Cinco consejos prácticos para escribir tu tesis

-

por JULIA BROWN – Universidad de California en San Francisco

Si bien obtener un doctorado puede ser un gran privilegio y un hito importante en tu vida, también es solo un gran trampolín que puede ser tan doloroso y aislante como gratificante. Hay vida al otro lado de la misma, y ​​quizás sea mejor que tomes un paso temprano en una dirección diferente. Respeto a las personas que eligen no terminar su doctorado tanto como respeto a quienes lo terminan. Si el tuyo te está costando demasiado, es posible que lo más sabio sea alejarse. Si puedes permitirte el lujo de seguir adelante pero encuentras que tu atención va a la deriva, podrías considerar hacerlo a un ritmo más rápido.

Encontré este ritmo porque hacer algo con mi trabajo de campo se sentía como una especie de propósito de vida que necesitaba cumplir. Estaba obsesionada con mi proyecto, usé mis inseguridades para trabajar más duro y de manera más independiente, sentí que se lo debía a los participantes de mi investigación y perdí de vista lo lejos que había llegado hasta que llegó el momento de dejarlo ir, momento en el que creé rápidamente plazos y busqué nuevas posibilidades de proyectos para arrancar la tirita. Porque ya no sabía quién era sin mi proyecto, lo cual era igualmente aterrador.

Uno de los participantes de mi investigación con esquizofrenia me había advertido que el apresurarse a realizar su propio doctorado había coincidido con su colapso mental y su diagnóstico. Por lo tanto, no me apresuré durante los primeros nueve meses después del trabajo de campo. Hasta que pude razonar que estaba bien empezar a apresurarme: yo no era él; tuve mucho apoyo social; y alargarlo más podría ser más bien lo que me rompiera. Como todos los estudiantes de doctorado de todos los tiempos, tuve que enfrentar importantes desafíos personales junto con mi proyecto de investigación que todo lo consumía. El resto de tu vida y las personas que la integran no pueden detenerse mientras estás preocupado por tu doctorado. Parecía que el único camino a seguir para mí era aceptar el egoísmo y el caos como algo necesario pero temporal. Cuanto más caos, mejor, tal vez, porque entonces no puedes permitirte el lujo de quedarte demasiado atascado en los detalles, y simplemente no tienes tiempo para aburrirte. Solo puedes seguir moviéndote. Cuando pasaron otros nueve meses, mi tesis estaba bajo examinación.

Si bien mis consejos principales serían 1) comenzar a analizar tus datos a la mitad del trabajo de campo (para que puedas explorar más a fondo los temas clave y sus interpretaciones mientras aún estás en el campo) y 2) tratar la tesis como un borrador final lo antes posible, con el fin de evitar múltiples borradores y el odio a uno mismo y a la tesis, escribí los siguientes consejos, comenzando con la suposición de que la mayoría de las personas acaban con tiempo suficiente para comenzar a odiar las cosas.

Consejo 1: recuerda por qué estás haciendo el doctorado, luego supéralo y simplifica la tarea

Después de todo, se supone que gran parte de esto se trata de convertirse en doctor en filosofía (un amante de la sabiduría). Si ya no te sientes interesado en lo que está haciendo, puedes reavivar tu interés recordando por qué comenzaste esto en primer lugar. ¿Qué te atrajo? ¿Qué es lo que más agradeces de tus experiencias de trabajo de campo? Piensa en los momentos que te hicieron sentir afortunado de estar vivo y allí. Piensa en el tiempo compartido con tus participantes. Piensa en cómo tu vida lo llevó a buscarlo. Luego, piensa en la justificación que le diste a tu universidad para que tu proyecto sea valioso para la sociedad (y coloca esa «brecha de investigación» en la introducción de tu tesis).

Sin embargo, una dura verdad que debe aceptarse es que a nadie le importará tu trabajo de la forma en que a ti te importa. Trabajar con pasión por tu proyecto también significa aprender a manejar el ego fluctuante que se le atribuye: ‘Estoy haciendo un trabajo tan importante y quiero que la gente se lo tome tan en serio como yo’, seguido de ‘No tengo ni idea de qué estoy haciendo; no puedo hacer esto; ¿cómo voy a hacerles suficiente justicia a mis participantes?»

Pero la angustia del ego puede ser el punto en el que hacer un doctorado en antropología puede cobrar importancia. Tenemos una responsabilidad más íntima y ética con los participantes de nuestra investigación. Me preocupaba demasiado por los míos como para no terminar algo en lo que los metí. Podía apartarme un poco de preocuparme por mi potencial incompetencia o contribuciones para centrarme, en su lugar, en escribir algo que refleje sus experiencias. Aquí, dejo de lado mis preferencias por la prosa bonita. Mientras lograra escuchar sus voces y articular mi análisis de manera sólida, eso era lo que realmente importaba. Al dejar ir las perfecciones, mis ideas y escritura también se volvieron más simples de leer para otros.

Más en AntropoUrbana:  Los juegos de rol nerds me prepararon para ser antropóloga

Otra dura verdad que quizás aún debas aceptar es que tus ideas más simples suelen ser las más sólidas. También suelen ocurrírsete al principio, recién salidos del trabajo de campo, pero las cuestionamos en exceso por temor a que sean demasiado obvias. Quizás sea mejor archivar las ideas más complejas para más adelante o probarlas primero en un artículo de revista. Es más, siempre habrá más que podrías haber hecho con las ideas que terminan en tu tesis.

Recuerda: nadie que te lea sabrá la totalidad de tus datos, tus análisis, toda la teoría, ni lo habrá pensado tanto como tú. Lo que necesitas demostrar en primer lugar es tu capacidad para reunir la mayor parte de la misma de una manera académica que se sienta fiel a lo que observaste, más allá de complacer a cualquier individuo involucrado (incluido tú mismo y cualquier búsqueda de la perfección).

En cuanto a cómo gestionas tus datos y tus escritos, busca un escritorio de trabajo minimalista. Trata de no tener más de tres cosas abiertas a la vez. Archiva cosas que en el fondo sabes que pueden no ser relevantes o artículos que, de manera realista, no tendrás tiempo para leer. Siempre puedes volver a ellos más tarde. Además de tener un archivo digital para cada capítulo, moví el contenido de cada archivo a mi escritorio mientras trabajaba en ellos, de modo que el resto de la tesis no se asomara demasiado en primer plano. Alternar entre lectura y escritura funcionó bien siempre que estuve trabajando en un aspecto singular de mi tesis.

Consejo 2: esfuérzate pero reposta con regularidad

Todos hemos escuchado la analogía de que hacer un doctorado es como correr una maratón. Tienes que prepararte, controlar el ritmo y hacer lo que sea necesario para llegar a la meta. Los buenos corredores de maratón necesitan mucho sustento a lo largo del camino y no se detienen más de lo que les permite un reabastecimiento rápido. También dan todo lo que tienen hacia el final, a pesar de sus lastimaduras. Ya han escarificado mucho en el entrenamiento y quieren asegurarse de que valió la pena perderse todas las otras cosas que de otra manera podrían haber hecho con su tiempo.

Al esforzarse me refiero a desarrollar buenos hábitos que te llevarán a la zona y te mantendrán lo suficiente como para seguir adelante. En primer lugar, no es útil escatimar en el sueño, las comidas o el ejercicio. Si puedes, busca formas de priorizar el sueño por encima de todo. Aunque no siempre es posible, durante mi doctorado medité todos los días, hice ejercicio con bastante regularidad y me propuse dormir ocho horas. En el último mes de escribir, dejé el alcohol para mejorar mis posibilidades.

Cuando estás cansado, tu trabajo se vuelve más descuidado y tus niveles de empatía también disminuyen (no quedan recursos), por lo que se vuelve más difícil estar cerca, lo que exacerba los problemas interpersonales y la angustia del doctorado. Si tienes la suerte de poder controlar cuánto duermes, consumes y haces ejercicio, sé consciente de ello, de modo que la única presión para ser mejor provenga de ti y no de los demás.

En segundo lugar, implementa estrategias para maximizar tu concentración y motivación mientras trabajas. Preferí no estar en mi oficina porque anteponía mantener mi vida social separada de mi trabajo. Descubrí que hacía mi mejor trabajo por la mañana y solo podía concentrarme en un lugar durante unas horas a la vez. Principalmente me gustaba tomar café y escribir desde casa. Sí participé en sesiones de «cállate y escribe» en mi universidad, donde usaban la Técnica Pomodoro (trabajando en bloques de 25 minutos), y usé esta técnica en otras ocasiones en las que me atasqué.

También me apoyé en la música. Música clásica o instrumental mientras lees y álbumes líricos familiares mientras escribes. La música me mantuvo comprometida emocionalmente y me permitió bloquear mi entorno. Esto no funcionará para todos, pero en caso de que aún no lo hayas probado, te recomiendo que escuches música que te conmueva para que puedas canalizar este impulso emocional hacia tu tesis.

Ten en cuenta lo útiles que son las estrategias en diferentes momentos. Los podcasts entre trabajos fueron útiles para mí, pero tuve que dejar de escucharlos (y en su lugar confiar en la música) durante los últimos meses de escritura para sumergirme en el pensamiento de tesis. También dejé de estar atenta a las noticias (y a Twitter). Me perdí varias reuniones sociales. Solo tuve una semana de descanso de The Familiar Strange, pero ese fue probablemente el principal compromiso que tuve sin tesis durante las últimas semanas. Haz lo que puedas para cargar todos los pensamientos hacia tu tesis cuando llegues al último tramo.

No espere hasta que termine tu tesis para hacer cosas que te ayuden a pensar en la vida más allá de ella. A lo largo de mi doctorado, disfruté de muchas series de televisión, tomé varios pasatiempos temporales y socialicé más de lo que algunos podrían pensar que sería prudente. Pero tuve que aprender a ser selectiva al respecto, hacer solo lo que quieras y, cuando puedas, salir con personas que te hagan sentir bien. A veces, la socialización me hacía sentir culpable, y le puse un límite en los últimos seis meses (no más de tres noches por semana y menos alcohol). Honestamente, no creo que lo hubiera hecho muy bien sin dejarme ir un poco después de sesiones intensivas de pensamiento y escritura. Recompénsate a lo largo del camino y piensa en esto como los geles de azúcar que usan los corredores de maratón (en lugar de pensar en un gran premio al final, que podría hacer que te sientas mal).

Más en AntropoUrbana:  Cuestión de escala

Una última cosa que diré sobre esforzarse más, y repostar más, es que, al contrario de lo que me dijeron, el síndrome del impostor puede ser útil. Aunque la duda de mí misma era a veces paralizante, ser dura conmigo misma, sentir que tenía mucho más que demostrar que los demás y que había muchas posibilidades de que no terminara, me asustó y me ayudó a terminar. Mis tendencias hacia el perfeccionismo, y sobre todo enviar a mi supervisor dos capítulos a la vez, para aumentar las posibilidades de que al menos un capítulo estuviera bien, significaron que escribí todo como si tuviera que ser mi mejor esfuerzo y, por lo tanto, solo redacté cada capítulo unas tres veces. Ya había analizado y escrito mucho más de lo que necesitaba cuando las fechas de presentación de tesis entraron en la conversación. Nunca sentí que había hecho lo suficiente e incluso ahora me preocupa tener examinadores generosos. Es posible.

Pero en aras de hacer la tesis, dudar de si algo es bueno significa que probablemente trabajarás más duro para obtener la aprobación y estarás listo literalmente antes de que te des cuenta. Un descargo de responsabilidad: el síndrome del impostor puede volverse problemático cuando aceptas la ayuda de cualquier persona que quiera ayudar; debes aprender a elegir la ayuda con cuidado y confiar en tus instintos, si no en tu intelecto todavía.

Consejo 3: escribe con un propósito en lugar de contar palabras

Sospecho que la progresión de la escritura de tesis es un poco como la pérdida de peso sostenible. El conteo de calorías o pasos no es tan efectivo como ponerse en contacto con cómo se siente tu cuerpo cuando comes o haces ejercicio. Pero esto último requiere más paciencia y atención a lo que está sucediendo.

Si bien apuntar a contar las palabras cada día puede funcionar hasta cierto punto, no es fomentar el control de calidad ni la pasión por el control de calidad lo que conduce a una escritura de mayor calidad. Por supuesto, comienza a escribir algo, cualquier cosa, para comenzar, pero llegará un punto en el que puedes sentirte más abrumado por todas esas palabras que aún no están en tu tesis real y que se suman a la enorme pila de datos que aún no se han seleccionado.

Si vas a hacer el recuento de palabras, te sugiero que lo hagas solo para empezar a rodar después del trabajo de campo. Hazlo con la sección de metodología y las descripciones de los sitios de campo que no requieren análisis y argumento. En cualquier etapa de la escritura, no dejes de escribir si estás en una buena racha y tienes la suerte de tener más tiempo ese día para escribir. Es posible que no encuentres ese espacio de nuevo en semanas.

Y necesitas tener un plan general para lo que estás escribiendo. No estoy convencida de que «simplemente escribe cualquier cosa y encuentra tu argumento a partir de ahí» sea tan útil. Tan pronto como tengas una pregunta de tesis clara y un argumento (nuevamente, estos deben ser lo más simples posible), puedes comenzar a calcular cuántos capítulos necesitas para explicar ese argumento y luego planificar las secciones/subargumentos para cada capítulo. Para entender el argumento, encontré los mapas mentales realmente útiles (a través de una pizarra o papel) y también escribí muchas notas en mi teléfono mientras pensaba en las cosas.

Pero el truco consistía en reconciliar las ideas rápidamente para que no se desbordaran. Debían ser accesibles de modo que pudiera trasplantarlas a una plantilla para escribir/elaborar. Ten en cuenta el enunciado de tu tesis central, pero trata de concentrar tus energías en un subargumento a la vez.

Prueba con entre dos semanas y un mes por capítulo y calidad del tipo de borrador final. Referencia y nota al pie sobre la marcha. Edita sobre la marcha volviendo a leer la sección anterior que escribiste. Esto también te prepara para la siguiente sección y te mantiene al día con tus argumentos.

Consejo 4: No esperes para empezar a escribir artículos para su publicación, no tengas miedo de ser coautor o encontrar tiempo (y dinero) para conferencias.

Incluso si no te sientes listo para publicar, poner las cosas en forma de artículo de revista ayuda a refinar las ideas antes. La primera publicación surgida de los datos de mi tesis terminó siendo la columna vertebral de toda mi tesis. Lo comencé a la mitad del trabajo de campo. Obtienes excelentes comentarios de los editores de revistas para mejorar tu trabajo: el artículo publicado es sustancialmente más sólido después de haber pasado por el proceso de revisión. También me sentí más confiada en mi análisis y aplicación de las teorías después de haberlas probado lo antes posible en una revista distinguida de la que había estado leyendo y citando muchos artículos.

Más en AntropoUrbana:  La antropología es aprender y seguir aprendiendo

Fui coautora de dos artículos antes de escribir uno por mi cuenta, y creo que es una pena que la coautoría no sea más respetada en antropología. El proceso de trabajar con otros y usar algo más que tu propio cerebro ayuda a llenar más lagunas. Atrévete a preguntarle a tus supervisores si estarían interesados ​​en escribir algo contigo (asumiendo que están de acuerdo con tus ideas).

Después del primer año de mi doctorado, tenía la intención de presentar dos conferencias al año y ese masoquismo ha dado sus frutos. Asistí a once conferencias durante mi candidatura y di diferentes ponencias en nueve de ellas. Todavía no me siento segura hablando en público (hacer entrevistas en podcasts y paneles a menudo es bastante insoportable para mí) pero siempre me siento mejor después. Varios artículos de conferencias también se convirtieron en la base de los capítulos de mi tesis y/o artículos de revistas. También pude analizar los estándares de mi campo y prepararme para algunas decepciones inevitables sobre las realidades de la academia y las personas a las que idolatraba (y esto ayuda a reducir las expectativas inútiles en torno a tener un doctorado). Mi primera experiencia AAA fue muy desalentadora, pero en el segundo había aprendido a no tomarme a mí misma ni a los demás tan en serio.

Recuerda: todos están pasando por sus cosas y la gente es en su mayoría generosa y consciente de que solo eres un estudiante ansioso (especialmente si no eres arrogante). Incluso si te sientes muy incómodo, hacer un esfuerzo muestra a las personas que quieres ser parte de su comunidad (y hacer un seguimiento con ellos más tarde se sentirá menos tonto).

Me doy cuenta de que la financiación es un gran problema para las conferencias. Agoté los fondos asignados al final del trabajo de campo, pero tuve la suerte de tener ahorros, un trabajo de enseñanza adicional y padres que me apoyaron para ayudarme (conferencias como regalos de cumpleaños también se convirtieron en algo importante). Si tienes una forma de encontrar fondos, utilízalos. También busca tantas oportunidades de financiación como puedas. Ojala hubiera tenido alguna más. Estaba tan contenta de haber recibido una beca que no elevé el listón más alto. (También estaba demasiado preocupada y agotada por solicitar autorizaciones éticas). Pero la única beca para la conferencia a la que apliqué, la obtuve. Y considera solicitar un apoyo financiero a más largo plazo para obtener el beneficio adicional de recibir algo más.

Consejo 5: Aprecia los límites necesarios de la supervisión del doctorado

Me doy cuenta de que una de las principales barreras para que los estudiantes de doctorado hagan su tesis de manera eficiente es la mala supervisión. Una vez más tuve suerte aquí. Pero tampoco confiaba demasiado en mi supervisor. No nos reuníamos con regularidad, no más de cinco veces después del trabajo de campo, pero cuando lo hacíamos era durante horas, y yo siempre me marchaba con planes (ella es una maestra del mapeo mental y la transformación de mapas mentales en conceptos clave y esquemas de escritura).

También pude ser honesta con ella acerca de con qué estaba luchando en realidad. Me ha visto llorar más que la mayoría de mis amigos. Sin embargo, no esperaba que fuera mi buena amiga o mi terapeuta, y eso es bastante crítico. Traté de recordar que yo era una de los muchos estudiantes; no había ninguna razón para que ella viera mi proyecto o a mí como una prioridad. Nunca culpé a mi supervisora por nada y siempre sentí que mi doctorado era mi responsabilidad.

Pero no me di cuenta de la relación estudiante-supervisor de ninguna manera. A veces me comportaba como una niña terca y luego necesitada. Quería hacer todo por mi cuenta, pero luego le envié un correo electrónico presa del pánico porque se acercaban los plazos autoimpuestos y no había querido molestarla antes, ¡a costa de molestarla más tarde! Si puedes evitarlo, no te metas en esa situación. Tu supervisor solo puede brindarte apoyo en la medida en que lo permitas y en la medida en que tu trabajo lo requiera. Si deseas hacer tu doctorado de manera más eficiente y comunicarte de manera más eficiente, debes elevar esos estándares tú mismo.

Ahora… ¡adelante!

Si estás a punto de salir a la pasarela, te deseo la mejor de las suertes. PUEDES hacerlo, de una forma u otra. Sin embargo, debes manejarte con cuidado si quieres mantener el ritmo.

Fuente: The Familiar Strange/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías