalmente. En ese momento, me basé en la investigación de Michael Herzfeld (1986, 1997) para reflexionar sobre los cambios ideológicos e históricos que generaron cambios en la relación política entre personas y lugares. También me basé en el trabajo de Marilyn Strathern (1992, 1996) para explorar cómo la lógica de las propias relaciones sociales de las personas podría atravesar la lógica políticamente impuesta de la nacionalidad. Trabajar con estas ideas me permitió comprender cómo la frontera greco-albanesa tenía sentido espacial de una manera (según la lógica de la nación), pero no de otra (según la lógica del parentesco).

Más en AntropoUrbana:  Diez maneras antropológicas de escuchar

Sin embargo, había más que decir. Llegué a comprender que la frontera greco-albanesa no solo contradecía la lógica espacial de las relaciones sociales entre la gente y el lugar; también contradecía la lógica política otomana anterior en esa región. En ese momento, la geometría entró en mi trabajo por primera vez. Me basé en la metáfora de la geometría fractal para comprender la diferencia entre la lógica política del imperio otomano y la de los estados-nación (Green 2005, 128–58). Pero seguía pensando metafóricamente y en términos de representaciones, no en términos de la creación performativa de la ubicación espacial. Por ejemplo, argumenté que el significado ideológico de “los Balcanes” se había desarrollado para representar el caos: condiciones tóxicas que se repetían infinitamente y de la misma manera en todos los niveles, desafiando tanto la escala como la lógica de un mundo euclidiano tridimensional cuyas formas se pueden separar ordenadamente en líneas, cuadrados, círculos y triángulos. Según esta perspectiva, las fronteras nunca se asentarían, sino que se transformarían constantemente en otra cosa.

Más recientemente, y basándome en las ideas de Doreen Massey (2005) sobre el espacio y las geometrías de poder, se me ocurrió que podría valer la pena pensar en tales geometrías (tanto euclidianas como fractales) no solo como una metáfora de diversas lógicas e ideologías políticas cruzadas cortándose entre sí, sino también en términos espaciales más performativos y tridimensionales: como la coexistencia y creación de ubicaciones superpuestas, en capas y quizás entrelazadas en el mismo espacio (Green 2015, 2017). Vigila este espacio, como dicen.

Fuente: SCA/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías