Etnografías de las charlas de ascensor

-

por ISABELLE COTTON – Colegio Universitario de Londres

Si pasaste algún tiempo con una persona británica, lo habrás oído: charlas sobre el clima. Impregna todas y cada una de las conversaciones: «Hermoso día, ¿no?», «¡Está lloviendo a cántaros!», «El sol se ha puesto el sombrero». Un estudio de la BBC reveló que el 94% de los británicos encuestados habían hablado sobre el clima en las últimas seis horas. Otra reveló que una persona británica promedio pasará cuatro meses y medio de su vida hablando sobre el clima. Esto significa que, en cualquier momento, aproximadamente un tercio de la población de Gran Bretaña está hablando del clima, o está a punto de hacerlo. Y que se sepa, yo también soy culpable. Especialmente en ascensores.

Como antropóloga digital, paso mucho tiempo pensando en cómo el comportamiento humano online refleja quiénes somos y qué valoramos. Como británica, paso mucho tiempo preguntándome por qué no puedo dejar de mencionar el clima. Hace unas semanas, estos pensamientos recurrentes se cruzaron, presentándome una pregunta repentinamente candente: ¿hasta dónde se extiende esta charla sobre el clima? ¿A los británicos les gusta hablar del tiempo online? Sí, sí lo hacen. Una inmersión rápida en Twitter reveló cientos de tuits sobre el clima, desde declaraciones positivas («Hace un clima increíble para noviembre») hasta preocupaciones más preocupantes («¿Qué está pasando con el clima, se siente como verano cuando es otoño? #WhatsGoingOn»).

En este punto, es posible que te estés preguntando: ¿por qué debería importarnos? Hablar del clima no es nada nuevo ni tiene un impacto especial. Para los antropólogos culturales, sin embargo, un comportamiento tan arraigado es una mina de oro. La cultura es un espejo íntimo y poderoso de la humanidad y Twitter es un museo de cultura pop digital. En el reciente informe Cultural Insight de Twitter, donde se analizaron miles de millones de tweets de Estados Unidos para llegar a 18 tendencias clave, una de estas tendencias fue «Temor por la naturaleza» y más específicamente: “Asombro por el clima”. De hecho, hubo un aumento del 42% en las conversaciones sobre el clima extremo en los últimos tres años. Estas cifras apuntan al cambio climático (y una mayor conciencia del mismo), así como a una renovada apreciación del planeta. Sería tentador suponer que los tuits relacionados con el clima que observé en usuarios del Reino Unido reflejarían un cambio cultural similar. Sin embargo, de hecho, la charla británica sobre el clima no se preocupa en absoluto por el clima.

Más en AntropoUrbana:  Historias orales de la gente del río

Los antropólogos han reflexionado durante mucho tiempo sobre el supuesto amor de Gran Bretaña por el clima. Bill Bryson consideró la fascinación simplemente inexplicable, dado que el clima británico no es demasiado interesante en sí mismo. Por otro lado, Jeremy Paxman creía que el clima era tan dramáticamente poco dramático que, de hecho, era bastante extraordinario y digno de mucha discusión. En 2005, Kate Fox reveló que los antropólogos no habían entendido nada. Cuando los británicos hablan del clima, no se refieren en absoluto al clima. Weather-talk, las charlas sobre el clima, es en realidad una forma de código, altamente especializado, «evolucionado para ayudarnos a superar nuestra reserva natural y para realmente hablar entre nosotros» (Fox 2005). Ya sea que tome la forma de un simple saludo, un rompehielos o una conversación para llenar la pausa, «Oh, ¿hace frío?» es en realidad una forma de hablar sobre acicalamiento (el equivalente humano de quitarse pulgas entre sí). Como ocurre con la mayoría de las cosas humanas, la charla sobre el clima trata principalmente de la vinculación social.

Además, como muchos fenómenos culturales, existen reglas complejas para hablar del clima. Por ejemplo, los comentarios sobre el clima a menudo se presentan como preguntas, ya que requieren una respuesta. Las respuestas no necesitan ser elaboradas, pero deben mostrar un acuerdo. Si se rompe esta regla, la atmósfera se vuelve tensa. Responder con: «No, es solo una ligera llovizna» a «¡Está lloviendo a cántaros!» es simplemente ofensivo. Luego está la jerarquía del clima, a la que casi todos los británicos se suscriben; el nivel más alto es soleado y cálido, el más bajo es lluvioso y frío. Cualquier diferenciación de sabor debe ser personalizada: «Sí, pero en realidad me gusta bastante el frío». Esta jerarquía mutua permite otro punto culminante de la cultura británica: los rituales de gemidos. Las afirmaciones de clima frío, lúgubre y húmedo comparten la miseria. Quizás lo más importante es que se considera de mala educación que alguien fuera del Reino Unido critique el clima británico. De hecho, el clima, tan suave y menos extremo, es una de las pocas cosas por las que los británicos parecen unánimemente patriotas.

Más en AntropoUrbana:  Antropología del desarrollo

Sorprendentemente, estos códigos culturales antiguos se observan igualmente dentro de la charla sobre el clima en la esfera de Twitter. Si bien ciertamente tiene sentido que se priorice la vinculación social en las redes sociales, es más confuso por qué esta forma específica de charla de preparación, diseñada para lubricar conversaciones incómodas, persiste online donde las interacciones son en gran medida opcionales y están alejadas de las presiones sociales tradicionales. El tipo de conversaciones «por necesidad» que generalmente provocan conversaciones sobre el clima, como encontrarse a solas con su vecino en un ascensor, no existen de la misma manera online. Y, sin embargo, persiste la charla sobre el clima. ¿Qué nos dice esto?

En primer lugar, la transición fluida de la charla sobre el clima a las redes sociales reconfirma lo que los antropólogos digitales ya han estado señalando durante mucho tiempo: que para muchas personas, las redes sociales se convirtieron en un lugar donde viven, más que una plataforma o servicio que visitan. Usar el clima como lubricante social es una segunda naturaleza para muchos británicos, y es posible que ni siquiera lo piensen dos veces antes de publicar un tuit al respecto. ¡Tal es el poder de la cultura! Por otro lado, publicar un tuit requiere tiempo, pensamiento y sentido de audiencia. Es una acción deliberada que está en deuda con su propia parte justa de reglas culturales (digitales). Quizás, al expresar familiaridad a través de la cultura, tomarse el tiempo para tuitear “pasivamente” sobre el clima sea un medio de tranquilidad activa.

Aquí podemos inferir más información cultural al comprender el contexto de estos tuits: cuarentenas de Covid-19 en todo el país. De hecho, esto tiene el potencial de revelar mucho sobre los valores británicos contemporáneos. Por ejemplo, confirma que en tiempos de gran incertidumbre y miedo, los británicos pueden encontrar consuelo en replicar comportamientos culturales familiares. Además, respetar los códigos únicos de la charla sobre el clima, como la cortesía y la etiqueta sobre la lógica (responder y aceptar la charla sobre el clima), refleja la importancia sostenida de la gestión de impresiones para los británicos incluso en tiempos de coacción. De esta manera, la charla sobre el clima en Twitter es un recordatorio de lo formidable que es la cultura y sus rituales mundanos. Tales comportamientos seguirán encontrando formas de prevalecer, independientemente de si son necesarios o no. De hecho, la charla sobre el clima online podría considerarse más compleja que la charla sobre el clima en persona, ya que requiere un nivel de intencionalidad que la charla sobre el clima en persona no requiere.

Más en AntropoUrbana:  Viajes fuera de programa

La charla sobre el clima de Twitter también actúa como un recordatorio importante para tener cuidado con la ontología del totemismo que caracterizó a la antropología temprana. Los primeros antropólogos asumieron que los tótems de las tribus que estudiaron reflejaban un amor o una conexión profunda con el animal en particular que imitaba el tótem. En realidad, los tótems reflejan códigos sociales y culturales profundamente complejos, contexto histórico e incluso relaciones con otras tribus. Del mismo modo, asumir que los británicos tienen una profunda afinidad o incluso una obsesión con el clima, como estado de la atmósfera, en función de la cantidad de veces que aparece la palabra «clima» en Twitter es igualmente limitante. Este «totemismo» que no tiene en cuenta contextos simbólicos, rituales o culturalmente informados se puede observar en la investigación comercial cualitativa y de mercado hasta el día de hoy. Finalmente, y quizás lo más importante, el hecho de que la charla sobre el clima haya trascendido innecesariamente a Twitter es otro recordatorio oportuno de que la cultura da forma a las redes sociales, no al revés.

Fuente: Anthropolitan/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías