¿Quieres empezar la carrera de antropología este año?

-

por P. KERIM FRIEDMAN – Universidad Nacional Dong Hwa

Dejemos de lado todas las advertencias habituales sobre seguir una carrera académica. Digamos que tienes edad suficiente para asumir la responsabilidad de tus propias malas decisiones y de alguna manera se te ha metido en la cabeza que, a pesar de todo lo que escuchaste, realmente te gusta la idea de estudiar antropología. Si realmente no te dejas disuadir, te damos la bienvenida al club. Pero también debes saber que la competencia es dura. Probablemente tengas más posibilidades de conseguir un trabajo como vocalista principal en una exitosa banda de indie rock que de conseguir un trabajo permanente en una universidad de investigación, así que será mejor que empieces a planificar tu carrera con antelación. Está empezando el año, ¡así que deja que sea el año en el que empieces a trabajar para alcanzar tu objetivo! No me refiero a elegir una escuela de posgrado, sino a lo que debes hacer ahora para no solo estar listo para postularte para una escuela de posgrado en unos pocos años, sino que también puedas conseguir un trabajo al final de todo. Afortunadamente, si haces todo lo que se enumera aquí y aún así no terminas con un trabajo permanente en una universidad de investigación, tendrás algunas habilidades para la vida realmente excelentes en tu haber que son valoradas por muchos empleadores.

En primer lugar, no importa cuántos idiomas hables ya, probablemente necesitarás aprender otro antes de terminar tu doctorado. Y como el aprendizaje de idiomas es un proceso largo y doloroso, comenzar ahora es la clave del éxito. Si el inglés no es tu primer idioma, querrás concentrarte en eso. Aunque hay una cantidad cada vez mayor de grandes estudios publicados en otros idiomas, la gran mayoría del trabajo que se ha publicado hasta la fecha está en inglés y sólo una pequeña parte ha sido traducida. No importa cuál sea el idioma de instrucción, las clases de posgrado en antropología invariablemente requerirán que los estudiantes lean una gran cantidad de textos en inglés (algunos de ellos muy abstractos y difíciles). Y si estás pensando en aumentar tus posibilidades de conseguir un empleo exitoso, recuerda que capacitarte en las mejores universidades del mundo (la mayoría de las cuales enseñan en inglés) sigue siendo la mejor opción para conseguir un buen trabajo.

Más en AntropoUrbana:  Estamos aplastados por tantas siglas

Si el inglés es tu primer idioma, querrás tener al menos otro idioma en tu haber. Si bien se puede investigar en inglés (y muchos antropólogos lo hacen), la experiencia de aprender otro idioma es una excelente formación para la antropología. También ampliará enormemente tus opciones a la hora de elegir un sitio de investigación. Y si ya eres bilingüe, considera aprender un tercer idioma. Como señaló Maxwell Owusu hace mucho tiempo, muchos académicos sólo hablan los principales “idiomas del mundo”, pero no los idiomas locales que se hablan en su sitio de campo. ¿Quizás aprender una lengua en peligro de extinción? Estas son habilidades que te durarán toda la vida, pero que también pueden llevar toda una vida aprender (en mi caso, creo que podría llevar dos vidas) Este año es un buen momento para comenzar a aprender un nuevo idioma o perfeccionar uno que ya conoces.

En segundo lugar, estudia todo menos antropología. De acuerdo. No me refiero a eso. Si tienes la suerte de tener cursos de antropología en tu escuela secundaria o universidad (como lo tuve yo), sin duda toma esos cursos. Mi punto es que muchos antropólogos exitosos sólo comenzaron a estudiar antropología en la escuela de posgrado y, hasta donde yo sé, eso nunca fue una desventaja para ellos. Todo lo contrario. Una de las cosas que distingue a la antropología de otras disciplinas es que adopta un enfoque holístico. Casi todo lo que puedes hacer fuera de la antropología también puedes hacerlo dentro de la disciplina. Hay economía, y luego está la antropología económica, está la medicina, y luego está la antropología médica, está la lingüística, y luego está la antropología lingüística. Ya entiendes. La principal diferencia entre estas especializaciones y sus subdisciplinas espejo dentro de la antropología es que la antropología tiende a adoptar un enfoque más holístico. La economía intenta eliminar del comportamiento humano todo lo que pueda considerarse no económico, mientras que los antropólogos económicos intentan reintroducirlo. Los lingüistas (lo sé, no todos los lingüistas) intentan comprender la estructura del lenguaje separada de su contexto social, mientras que los antropólogos lingüísticos están interesados precisamente en los aspectos sociales del uso del lenguaje. Y así sucesivamente y así sucesivamente. Lo que todo esto significa es que si estudias economía, lingüística, psicología, historia, filosofía, medicina, etc., todo eso te dará enormes dividendos cuando estés listo para comenzar la escuela de posgrado en antropología, porque te posicionará bien para participar en estudios sobre tu tema realizados por no antropólogos y te permitirá hablar mejor con esos académicos como antropólogo.

Además, si bien el objetivo aquí es conseguir un trabajo como antropólogo, conozco a muchos antropólogos que consiguieron trabajos permanentes de investigación porque podían desempeñar múltiples funciones. Un número sorprendente de antropólogos no enseñan en departamentos de antropología (yo trabajo en un departamento de “estudios étnicos y culturas”). Especialmente importante es adquirir una base sólida en estudios de área. Por ejemplo, si hablas un idioma asiático y planeas investigar en algún lugar de Asia, toma tantas clases como puedas sobre historia, cultura, política, etc. de Asia. Habrá tiempo suficiente más adelante para convertirte en un especialista, pero con conocimientos de base amplia de tu región va a ser increíblemente importante. Es muy probable que termines asistiendo a muchas conferencias de estudios de área y que te contraten para enseñar fuera de tu propia área de especialización, por lo que, aparte de los beneficios para tu propia formación como investigador, considérelo como un seguro laboral.

Más en AntropoUrbana:  Pasos para migrar una empresa a la nube

En tercer lugar, crea situaciones en las que te veas obligado a tener interacciones profundas y significativas con personas que normalmente no encuentras en tu vida diaria. Esto es algo que debes hacer incluso si planeas estudiar tu propia cultura. Este es el caso de la mayoría de mis estudiantes aquí en Taiwán, y debido a que muchos de ellos están planeando hacer trabajo cultural o activismo en sus propias comunidades, esto tiene sentido para ellos, pero si tu objetivo es una carrera de investigación académica, probablemente (aunque no necesariamente) será mejor si tu primer proyecto de investigación está un poco más afuera de tu zona de confort. No es necesario viajar al extranjero para salir de esa zona; de hecho, muchos viajeros que conozco terminan pasando tiempo con personas muy parecidas a ellos, incluso en otro país. Las barreras de clase y raza son tales que, como en La ciudad y la ciudad, la novela de China Mieville, a menudo cohabitamos el mismo espacio con personas sin siquiera verlas ni hablar con ellas.

Una forma de salir de tu zona de confort es trabajar o ser voluntario con personas que se dedican a eso para ganarse la vida. Encontrar una ONG y ofrecer tus servicios como voluntario es una forma muy común de hacerlo, aunque conlleva sus propios riesgos, ya que no todas las ONG se llevan bien con las comunidades a las que supuestamente deben ayudar. Otra opción es idear tu propio proyecto: hacer un documental, tomar fotografías, escribir algo de periodismo de no ficción, hacer arte, etc. Estos proyectos son aún mejores si se pueden realizar de una manera verdaderamente colaborativa con las personas cuyas vidas estás documentando. ¡A estas alturas prácticamente ya estarás haciendo antropología! Incluso si tu proyecto no resulta en nada, el proceso mismo de trabajar en él te ofrecerá la oportunidad de crear conexiones significativas a largo plazo y aprender mucho a lo largo del camino.

Más en AntropoUrbana:  La antropología como experiencia de usuario y como herramienta educativa

Entonces, si este año quieres comenzar la carrera de antropología: aprende un idioma, estudia temas distintos a la antropología y conoce personas con las que normalmente no interactúas en tu vida diaria. Cuando hayas hecho todo eso, la escuela de posgrado será muy sencilla. Y si tienes mucha suerte, puedes descubrir una manera de utilizar todas estas nuevas habilidades sin tener que seguir una carrera académica. ¡Que tengas un feliz año nuevo y buena suerte!

Fuente: AnthroDendum/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías