Ciencias forenses entre masculinos y femeninos

-

por MOLLY BEARMAN

Cuando Netflix estrenó Orange Is the New Black en 2013, el programa atrajo a legiones de fanáticos, en gran parte debido a su entorno único (una prisión federal para mujeres) y su diverso elenco de personajes. En un mar de monos anaranjados, un personaje se destacó: Sophia Burset, una mujer transgénero negra cuya historia tomó el centro del escenario cuando los funcionarios de la prisión le negaron abruptamente las píldoras de terapia de reemplazo hormonal sin su consentimiento. Nacida con características sexuales biológicamente masculinas, Burset se sometió a una cirugía de reasignación sexual y comenzó un tratamiento de por vida con estrógenos sintéticos para expresar de manera más visible su identidad de género femenino. Sin hormonas suplementarias probablemente experimentaría masculinización, como vello facial y reducción del tamaño de los senos, así como dolor emocional y físico.

Al año siguiente, MTV estrenó Faking It, un programa de lucha contra los estereotipos ambientado en una escuela secundaria de Texas en el que la popularidad se gana siendo diferente de la norma. El elenco de personajes incluye una amplia gama de minorías, como la periodista musulmana que usa hijab Vashti, el hombre bisexual Félix y el personaje trans sin hogar Noah (quien es, en particular, interpretado por un actor trans). Una excepción es Lauren Cooper quien, como una mujer blanca, rubia y conservadora, parece ser un contraste para los otros personajes. Muy pronto, sin embargo, los espectadores se enteran de que Lauren es intersexual. El término intersexual, según la Sociedad Intersexual de América del Norte, se refiere a una variedad de condiciones en las que una persona “nace con una anatomía reproductiva o sexual que no parece encajar en las definiciones típicas de mujer o hombre”. Transgénero, por otro lado, se refiere a personas cuya identidad o expresión de género no se ajusta a su sexo asignado al nacer.

Pero mientras los personajes transgénero e intersexuales se están volviendo más comunes en la cultura popular, el binario hombre/mujer sigue siendo uno de los ejes fundamentales en las sociedades occidentales de hoy. Para los antropólogos forenses y las comunidades encargadas de hacer cumplir la ley a las que ayudan, el binario él/ella es el componente principal de un «perfil biológico», una descripción de las características físicas de una persona. Eso es útil porque cuando un conjunto de restos humanos se identifica como masculino o femenino, se puede descartar la mitad de la población de un grupo de personas desaparecidas.

Sin embargo, personajes como Burset y Cooper, y sus respectivos compatriotas transgénero e intersexuales de todo el mundo, desbaratan la idea de que los cuerpos humanos deben ser masculinos o femeninos. Sus cuerpos no encajan perfectamente en ninguna de las categorías, sino que obligan a un enfoque de espectro a las clasificaciones biológicas tradicionales de sexo.

No está claro cuántas personas trans e intersexuales hay en el mundo. Una estimación ampliamente citada es que en los Estados Unidos hay 700.000 personas trans, pero muchos expertos creen que la cifra es mayor. Según un informe publicado en el sitio web Practical Androgyny, alrededor del 0,4 por ciento de Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales) se identifica como «no binario», que en este caso se usa como un término general para abarcar «cualquier género (o falta de género) que no está adecuadamente representado por una elección entre ‘hombre’ o ‘mujer'». Este informe se basa a su vez en estadísticas extraídas de un documento de 2012 publicado por la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos que describe y sugiere las mejores prácticas para científicos sociales para hacer preguntas sobre la identidad de género. En contraste, la Sociedad Intersexual de América del Norte basa sus estimaciones de la tasa de natalidad intersexual (1 en 1666 nacimientos), en un estudio de 2000 en el American Journal of Human Biology, que fue una revisión de la literatura producida entre 1955 y 1998.

Más en AntropoUrbana:  Los humanos a quienes no conocimos

Es necesario señalar que esta tasa (1 de cada 1.666 nacimientos) es un cálculo específico basado en cuántos individuos presentaban cromosomas que no eran XX ni XY. Las tasas de otras variaciones cromosómicas sexuales no binarias difieren. Por ejemplo, el tipo de variación cromosómica intersexual que muestra Lauren Cooper, el síndrome de insensibilidad a los andrógenos, ocurre a un ritmo mucho más bajo: 1 de cada 3000 nacimientos.

Los cuerpos de las personas trans e intersexuales son inherentemente problemáticos para nuestro sistema actual porque no se pueden categorizar fácilmente. ¿Serían capaces los antropólogos forenses de identificar con precisión a mujeres como Burset y Cooper?

Las excepciones al binario masculino/femenino desafían la práctica actual de la antropología forense; hasta la terminología que usamos. Al producir un perfil biológico, los antropólogos forenses primero recurren a la pelvis, un hueso que, si está disponible y en una sola pieza, es el mejor indicador esquelético relacionado con el sexo, y se ha demostrado en múltiples estudios que es preciso el 95 por ciento de las veces. Al evaluar las características sexuales presentadas de un conjunto de restos humanos, los antropólogos forenses utilizan el término sexo biológico para referirse a las características sexuales físicas del esqueleto, que pueden o no reflejar el género de la persona. Como abreviatura, decimos que estamos “asignando sexo”, lo cual es un giro de frase problemático, ya que quizás pone demasiado poder en manos de los antropólogos.

Al evaluar las características sexuales físicas, un antropólogo evalúa la pelvis en una escala de 1 (que significa “muy femenino”) a 5 (que significa “muy masculino”). Por ejemplo, las pelvis masculinas son «más altas» porque sus crestas ilíacas son más verticales, mientras que las crestas ilíacas femeninas tienden a estar «ensanchadas» para acomodar un feto potencial. Después de contar las puntuaciones de varios segmentos de la pelvis (a cada uno de los cuales se le asigna una puntuación individual entre 1 y 5), el antropólogo decide si el esqueleto es más masculino o más femenino. Es necesario un espectro porque los restos óseos no siempre encajan en un binario simple. De hecho, algunas pelvis están marcadas con un número 3, lo que significa que es probable que contengan la misma cantidad de componentes masculinos y femeninos, o que son demasiado indescriptibles para asignarles una categoría de sexo. Si una pelvis se califica con un 3, los antropólogos están capacitados para «asignar» su sexo como «indeterminado» o simplemente darle un signo de interrogación.

Más en AntropoUrbana:  Mujeres en guerra

No se ofrece más orientación a los expertos en antropología forense sobre qué hacer con las pelvis marcadas con un 3. No hay estudios sobre la relación entre las pelvis indescriptibles y los restos de personas intersexuales o transgénero. Un texto de primer nivel, Antropología forense: una introducción, publicado en 2012, usa la palabra intersexual una vez y solo proporciona una definición de trabajo para el término. No aborda cómo evaluar si un esqueleto es o no intersexual. Además, no utiliza el término trans en absoluto.

Los antropólogos forenses han aceptado durante mucho tiempo que ningún esqueleto es completamente masculino o femenino desde el nacimiento, pero la mayoría tiene poca comprensión del turbio medio del espectro. El cuerpo humano ya cambia al mostrar características esqueléticas tradicionalmente «masculinas» y «femeninas» durante la vida de un ser humano: solo miren la mandíbula humana. Todos perdemos nuestros dientes de leche (deciduos), que luego son reemplazados por dientes adultos permanentes. Pero si perdemos un diente adulto, no hay ningún diente nuevo para reemplazarlo y el alveolo comienza a reabsorberse, ya que la reabsorción ósea supera la deposición ósea. En un hombre, si se pierden suficientes dientes, toda la mandíbula retrocede y adquiere la apariencia y la estructura de una mandíbula femenina; esto se debe a que el «modelo original» para todos los cuerpos humanos es femenino. Este fenómeno podría llevar a un antropólogo a confundir un conjunto de restos como femeninos en la muerte, incluso si la persona fuera masculina.

Con las personas transgénero e intersexuales, los antropólogos forenses enfrentan desafíos adicionales. Por ejemplo, ¿cómo es el esqueleto humano de una persona que se somete a una cirugía de reasignación sexual y la consiguiente terapia de reemplazo hormonal para cambiar de hombre a mujer? ¿Cuáles son las características únicas de un esqueleto humano que contiene aspectos de masculinidad y feminidad desde el nacimiento? ¿Qué debería hacer un antropólogo forense con esta información, además de descartar la categoría de sexo de estos esqueletos como «indeterminada» y cómo podría relacionarse con todas esas pelvis problemáticas categorizadas como 3? Tal ambigüedad impide saber a quién pertenecían realmente estos restos. Ya no es suficiente asignar una etiqueta de «insípido» o decir «no sé».

En el mundo de hoy, la variación humana y las diferencias corporales, en particular de los grupos subrepresentados, a veces pueden volverse más aceptables a través de nuestro entretenimiento. The Cosby Show, por ejemplo, innegablemente cambió la cantidad de personas que veían la vida familiar afroamericana de clase media (a pesar de las recientes acusaciones contra su personaje principal). La iteración más reciente de la comedia de situación familiar afroamericana, Black-ish de ABC, dedicó un episodio completo al impacto permanente de The Cosby Show en la vida de sus personajes. Otro ejemplo de televisión es Modern Family, un programa que presenta a una pareja gay blanca como parte del elenco principal. Tanto los críticos de los medios como los académicos le dan crédito a Modern Family por alterar las percepciones sobre las parejas homosexuales, particularmente con respecto a sus roles como cuidadores y padres. Las comedias de situación de televisión pueden ser un trampolín para que las poblaciones subrepresentadas encuentren un lugar en la narrativa cultural más amplia, lo que genera reconsideración y aceptación a través de la narración de historias con personajes comprensivos. Así como The Cosby Show y Modern Family alentaron a muchos espectadores a reevaluar su comprensión de la «familia», programas como Orange Is the New Black y Faking It están empujando a muchos a repensar sus suposiciones sobre lo que significa ser «hombre» o «mujer». ”

Más en AntropoUrbana:  Antropología de The Wire

¿Pueden estos programas de televisión cambiar la ciencia forense? Sin duda, pueden abrir las mentes de los científicos que trabajan en el campo, lo que puede conducir a nuevos enfoques para la educación y la investigación. Pero el cambio real será lento, ya que la ciencia forense requiere miles de cuerpos para producir fórmulas viables para identificar rasgos únicos entre las poblaciones. Las leyes que regulan los restos humanos son otra barrera. La Ley de Tejidos Humanos del Reino Unido, que requiere el consentimiento para la extracción, el almacenamiento, el uso y la exhibición de tejidos y restos humanos que tengan menos de cien años y, por lo tanto, limita el número de restos disponibles para el estudio, es un gran impedimento para avanzar investigaciones sobre cuerpos intersexuales y trans. Estados Unidos parece ser más indulgente en su legislación; la Ley del Servicio de Salud Pública y la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos, ambas bajo el brazo de la Administración de Alimentos y Medicamentos, regulan los asuntos de tejidos y restos humanos, pero solo en la medida en que se aplican a la propagación de enfermedades transmisibles y el uso de productos a base de tisú.

Con institutos académicos de investigación, como el Centro de Investigación de Antropología Forense de la Universidad de Tennessee, Knoxville (conocido coloquialmente como «Granja de cadáveres» porque se centra en la descomposición humana), hay más oportunidades de mejorar la antropología forense en los Estados Unidos. Los estudios longitudinales de personas trans o intersexuales que reciben terapia hormonal serían una forma de avanzar en esta investigación; por ejemplo, los antropólogos forenses podrían asociarse con endocrinólogos para rastrear los cambios en la pelvis humana cuando alguien comienza a tomar hormonas sintéticas. Medir los efectos a largo plazo en el esqueleto ayudaría a informar los perfiles biológicos de los cuerpos transgénero e intersexuales.

Los investigadores deben continuar explorando el espectro biológico completo del cuerpo humano, así como contribuir a debates importantes sobre los restos que no se ajustan al modelo binario estándar. Una forma de comenzar a capacitar a la próxima generación para que cuestione sus suposiciones es enseñar a los estudiantes que una pelvis con una puntuación de 3 no es simplemente inclasificable, sino que puede representar perfectamente el cuerpo humano en el que reside. Cuando el conocimiento cultural y la aceptación social de diferentes biologías se normalicen, junto con nuevas categorías científicas para acomodarlas, nos ayudará, tanto a la antropología forense como a la sociedad en general, a comprendernos mejor a nosotros mismos.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente