¿Qué es la antropología cultural?

-

por DEVIN PROCTOR – Universidad Elon

¿Qué es la antropología cultural?

La antropología cultural, al igual que los otros campos de la antropología, como la arqueología, la antropología lingüística y la antropología biológica, estudia a los humanos y lo que significa ser humano. Lo que hace que la antropología cultural sea diferente es que mira específicamente las cosas que los humanos hacen, creen, experimentan y crean.

La antropología cultural plantea muchas preguntas: ¿Qué piensa la gente? ¿Cómo viven? ¿Qué hace una familia? ¿En qué prácticas económicas y espirituales se involucra la gente? ¿Qué hace que las personas sientan que son diferentes entre sí y cómo surgen estas diferencias percibidas en las ideas sobre raza, género u origen geográfico? ¿Cómo crean las personas estructuras sociales y entienden el poder? ¿Por qué la gente come lo que come? ¿Cómo usan el lenguaje? ¿Qué hacen en su tiempo libre? ¿Cómo interactúan con animales, plantas y entornos más amplios? ¿Y cómo todas estas identidades, prácticas y relaciones afectan la forma en que las personas se ven a sí mismas como humanos?

Estos puntos de partida conducen a las preguntas más fundamentales de la antropología cultural: ¿Qué significa vivir la vida como un ser humano en el mundo? ¿Por qué las personas de todo el mundo viven de manera tan diferente y qué tienen en común? ¿Y cómo puede el examen de la diversidad humana revelar posibilidades alternativas de cómo ser humanos y cómo imaginar nuestros futuros compartidos?

Para explorar estas preguntas y llegar a algunas respuestas, los antropólogos culturales se basan en una investigación profunda entre las comunidades. A menudo interactúan con estos grupos durante años o incluso décadas. Debido a que la antropología se considera una ciencia (de ahí la «-ología»), requiere datos para hacer afirmaciones. Los antropólogos no pueden simplemente decir que algo es de cierta manera sin estos datos, por lo que van al «campo», es decir, un lugar en el mundo donde los humanos están haciendo cosas humanas, y lo recopilan en un proceso llamado trabajo de campo.

¿Qué estudian los antropólogos culturales?

Algunas disciplinas científicas usan grandes conjuntos de datos para encontrar patrones sociales o replicar hallazgos de laboratorio para llegar a supuestos hechos universales. Por otro lado, los antropólogos culturales tienden a centrarse en contextos sociales específicos. Estudian cómo las personas piensan y actúan dentro de estos entornos. Los antropólogos culturales no buscan resolver en última instancia los mayores misterios de la humanidad mediante la realización de investigaciones de campo. Más bien, su objetivo es dar sentido a las formas complicadas en que las personas dan sentido a sus vidas.

A lo largo del siglo XIX y gran parte del siglo XX, esta investigación consistió principalmente en antropólogos (generalmente de Europa o América del Norte) que iban a un solo sitio de campo (generalmente un pueblo o ciudad en América Latina, África, Asia u Oceanía) y examinaban conocimientos y prácticas locales. En las últimas décadas, estas ideas sobre quién puede ejercer la antropología, y dónde se ubica el “campo”, se han expandido y diversificado.

Más en AntropoUrbana:  El Día de los Muertos no es un Halloween mexicano

Hoy en día, el campo de un antropólogo puede incluir el seguimiento de las cadenas mundiales de productos básicos, observar cómo los teléfonos celulares están cambiando las relaciones sociales o sumergirse en las plataformas de redes sociales utilizadas por personas de todo el mundo. Los antropólogos culturales estudian las formas en que las diferentes sociedades contemporáneas enfrentan problemas complejos, como la salud mental en Indonesia, la vigilancia policial en Kenia y la gestión de desechos en Hong Kong.

Algunos problemas que enfrentan las poblaciones locales reflejan problemas mundiales. Por lo tanto, los antropólogos también estudian las políticas en torno al cambio climático global, los movimientos de refugiados y los efectos sociales del excedente económico y la austeridad, entre otros temas. La antropología cultural llega incluso a áreas donde las experiencias humanas se superponen con las tecnologías y los animales no humanos. Los investigadores estudian temas que van desde soldados robot impulsados por IA hasta trasplantes de órganos entre especies, pasando por las relaciones de las personas con monos macacos y ratas militares detectoras de minas terrestres.

¿Cuáles son los principios fundamentales de la antropología cultural?

Las formas en que los antropólogos entienden y estudian la cultura han cambiado mucho desde que comenzó la disciplina formal hace unos ciento cincuenta años. A lo largo de estos cambios y evoluciones, algunos conceptos y prácticas se volvieron fundamentales para la antropología cultural. Estos incluyen el concepto de “cultura”, el valor otorgado a los enfoques holísticos, el ideal del “relativismo cultural” en oposición al “etnocentrismo” y la comparación.

¿Qué es la etnografía?

El término “etnografía” se utiliza para describir tanto una práctica como un producto material. Cuando un antropólogo cultural está en el campo, se involucra en lo que se llama investigación etnográfica, o “hacer etnografía” (la práctica). Una etnografía (el producto) es el resultado final de esta profunda investigación etnográfica; por lo general, es un libro detallado sobre un determinado grupo de personas en un lugar y tiempo específicos. Entonces, los antropólogos hacen etnografía para escribir una etnografía.

Para muchos antropólogos, un aspecto importante del trabajo de campo etnográfico es la comprensión de que estarán en el campo durante un período prolongado. Esto puede ser tan corto como unos pocos meses, pero a menudo se extiende por muchos años. A diferencia de la mayoría de las otras ciencias, los antropólogos ingresan al campo con preguntas orientadoras en lugar de una hipótesis. Luego permiten que el trabajo de campo revele las respuestas a sus preguntas, y con frecuencia plantean nuevas preguntas en el proceso.

Los antropólogos dependen de las relaciones personales con los “interlocutores”, como suelen llamar a las personas con las que se relacionan. Estas relaciones pueden tomar tiempo y esfuerzo para formarse, especialmente si un antropólogo aún no está integrado en la sociedad que está estudiando. Además, pueden surgir prácticas diferentes con los cambios estacionales; en circunstancias especiales como nacimientos, muertes o bodas; o en respuesta a conflictos, desastres naturales o la introducción de una nueva tecnología. Esto hace que el estudio a largo plazo sea preferible. Solo con este nivel de exposición, mentalidad abierta y compromiso, un antropólogo puede ver las culturas de manera más holística.

Más en AntropoUrbana:  Algo más que un cambio de nombre

Durante este largo y arraigado período, los antropólogos culturales pueden escribir notas de campo y/o poemas de campo, realizar entrevistas, dibujar mapas, construir cuadros de parentesco y relaciones de poder, registrar historias y relatos biográficos, rastrear redes de comunicación e investigar muchas otras fuentes de información cultural. Incluso si el antropólogo ya estaba familiarizado con este grupo, presta mucha atención para ver patrones que pueden haber pasado desapercibidos en el día a día. Pero hacer etnografía no significa simplemente estar con un grupo de personas y escribir mucho sobre ellas. En lugar de observar pasivamente, la mayoría de los antropólogos culturales practican la “observación participante”.

¿Qué es la observación participante?

La observación participante es exactamente lo que parece: los antropólogos observan y escriben notas, toman fotografías, graban audio/video, etcétera, mientras también participan en las culturas que están estudiando. En un nivel fundamental, esto significa vivir entre sus interlocutores en las mismas comunidades, a veces incluso en las mismas viviendas. Esto también significa que un antropólogo debe prepararse de antemano tratando de aprender los idiomas que se hablan allí (si hablan un idioma diferente) antes de ingresar al campo.

El antropólogo no sólo convive sino que trabaja, juega, come, baila, celebra, llora y hasta bebe con sus interlocutores. Esto incluye actividades cotidianas, como pastorear renos en Noruega, ayudar a prevenir incendios forestales en California, comer cuyes en Perú o criar niños en Arizona. Esto se complica de una manera específicamente espinosa cuando el antropólogo ya es miembro de la sociedad en estudio, pues seguirá realizando todas estas actividades cotidianas, supuestamente “poco destacables”, pero como miembro del grupo y también como antropólogo.

¿Cómo puede ayudarnos la antropología cultural a comprender el mundo actual?

La investigación antropológica cultural aborda los temas apremiantes y las experiencias de vida de los humanos. Para los humanos contemporáneos en la Tierra, esto incluye estudiar procesos como el calentamiento global. Por ejemplo, ¿cómo limpian las personas de todo el mundo su carbono con la agricultura sostenible, o cómo un aumento de los huracanes expone la desigualdad social? Los antropólogos también están analizando cada vez más la tecnología: ¿cómo afectan los teléfonos celulares, las redes sociales y la inteligencia artificial a la vida de las personas?

Muchos antropólogos de hoy también analizan las formas en que los sistemas de poder históricamente injustos han influido en la forma en que vive la gente ahora. Esto va desde el tratamiento de las personas sordas encarceladas hasta la antinegritud en Cuba y Brasil y el sesgo antiasiático en los Estados Unidos. Los antropólogos culturales a menudo se enfocan en cómo las personas pueden trabajar para desmantelar sistemas injustos. En los últimos años, muchos antropólogos también centraron su atención en la pandemia de Covid-19, observando los cambios en muchos aspectos de la vida, desde los sistemas educativos hasta los rituales de la muerte y los deportes universitarios.

Más en AntropoUrbana:  Acerca de la cultura del acoso en el campo de la arqueología

Los antropólogos, al igual que otros académicos, comparten estos conocimientos de investigación escribiendo libros y artículos, enseñando y dando conferencias públicas. También se involucran en otras actividades para compartir conocimientos, como podcasts públicos o ficción etnográfica, a menudo junto con otros colaboradores, incluidos sus interlocutores. En muchos casos, los productos de la antropología, que alguna vez fueron en gran parte antropólogos hablando y escribiendo sobre sus temas de estudio, están comenzando a parecerse a proyectos colaborativos con interlocutores.

¿Qué trabajos puede conseguirse con un título de antropología cultural?

Inmediatamente podría pensar que un título en antropología cultural solo puede conducir a una carrera como profesor de antropología. Estos trabajos existen (aunque son cada vez más difíciles de conseguir), pero la mayoría de los antropólogos trabajan en una posición de «antropología aplicada». Es decir, utilizan la teoría y la formación de la antropología para ayudar en otros campos como el humanitarismo y el desarrollo internacional, el periodismo, la salud pública y el patrimonio cultural. Estos antropólogos aplicados pueden trabajar para corporaciones, gobiernos u organizaciones sin fines de lucro y no gubernamentales.

Por supuesto, no todos los estudiantes de pregrado en antropología cultural se convierten en antropólogos profesionales. Pero la formación en antropología cultural fomenta habilidades como el pensamiento crítico, ético y relativista; la capacidad de colaborar; y una excelente comunicación escrita y verbal son esenciales para muchas ocupaciones.

Los empleadores tienden a valorar las carreras de antropología porque «entienden» a las personas. A menudo contratan a especialistas en antropología para puestos en publicidad, marketing, recursos humanos, experiencia del usuario o diseño de investigación, trabajos que dependen de la comprensión de los comportamientos humanos. Esto es especialmente frecuente ahora, cuando las empresas buscan cada vez más fomentar la inclusión y la diversidad en el lugar de trabajo. De hecho, para los antropólogos, se prevé que la tasa de empleo aumente un 6% entre 2021 y 2031.

¿Es útil la antropología cultural?

Sí.

Los seres humanos viven una existencia siempre cambiante y precaria. Tenemos preguntas sobre el mundo, sobre los demás y sobre nosotros mismos. La antropología cultural busca respuestas a esas mismas preguntas. Y en ese sentido, sí, es tremendamente útil.

La antropología cultural nos muestra por qué la idea de “naturaleza virgen” es un mito e ilustra el peligro de prohibir la investigación sobre la violencia armada. Explora la soberanía en Marte, revela los vínculos entre los oráculos y los algoritmos digitales e imagina futuros posteriores al carbón. ¡Incluso considera seriamente si las personas en la tradición filosófica occidental están equivocadas sobre casi todo lo que creen que saben!

Si esa última perspectiva te aterra, quizás la antropología cultural no sea para ti. Si lo encuentras emocionante, bienvenido.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías