¿La Tierra ya se estaba calentando o el calentamiento global revirtió una tendencia de enfriamiento a largo plazo?

-

por DARRELL KAUFMAN y ELLIE BROADMAN

Durante el siglo pasado, la temperatura promedio de la Tierra aumentó rápidamente en aproximadamente 1 grado Celsius. La evidencia es difícil de discutir. Proviene de termómetros y otros sensores de todo el mundo.

Pero, ¿qué pasa con los miles de años antes de la Revolución Industrial, antes de los termómetros y antes de que los humanos calentaran el clima liberando dióxido de carbono que atrapa el calor de los combustibles fósiles?

En aquel entonces, ¿la temperatura de la Tierra se estaba calentando o enfriando?

Aunque los científicos saben más sobre los últimos 6000 años que sobre cualquier otro intervalo multimilenario, los estudios acerca de esta tendencia de la temperatura global a largo plazo llegaron a conclusiones contrastantes.

Para tratar de resolver la diferencia, llevamos a cabo una evaluación integral a escala mundial de la evidencia existente, incluidos archivos naturales, como anillos de árboles y sedimentos del fondo marino, y modelos climáticos. Nuestros resultados, publicados en febrero de 2023, sugieren formas de mejorar el pronóstico del clima para evitar pasar por alto algunas retroalimentaciones climáticas importantes que ocurren naturalmente y se mueven lentamente.

Calentamiento global en contexto

Los científicos que estudiamos el clima pasado, o el paleoclima, buscamos datos de temperatura de tiempos muy remotos, mucho antes de los termómetros y los satélites.

Tenemos dos opciones: podemos encontrar información sobre el clima pasado almacenada en archivos naturales, o podemos simular el pasado usando modelos climáticos.

Hay varios archivos naturales que registran los cambios en el clima a lo largo del tiempo. Los anillos de crecimiento que se forman cada año en árboles, estalagmitas y corales se pueden utilizar para reconstruir la temperatura pasada. Se pueden encontrar datos similares en el hielo de los glaciares y en las pequeñas conchas que se encuentran en el sedimento que se acumula con el tiempo en el fondo del océano o de los lagos. Estos sirven como sustitutos o representantes de las mediciones basadas en termómetros.

Más en AntropoUrbana:  Torres de enfriamiento

Por ejemplo, los cambios en el ancho de los anillos de los árboles pueden registrar fluctuaciones de temperatura. Si la temperatura durante la temporada de crecimiento es demasiado fría, el anillo del árbol que se forma ese año es más delgado que el de un año con temperaturas más cálidas.

Otro indicador de temperatura se encuentra en los sedimentos del fondo marino, en los restos de diminutas criaturas que habitan en el océano llamadas foraminíferos. Cuando un foraminífero está vivo, la composición química de su caparazón cambia según la temperatura del océano. Cuando muere, la concha se hunde y queda enterrada por otros desechos, formando capas de sedimentos en el fondo del océano. Luego, los paleoclimatólogos pueden extraer núcleos de sedimentos y analizar químicamente las conchas en esas capas para determinar su composición y edad, a veces remontándose a milenios.

Los modelos climáticos, nuestra otra herramienta para explorar entornos pasados, son representaciones matemáticas del sistema climático de la Tierra. Modelan las relaciones entre la atmósfera, la biosfera y la hidrosfera para crear nuestra mejor réplica de la realidad.

Los modelos climáticos se utilizan para estudiar las condiciones actuales, pronosticar cambios en el futuro y reconstruir el pasado. Por ejemplo, los científicos pueden ingresar las concentraciones pasadas de gases de efecto invernadero, que conocemos a partir de la información almacenada en pequeñas burbujas en el hielo antiguo, y el modelo puede usar esa información para simular la temperatura pasada. Los datos climáticos modernos y los detalles de los archivos naturales se utilizan para probar su precisión.

Los datos indirectos y los modelos climáticos tienen diferentes fortalezas. Los proxies son tangibles y medibles y, a menudo, tienen una respuesta bien entendida a la temperatura. Sin embargo, no están distribuidos uniformemente en todo el mundo ni a lo largo del tiempo. Esto dificulta la reconstrucción de temperaturas globales continuas. Por el contrario, los modelos climáticos son continuos en el espacio y el tiempo; sin embargo, aunque suelen ser muy hábiles, nunca captarán todos los detalles del sistema climático.

Más en AntropoUrbana:  Monstruos de Halloween: Marcianos

Un enigma de la paleotemperatura

En nuestro artículo de revisión, evaluamos la teoría del clima, los datos indirectos y las simulaciones de modelos, centrándonos en los indicadores de la temperatura global. Consideramos cuidadosamente los procesos naturales que afectan el clima, incluidas las variaciones a largo plazo en la órbita de la Tierra alrededor del Sol, las concentraciones de gases de efecto invernadero, las erupciones volcánicas y la fuerza de la energía térmica del Sol.

También examinamos importantes retroalimentaciones climáticas, como los cambios en la vegetación y el hielo marino, que pueden influir en la temperatura global. Por ejemplo, hay pruebas sólidas de que existió menos hielo marino en el Ártico y más cubierta vegetal durante un período de hace unos 6.000 años que en el siglo XIX. Eso habría oscurecido la superficie de la Tierra, haciendo que absorbiera más calor.

Nuestros dos tipos de evidencia ofrecen respuestas diferentes con respecto a la tendencia de la temperatura de la Tierra durante los 6000 años anteriores al calentamiento global moderno. Los archivos naturales generalmente muestran que la temperatura promedio de la Tierra hace unos 6000 años era aproximadamente 0,7 C más cálida en comparación con la media del siglo XIX, y luego se enfrió gradualmente hasta la Revolución Industrial. Se encontró que la mayoría de las pruebas apuntan a este resultado.

Mientras tanto, los modelos climáticos generalmente muestran una ligera tendencia al calentamiento, correspondiente a un aumento gradual en el dióxido de carbono en las sociedades basadas en la agricultura que se desarrollaron durante los milenios posteriores a la retirada de las capas de hielo en el hemisferio norte.

Más en AntropoUrbana:  Etnografías de las charlas de ascensor

Cómo mejorar las previsiones climáticas

Nuestra evaluación destaca algunas formas de mejorar los pronósticos climáticos.

Por ejemplo, descubrimos que los modelos serían más poderosos si representaran de manera más completa ciertas retroalimentaciones climáticas. Un experimento de modelo climático que incluyó una mayor cobertura vegetal en algunas regiones hace 6000 años pudo simular el pico de temperatura global que vemos en los registros indirectos, a diferencia de la mayoría de las otras simulaciones de modelos, que no incluyen esta vegetación expandida.

Comprender e incorporar mejor estos y otros comentarios será importante a medida que los científicos continúen mejorando nuestra capacidad para predecir cambios futuros.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías