AntropoTwitter

-

por RYAN ANDERSON

No estoy seguro de cuándo sucedió, pero en algún momento la comunidad antropológica que solía estar en línea cambió principalmente a Twitter y otras plataformas. ¿Quizás esto fue alrededor de 2015-2017, más o menos? Me mudé allí también, pero siempre me pregunté cómo se desarrollaría todo.

Twitter fue bueno en muchos sentidos, porque abrió las cosas y les dio a más personas la oportunidad de hablar por sí mismos a través de su propia microplataforma. Pero siento que también resultó en una mayor atomización y muchos de nosotros simplemente nos perdemos en el flujo masivo de información.

Hace unos diez años, la comunidad de antropología en línea se veía bastante diferente. No digo que fuera una utopía, no lo era, pero había algunos aspectos que echo de menos. En ese entonces parecía haber una comunidad en línea más conectada y coherente. De alguna manera, fue genial.

Había montones y montones de blogs, que incluían la iteración anterior de Savage Minds, ahora Anthro(dendum), y otros como Neuroantropología (Daniel Lende y Greg Downey), Somatosphere, John Hawks’ Weblog, Powered by Osteons (Kristina Killgrove), Context and Variation (Kate Clancy), From the Annals of Anthroman (John L. Jackson) y, por supuesto, Living Anthropologically de Jason Antrosio, entre muchos otros.

Esos fueron solo algunos de los blogs más populares y conocidos. Había tantos otros. Todo el mundo parecía tener un blog. Para bien o para mal, hubo mucha conversación y actividad, y posiblemente incluso más potencial para lo que podríamos haber hecho con todo eso.

Encontré que la red en línea era fascinante, esperanzadora e inspiradora cuando estaba en su mejor momento. Salté a ese mundo cuando era estudiante de doctorado, y me proporcionó un lugar donde podía hablar con otras personas en el campo, incluso con académicos reconocidos y establecidos (jadeo), en formas que iban más allá de los seminarios de posgrado. Para mí fue genial. Me gustó poder pensar en ideas a través de estas diversas plataformas.

Más en AntropoUrbana:  Un argumento a favor de los papercasts

Cuando me uní a Twitter por primera vez, en 2009, había conversaciones y conexiones a través de varias plataformas, desde todos los blogs hasta Facebook, Twitter y también sitios como Open Anthropology Cooperative (OAC).

Esos buenos aspectos de esa comunidad antropo en línea duraron algunos años (entre alrededor de 2005-2012) y luego parecieron implosionar lentamente. Tal vez las cosas realmente no implosionaron; simplemente se marchitaron a medida que las personas migraron a otras plataformas. ¿Quizás todos estaban demasiado ocupados? ¿O las cosas simplemente cambiaron? Pero los blogs de alguna manera murieron en su mayor parte, y la mayoría de la gente migró a lugares como Twitter (y luego Instagram y ahora, más recientemente, Tik Tok).

Respecto a la comunidad de antropología en línea, hay muchas personas excelentes en Twitter, pero está dispersa. También requiere un compromiso constante en la plataforma para que todo siga funcionando. De lo contrario, todas esas conexiones parecen desaparecer. Los blogs como Somatosphere todavía funcionan, y tenemos nuevos sitios como Sapiens que están trayendo buen contenido. Pero en términos de la comunidad de antropología, ¿qué tenemos? ¿Y qué tendremos cuando y si Twitter se descarrila por completo?

Para la plataforma en su conjunto, las cosas no pintan bien. Parece un espacio público, pero en realidad no lo es. Twitter se parece más a un centro comercial que a una plaza pública: un espacio privatizado y monetizado que está sujeto a los caprichos de su propiedad. Es genial hasta que deja de serlo, como cuando alguien lo compra por miles de millones de dólares y demuestra claramente lo que realmente es en cuestión de semanas. Aun así, es uno de los espacios críticos que tenemos. ¿Deberíamos abandonar el barco y encontrar nuevas plataformas?

Más en AntropoUrbana:  La antropología contra Harvard

Todo esto me hace pensar, una vez más, en la necesidad no solo de hacer nuevos espacios, sino también de mantener y utilizar los espacios que ya tenemos. Como dijo recientemente Sarah Kendzior: “No cedas territorio en una guerra de información”. Lo dejaré ahí por ahora.

Fuente: Anthro(Dendum)/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías