Ser antropólogo no te inocula contra el racismo

-

por SAVANNAH MARTIN – Universidad Washington, St. Louis

Es a la vez impresionante y deprimente la frecuencia con la que los estudiosos del color se oponen a la antropología. Para muchos, las historias de alienación son demasiado numerosas para contarlas; nos hacen sentir extraños con tanta frecuencia que el proceso se vuelve inquietante por su familiaridad. A veces de manera sutil, a veces de manera llamativa, todo el tiempo se nos recuerda que en realidad no pertenecemos aquí.

Durante una mesa redonda en una de mis primeras conferencias de antropología no biológica, me ahogué en el sentimiento de «alteridad» que hasta ese momento, en mis estudios de posgrado, solo había sido un insidioso goteo goteo goteo de «tú realmente no perteneces aquí».

En una sesión dedicada irónicamente al tema de la “Diversidad en la educación superior”, escuché a una sala llena de antropólogos blancos lamentarse por la escasez de personas de color en la antropología. Hubo múltiples presentaciones sobre la demografía de los estudiantes, las barreras para el éxito, los posibles sistemas de apoyo y otros temas básicos. Sin embargo, la mayoría de los académicos en la sala estaban decepcionantemente ajenos a la barrera que estaban construyendo. Por lo demás, las personas bien educadas se preguntaron por qué «ellos» (las personas de color) simplemente no parecen interesadas en la antropología. «Nosotros» (pero definitivamente no yo) nos preguntamos en voz alta, con perplejidad palpable, sobre lo que podría estar manteniendo a diversos académicos fuera de «nuestro» campo.

Lo absurdo de la situación resultaba desesperante.

Sabía la respuesta. Mi corazón se aceleró y podía sentirlo latir en mi pecho. Mi cara se calentó y mi boca se secó, y aunque no podía ver mi propia cara, estoy segura de que mis pupilas se dilataron. Reflexioné en silencio sobre la cruel broma de que yo, una antropóloga biológica indígena que estudia los estresores psicosociales relacionados con la raza y sus consecuencias biológicas a largo plazo, estaba sufriendo una vez más el mismo fenómeno que estudio.

Más en AntropoUrbana:  Tipología antropológica de nadadores desconsiderados

El tema se centró específicamente en los estudiantes indígenas de antropología. Mi ritmo cardíaco se disparó aún más. Un anciano blanco comentó casualmente: «Simplemente no entiendo por qué no quieren dejar la reserva indígena y hacer algo mejor con sus vidas».

Pero. Qué. Mierda.

―Es por tu culpa.

Hablé antes de que pudiera detenerme. En silencio y deliberadamente, hablé.

―Es por esto. Esta es exactamente la razón por la que no hay más estudiantes de color en antropología. No nos sentimos bienvenidos aquí.

Era como si mi corazón latiera rápidamente y no dejara espacio en mi pecho y forzara esas palabras a salir de mis pulmones para tener más espacio para respirar. El racismo generalizado pero sutil era asfixiante. Mirando hacia una habitación llena de ojos blancos, comencé a intentar hacer espacio para mí y para otros como yo.

―Nosotros somos tu Otro y actúas como si no estuviéramos en la habitación, como si no fuéramos antropólogos también. Estoy literalmente aquí. Y te preguntas: «¿Por qué no quieren dejar la reserva india y hacer algo mejor de sus vidas»? ¿En serio? ¿No es el relativismo cultural una cosa importante en nuestra disciplina? Algunas personas valoran la comunidad sobre la investigación abstracta. Y para ser claros, solo alrededor del veinte por ciento de los indígenas estadounidenses viven en reservas.

Hubo muchos más problemas que la falta de reflexividad. Toqué algunos de los temas sobre los que los presentadores habían planteado la hipótesis anteriormente. Pero seguí. Hablé del poco apoyo que hay incluso una vez que logramos la admisión a los programas de maestría y doctorado; cómo nuestros departamentos pueden tratarnos más como informantes que “se volvieron antropólogos” que como los investigadores que somos; cómo luchamos a diario para educar no solo a compañeros ignorantes sino también a profesores y mentores ignorantes, a menudo sobre cosas tan ridículas como si los nativos americanos pueden o no votar en las elecciones presidenciales (spoiler: sí, podemos).

Más en AntropoUrbana:  Hacer trabajo de campo con tus hijos a cuestas

Después de mi intervención apasionada, pero civilizada, hubo un momento de silencio y luego una mujer blanca mayor que estaba frente a mí continuó la conversación como si yo no hubiera dicho nada en lo absoluto.

Mierda. Ahí se iba mi casi carrera en antropología. Todos estos antropólogos blancos mayores en la sala tenían cierto poder, probablemente sobre futuras decisiones de contratación y publicaciones de artículos, y cualquier otra cosa que haga avanzar una carrera y simplemente los cabreé a todos mostrándoles sus tonterías. Bueno, antropología, estuvo bien. Hvm’-chi ’.

Escuché en silencio durante el resto de la sesión, el cadáver de mi carrera recién muerta colgando sobre mi cabeza como una nube de lluvia de dibujos animados.

La mesa redonda terminó, y todos rápidamente recogieron sus cosas para salir de la sala, corriendo apresuradamente hacia otros paneles y presentaciones. Recogí mis pertenencias con la misma energía y futilidad que un perezoso atrapado en arenas movedizas, pesimista sobre lo que podría ofrecer la siguiente sala llena de antropólogos. Mi abatido monólogo interior fue interrumpido por un hombre blanco alto y mayor que extendió su mano para estrechar la mía.

“Aquí vamos», gemí por dentro, lista para ser regañada por atreverme a desafiar a mis colegas más establecidos. Forcé una sonrisa educada mientras miraba hacia arriba y le estrechaba la mano.

―Solo quería presentarme y agradecerte mucho por haber hablado. Lo que dijiste es realmente importante.

Puta madre. Imaginé que se estaban cargando pequeños parches de un desfibrilador y escuché un autoritario «¡Despejado!» mientras mi futuro antropológico fue revivido por la descarga eléctrica de la aprobación blanca. ¡No lo había jodido del todo! Su validación me consoló más de lo que debería haberlo hecho, pero en un mundo donde dar una impresión equivocada a un académico influyente puede cerrar tantas puertas, y donde muchos de esos académicos que dan portazos son personas blancas a las que no les agrada que les señalen sus prejuicios raciales, era bueno saber que al menos un viejo blanco me respaldaba. Quizás podría hablar con sus amigos.

Más en AntropoUrbana:  Acerca de la cultura del acoso en el campo de la arqueología

La falta de académicos de color en nuestra disciplina se debe no solo a la naturaleza «Otro» del canon hiper-occidental del cual aprendemos y enseñamos, sino también a la historia colonial y racista de nuestro campo, y a menudo incluso (o quizás especialmente) debido al comportamiento alienante de los propios antropólogos.

Como antropóloga biológica, me sorprendió el distanciamiento y la falta de reflexividad que demostraron los antropólogos culturales en la sala, ese día, aunque no debería haberme sorprendido. Esperaba algo mejor, pero esta ignorancia desenfrenada es uno de los problemas más generalizados de la antropología.

Brodkin y col. lo dijeron mejor en 2011: «Quizás la barrera de actitud más grande para la diversificación étnica [en antropología] es la creencia de que ser antropólogo lo inocula contra el racismo».

Claramente, no es así. La antropología tiene mucho trabajo por hacer.

Fuente: Savage Minds/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías