Antropología forense de la dinámica del fuego

-

por WILL PEISCHEL

Un día caluroso de septiembre en Texas Hill Country, el incendio se intensificó y sus llamas hicieron estallar los neumáticos y las bolsas de aire del Jeep como bolsas de plástico para astillas. A diez o doce metros de distancia, un equipo de bomberos, agentes del orden y antropólogos forenses observaban los restos en llamas desde la seguridad de un dosel blanco, mientras un bombero con equipo de protección completo esperaba con la manguera lista.

En el interior del Jeep, una figura estaba sentada inmóvil en el asiento del pasajero.

Hasta que comenzó el incendio, la coreografía del equipo (instalando termopares para medir la temperatura, preparando las cámaras, desenrollando la manguera contra incendios) evocaba a un set de filmación. Ahora todo estaba en silencio excepto el coche derritiéndose. Después de varios minutos, un termopar en el techo del Jeep marcó 1.100 grados, lo que activó un temporizador. A esa temperatura, denominada flashover, el calor se vuelve tan intenso que cualquier cosa capaz de incendiarse lo hace.

Las ventanillas del coche se partieron de las puertas y se hicieron añicos. A los veinte minutos, el director de escena, Steve Seddig, estudiante de posgrado de la Universidad Estatal de Texas e investigador de incendios retirado, levantó la mano hacia el bombero de la manguera, quien lanzó un chorro de agua hacia las llamas. Pero ya era demasiado tarde para el pasajero, que ya llevaba meses muerto y cuyo último acto terrenal fue avanzar en la ciencia de cómo el calor extremo devasta los cuerpos.

Mientras el cadáver del vehículo seguía humeando, el equipo pasó a una segunda quema: otro automóvil con otro cuerpo donado en el asiento del pasajero. En total hubo cinco puestas en escena: dos coches y tres reproducciones de dormitorios amueblados. Seddig, un texano alto, con gafas y una mandíbula angulosa, paseaba por los decorados con una chaqueta bomber y un casco. Meses de planificación: “Todo para una grabación de cuatro minutos”, ladró mientras recorría su set.

Cada secuencia se desarrolló en un claro arenoso en Freeman Ranch, un vasto paisaje de arbustos y árboles operado por la Universidad Estatal de Texas y hogar de la granja de cuerpos del Centro de Antropología Forense, donde los investigadores estudian una subsección de tafonomía, la ciencia de la muerte y la decadencia de animales y plantas. Cada año, una clase se une a los antropólogos forenses y a los investigadores de incendios del centro para mejorar sus habilidades de investigación, utilizando cadáveres donados para ayudar a avanzar en su investigación. Los tafonomistas pueden aprender sobre el efecto del fuego en la descomposición (realizando adiciones incrementales a un creciente inventario de datos) y los investigadores de incendios pueden comprender mejor cómo los restos humanos deben guiar su trabajo.

El curso, que se encuentra en su duodécimo año y se lleva a cabo aproximadamente a medio camino entre Austin y San Antonio, une dos campos científicos en rápida evolución: la dinámica del fuego y la antropología forense. Su conexión con el mundo real ocurre cuando se encuentran restos humanos en la escena de un incendio. Eso es raro: un investigador de incendios rurales puede pasar toda una carrera sin encontrarse con una víctima mortal. Pero cuando sucede, exige un manejo especialmente hábil. Para ayudar a garantizar que una tragedia tenga una investigación exitosa, el curso de una semana presenta a los profesionales las últimas investigaciones y brinda la rara oportunidad de observar escenas de incendios fatales.

La investigación de incendios “solía ser considerada una forma de arte”, dijo Joseph Ellington, profesor del curso de septiembre, además de consultor sobre incendios y explosiones que pasó décadas como investigador de incendios en Texas. «No puede ser sólo una forma de arte; tiene que ser una ciencia». El curso de San Marcos –junto con otros dos que ofrecen un modelo similar, uno en San Luis Obispo, California, y el otro en Cullowhee, Carolina del Norte, en asociación con la Western Carolina University– se presenta como un antídoto a esa historia, que a menudo ha socavado una investigación sólida.

Si bien las prácticas estándar son cada vez más comunes en este campo, algunos conocimientos fundamentales clave, como cómo manejar un cuerpo humano como evidencia, aún eluden la formación básica.

“Eso no es algo que cubrimos en la academia de bomberos”, dijo Amy Thomas, inspectora e investigadora de incendios en Leander, Texas, que asistió al curso de San Marcos. “NFPA 921”, una guía considerada como una escritura sagrada sobre la investigación de incendios, sólo tiene tres páginas sobre cómo manejar las muertes.

Los investigadores bien capacitados también pueden estar en desventaja. A medida que la dinámica del fuego y la antropología forense se han convertido en campos por pleno derecho y la tecnología ha evolucionado, las prácticas establecidas han quedado desarraigadas. “Hace quince años, nadie sabía nada de esto”, dijo Ed Nordskog, ex detective del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles y veterano investigador y perfilador de incendios. «Las mismas personas de las que esperamos obtener la verdad en la autopsia, que se supone que es un asunto científico, no sabían absolutamente nada sobre lo que le sucede a un cuerpo en un incendio».

***

La investigación de incendios y la antropología forense son campos de estudio relativamente jóvenes; de hecho, tan jóvenes que muchos investigadores pioneros todavía están vivos. Hasta la década de 1970, ambos campos estaban dominados en gran medida por investigadores independientes e investigadores de incendios, y a menudo estaban entrelazados con ciencia absurda.

La investigación estadounidense sobre seguridad contra incendios surgió en 1973 cuando la Comisión Nacional de Prevención y Control de Incendios publicó un estudio fundamental llamado America Burning. «Estados Unidos sentía que tenía muchas muertes por incendios, más que otros países per cápita», dijo James Quintiere, profesor emérito del Departamento de Ingeniería de Protección contra Incendios de la Universidad de Maryland. «E invirtieron en mejorar la seguridad contra incendios».

Más en AntropoUrbana:  La marcha del progreso

El informe produjo una serie de efectos positivos, desde nuevas regulaciones contra incendios hasta el establecimiento de la Administración de Incendios, una agencia federal que apoya los servicios de prevención de incendios a través de investigación y capacitación. Aún así, el crecimiento de la ciencia del fuego no duraría. En la década de 1980, el presidente Ronald Reagan destruyó los programas federales de seguridad contra incendios, lo que, según Quintiere, puede explicar en parte la división entre los centros de conocimientos sobre seguridad contra incendios y los profesionales de la investigación de incendios. Más allá de atraer a dos grupos distintos (uno con mentalidad investigadora y otro directamente interesado en la seguridad pública), la política federal los separó aún más.

Sin embargo, pronto surgió una pequeña conexión entre esas multitudes. «Lo que sucedió a finales de la década de 1980 es que la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego asumió la responsabilidad de investigar incendios y explosiones», dijo Quintiere a Undark. «Comenzaron a reconocer que estaban aprendiendo, en realidad, mitología en lugar de ciencia».

Esa revelación no rehizo el mundo de la investigación de incendios, añadió, pero una agencia policial bien financiada e interesada en prácticas de vanguardia sí ofreció un nuevo intermediario. Ahora, los procedimientos estándar tienden a surgir de un pequeño grupo de organizaciones, como la Asociación Internacional de Investigadores de Incendios Incendiarios o IAAI. Uno de esos grupos, la Asociación Nacional de Protección contra Incendios, o NFPA, publica literatura en la que los investigadores de todo el país se basan para obtener directrices operativas.

A pesar de los mejores esfuerzos de esas organizaciones para llenar el vacío, las prácticas exigentes aún sufren retrasos en el camino hacia su uso generalizado. Durante años, por ejemplo, la guía “NFPA 921” facultaba a los investigadores para decidir que su hipótesis sobre un caso era correcta incluso en ausencia de pruebas. «Quizás sea posible llegar a una determinación creíble sobre la causa del incendio, incluso cuando no haya pruebas físicas de la fuente de ignición identificada», se lee en la edición de 2008. Las implicaciones legales son inquietantes, dijo Thomas Sing, profesor de investigación de incendios en la Universidad Eastern Kentucky y miembro del comité técnico de la NFPA: «No quieres encarcelar a alguien por falta de pruebas».

El texto fue eliminado de la guía en 2011, una señal de que prácticas más firmes se estaban abriendo camino en las investigaciones. “El campo surgió”, dijo Quintiere. «Y se convirtió en una ciencia adecuada».

En cuanto al estudio de la descomposición, este campo remonta su profesionalización a 1972, cuando la Academia Estadounidense de Ciencias Forenses creó una sección de antropología física. Sin embargo, el campo realmente comenzó con un suceso extraño. En 1977, una tumba perturbada de la Guerra Civil en una parcela familiar en Franklin, Tennessee, llamó la atención de las autoridades. En lugar del esqueleto del oficial confederado William Shy, el sheriff encontró lo que parecía un cuerpo fresco con un esmoquin enterrado en la tierra. Parecía estar en las primeras etapas de descomposición, con el tejido blando intacto. Ante la sospecha de algún tipo de delito complicado, el sheriff inició una investigación de homicidio contactando a expertos en la materia.

Uno de ellos fue el antropólogo William Bass, que llegó para ayudar a excavar el sitio. Inicialmente, Bass supuso que el espécimen llevaba menos de un año descomponiéndose. Pero durante las siguientes semanas, detalles como la presencia de líquido de embalsamamiento, la falta de etiquetas en el esmoquin y las cavidades sin rellenar señalaron la verdad: el cuerpo de Shy había estado en su lugar de descanso adecuado todo el tiempo. La primera suposición de Bass fue de 112 años antes.

«Como había dejado dolorosamente claro el coronel Shy», escribió más tarde Bass, «nuestra comprensión de los procesos postmortem era bastante limitada». El caso lo llevó a establecer el Centro de Investigación de Antropología en 1981 en la Universidad de Tennessee, Knoxville, para estudiar más de cerca lo que le sucede al cuerpo humano después de la muerte: la primera granja de cuerpos. La instalación recibió su primera contribución esa primavera, cuando un residente local donó los restos de su padre de 73 años recientemente fallecido.

El campo más amplio no se formalizó realmente hasta mediados de la década de 2000, cuando varias otras universidades abrieron sus propias granjas de cuerpos, donde los investigadores monitorean cadáveres momificados al sol, enterrados en la tierra, protegidos de los carroñeros por jaulas de metal y dejados expuestos a los caprichos de la naturaleza y más. La Universidad de Carolina Occidental en las montañas Blue Ridge de Carolina del Norte abrió sus instalaciones en 2007. Luego, en 2008, se inauguró el Centro de Investigación de Antropología Forense de la Universidad Estatal de Texas en San Marcos.

Durante los últimos quince años, los investigadores han estudiado los restos de donaciones de cuerpos en los 26 acres de la instalación, parte del Freeman Ranch, de 3500 acres, donde se lleva a cabo el curso actual sobre incendios. Desde entonces, el inventario inicial de tres cadáveres en las instalaciones de San Marcos se ha ampliado a 842 restos humanos, con alrededor de 1.500 personas vivas que planean donar sus restos a perpetuidad.

Además del curso anual de investigación de incendios, Freeman Ranch ofrece un curso para detectives de homicidios. El trabajo en la granja de cadáveres también resulta atractivo para los médicos forenses, donde siempre hay especímenes parcialmente descompuestos en el expediente. «Pero siempre hay aplicaciones más grandes», dijo Petra Banks, estudiante de doctorado del departamento de antropología de la Universidad Estatal de Texas. Existen limitaciones en cuanto a qué tan bien los científicos entienden las fracturas óseas, dijo, y estudiarlas en la granja de cuerpos podría producir conocimientos que sirvan de base para el tratamiento. “Todo se cruza”, dijo. «Todas las disciplinas comienzan a mezclarse».

Más en AntropoUrbana:  Experimentos con telekinesis

***

El fuego no borra la evidencia de una escena, pero sí transforma lo que hay allí, lo que dificulta interpretar cómo ocurrió la quema en función de los objetos que alteró. Las consecuencias de diferentes acontecimientos pueden parecer casi idénticas, y la verdad sólo es observable bajo niveles microscópicos de examen. A medida que las llamas absorben el agua del cuerpo, los músculos se tensan y flexionan en lo que se conoce como la “postura pugilista”, dijo Daniel Wescott, director del Centro de Antropología Forense del Estado de Texas. “Las manos se doblan hacia arriba y luego se levantan los brazos y las caderas se flexionan hacia arriba. La rodilla se flexiona. Todo ese tipo de cosas». Un cuerpo puede rodar de la cama o aparentemente inclinarse hacia adelante en una silla, lo que lleva a los investigadores por mal camino. Los músculos que se contraen también pueden fracturar huesos o hacer que un brazo se doble completamente a la altura del codo, aislando la piel de las llamas. Interpretar mal cualquiera de esos signos puede oscurecer la verdad. ¿A alguien le rompieron las piernas antes del incendio, o a causa de él?

Según Nordskog, la piel no se quema simplemente bajo el intenso calor de una llama; se carboniza y luego se abre. “Y es horrible”, dijo. De esas divisiones sale grasa, que actúa como gasolina de baja calidad. Mucho después de que se agoten otras fuentes de combustible, dijo, “el cuerpo puede seguir quemando”. Con suficiente combustible, los músculos se queman a continuación, seguidos por los tendones y luego los huesos. “Si se le da el tiempo suficiente, casi todo te quemará”, pero, y esto es crucial, “nunca del todo”, añadió.

En ese punto final es donde comienza la investigación. La posición del cuerpo junto con la forma en que ha sido incinerado pueden ofrecer pistas sobre el origen y la causa de la llama. Detalles precisos, como la coloración del hueso quemado, pueden revelar la duración, la temperatura y los niveles de oxígeno (la fuente de combustible) de un incendio.

Sin embargo, la mala interpretación de esos detalles por parte de un investigador puede provocar una tragedia. En 2004, Texas ejecutó a un hombre llamado Cameron Todd Willingham por provocar un incendio en 1991 que mató a sus tres hijas. Después de su muerte, los métodos que utilizaron los investigadores de incendios para demostrar que se trataba de un incendio provocado y no de un accidente fueron objeto de un intenso escrutinio. En los años transcurridos desde entonces, fue prácticamente exonerado. El año en que murió Willingham, otro condenado por incendio provocado que se encontraba en el corredor de la muerte fue exonerado por motivos similares. En 2011, la Comisión de Ciencias Forenses de Texas publicó un informe de 893 páginas sobre las prácticas de investigación de incendios en el estado. «Identificó evidencia de investigación que había sido desacreditada en cuanto a su validez a lo largo de los años», dijo Seddig a Undark.

El informe también encontró una “falta de educación científica por parte de muchos investigadores de incendios”. No existía un marco adecuado para enseñar los fundamentos a los investigadores, señaló el informe, quienes más comúnmente “dependían en gran medida de las enseñanzas de sus mentores con respecto a los matices involucrados en la interpretación de los indicadores incendiarios”.

En esas condiciones, Seddig, entonces jefe de bomberos de Wylie, Texas, lanzó el curso sobre extinción de incendios en 2013, basándose en un curso contra incendios de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos que tomó una década antes y perfeccionándolo después de tomar otro curso de investigación forense de muertes por incendio en 2014. Se inició con la quema de dos cerdos, donados por una empresa porcina regional. El refuerzo de las primeras iteraciones de prueba y error del curso fueron los recursos que Seddig pudo recolectar: se cazaron los cerdos del segundo año. Otro año, los organizadores del curso se asociaron con un equipo de filmación independiente que necesitaba una escena de una casa en llamas.

En 2015, la Universidad Estatal Sam Houston en Huntsville, Texas, acordó organizar el curso y contribuir con especímenes humanos de su propia granja de cuerpos. Allí tomó una forma más estable y comenzó a llamar la atención fuera de Texas. Comenzaron a asistir investigadores de otros estados y agencias. Las clases pueden constar de docenas de asistentes. Cuatro años después, el campo llegó a Freeman Ranch.

“Es fantástico tener esta experiencia detrás de nosotros”, dijo Jeremy Trahan, jefe de batallón del Cuerpo de Bomberos del Condado de Travis en Austin, Texas, quien asistió al curso como estudiante y ahora se ofrece como voluntario para ayudar a organizar el curso. Al llegar a una escena fatal en el campo, los exalumnos deben estar armados de confianza, agregó: “Está bien, hemos trabajado esto, lo hemos hecho en el entrenamiento. Sabemos adónde vamos y para qué”.

***

El objetivo del curso no es simplemente predicar el evangelio de la investigación procesal, sino también garantizar que esos procedimientos estén actualizados. Después de todo, la ciencia del fuego y la descomposición han seguido evolucionando. Y un avance en un campo puede afectar a otro.

Más en AntropoUrbana:  La empatía es una fuerza poderosa

Utilizando cadáveres donados de lugares como la granja de cuerpos de Tennessee, la antropóloga forense independiente Elayne Pope ha podido refutar numerosas suposiciones sobre cómo se deteriora el cuerpo en un incendio.

Algunos de sus hallazgos han motivado revisiones de la “NFPA 921”. Hasta 2004, un mito generalizado era que, con suficiente calor, un cráneo humano intacto explotaría. Entonces quemó cuarenta cabezas. «Y básicamente ninguna explotó», dijo Pope a Undark. «A través de las pruebas pudimos decir que no, eso es una tontería total, mala ciencia». Más revelaciones: ni las ampollas ni la lengua sobresaliente pueden confirmar que alguien encontrado después de un incendio estaba vivo cuando ardió. Por extrañas que sean esas discrepancias, se vuelven relevantes en momentos cruciales, tanto en los tribunales penales como en la mesa de un médico forense.

Durante las quemas, los termopares que registran la temperatura de las estructuras también se utilizan para medir los cadáveres: en el paladar, en las mejillas, en las manos, en el fémur, en la sexta costilla y en la pelvis.

Sin embargo, no es fácil encontrar una cabeza humana disponible para dicha investigación. Por no hablar de cuarenta. El inmenso valor de cada donación significa que quemar más de varias a la vez sería gratuito. Al mismo tiempo, es necesario que haya suficientes datos sobre los cuales construir una hipótesis. Por lo tanto, el campo depende en gran medida de conjuntos de datos que crecen con el tiempo. «Se hacen estos pequeños estudios, pero es la acumulación de todo eso», dijo Wescott. «Simplemente no hay forma de distribuir a cien personas».

Los datos ayudan a impulsar una comprensión dinámica de las llamas y la descomposición. “Aprendo cosas nuevas cada año”, dijo Pope. No sólo sobre la naturaleza de las muertes por incendios, sino también sobre los incendios en un sentido más amplio. “Hace veinte años, a los investigadores de incendios les enseñaron estos mitos y cuentos de esposas”, añadió.

Debido a que las muertes por incendios son tan raras, el núcleo del curso de San Marcos, y otros similares, puede ser preparar a los profesionales para esos momentos escasos, pero por extensión está promoviendo la necesidad de prácticas más modernas y de que los asistentes vean su trabajo como científico. En consecuencia, la utilidad de la tecnología en el campo también ocupa un lugar destacado en el programa del curso.

Una herramienta más reciente del sector es LiDAR, un tipo de escáner, desarrollado originalmente como herramienta de topógrafo, que utiliza luz para medir distancias. Los datos LiDAR pueden generar mapas tridimensionales de alta resolución de un espacio y tienen una precisión de una fracción de pulgada. Para un investigador de incendios que examina una escena antes de entregársela a la policía, las aseguradoras o los propietarios legítimos, tener una impresión exhaustiva antes de una contaminación irreversible es invaluable. “Básicamente, puedes guiar a tu jurado, guiar a tus fiscales a través de una escena, exactamente como la viste”, dijo Thomas Elizondo, investigador de incendios de la Oficina del Jefe de Bomberos del Condado de Hays en Texas. “Digamos, hipotéticamente, que fue un caso de homicidio y pasó a un caso sin resolver. Años más tarde, quienquiera que esté mirando ese caso podrá revisar sus escenas”.

Otro desarrollo tecnológico prometedor es el modelado de incendios. Aquí, programas informáticos con interfaces visuales que recuerdan a Los Sims o software de arquitectura simulan incendios. Los usuarios pueden replicar estructuras del mundo real adornadas con objetos como colchones y lámparas. El programa puede considerar el material específico de innumerables productos de consumo y representar lo que les sucede durante un incendio. Un investigador podría crear una réplica exacta de una casa, completa con muebles, electrodomésticos y chucherías, y ver qué sucede cuando se enciende una llama junto a, por ejemplo, el aparador.

Comparen eso con lo que se está reemplazando: “Cuando comencé en esta profesión en 1983, si tuviera tres muertes por incendio y creo que el incendio comenzó en el refrigerador de esta habitación, el abogado podría pedirme que saliera y construyera esta casa exactamente de la misma manera”, dijo Ellington, quien hizo una presentación sobre modelado por computadora ante la clase. “Pon ese refrigerador en la casa y pon todo el contenido dentro y quémalo. ¿Por qué hacer eso? Porque eso es peligroso, por no decir nada en el sentido de que es rentable simplemente construir un modelo matemático en la computadora”.

Todo ese poder de procesamiento se detiene con el usuario equivocado. «Algunos investigadores simplemente dicen: ‘No me importan estas cosas nuevas, simplemente cumplo mi condena'», dijo Sing, profesor de investigación de incendios en la Universidad Eastern Kentucky. “Simplemente se van a retirar y eso será todo. Pero también hay muchos investigadores de incendios que están ansiosos por aprender”.

En el caluroso día de otoño en Freeman Ranch, después de que termina el curso sobre incendios, los investigadores salen al estacionamiento, que estaba lleno de vehículos de respuesta a emergencias de varios pueblos y condados de Texas. Algunos condujeron dos horas para llegar a casa, pero eso no pareció ser un impedimento. «Esto es algo de mi lista de deseos”, dijo Thomas un día después de finalizar el curso. «Tener la increíblemente rara oportunidad de discutir en detalle cómo funciona esto desde una perspectiva de investigación: la ciencia de cómo quemamos».

Fuente: Undark/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías