La marcha del progreso

-

por ALEXANDER WERTH – Hampden-Sidney College

Herschel Walker, la ex estrella de fútbol americano convertido en candidato al Senado de Georgia, llegó a los titulares cuando recientemente preguntó, en una parada de campaña en una iglesia, por qué, si la evolución es cierta, todavía hay simios.

Esta castaña sigue teniendo eco entre los creacionistas, a pesar de estar definitivamente desacreditada. Los antropólogos han explicado repetidamente que los humanos modernos no evolucionaron de los simios; más bien, ambos evolucionaron a partir de un ancestro compartido que la evidencia fósil y de ADN indica que vivió hace entre 7 y 13 millones de años.

Pero la pregunta de Walker plantea un punto más amplio y oportuno que generalmente escapa al reconocimiento incluso por parte de algunos científicos y educadores.

Una consulta más fructífera podría ser: «Si la evolución es cierta, ¿por qué todavía hay humanos?». ¿Por qué nuestra especie es vista casi universalmente como el punto final lógico de la evolución, con todas las demás especies sirviendo como desvíos inferiores o marcadores de posición temporales en una marcha inevitable hacia la humanidad?

Esta visión de la evolución predeterminada y difícil de sacudir ha sido desacreditada tan definitivamente como la pregunta del simio de Walker. Sin embargo, continúa resonando en la educación, las políticas, los negocios, los esfuerzos de conservación y los comportamientos de la gran mayoría de las personas en las naciones occidentales industrializadas.

No es necesariamente sorprendente que los no científicos puedan ver la historia de la Tierra como una progresión hacia niveles más altos de complejidad, siendo los humanos los más complejos. Lo sorprendente es que quedan rastros de este punto de vista en el pensamiento científico.

Los profesores de biología rara vez se dan cuenta de que subyace en las lecciones de corazones de cuatro cámaras que «triunfan» sobre corazones de tres cámaras, o de simples células de llama urinaria en platelmintos y nefridios en lombrices de tierra que «después dan lugar» a túbulos renales en animales «superiores». Como si los humanos fueran el punto de referencia por el cual se deben medir todas las características, y el desarrollo de órganos más parecidos a los humanos fuera un indicador principal del avance evolutivo.

Peor aún, la perspectiva de la complejidad progresiva continúa infectando a la antropología. Está ejemplificado por la icónica «Marcha del Progreso», una secuencia lineal de simios torcidos eventualmente suplantados por humanos erguidos. Y persiste en las ideas de que ciertas poblaciones humanas ancestrales «inferiores» dieron lugar a, y fueron reemplazadas por, personas más complejas, que a menudo se representan con tonos de piel más claros.

La gente debe desaprender esta idea de que la diversidad biológica es una escalera ascendente de complejidad, con los humanos en la cima y las especies no humanas como transiciones imperfectas y seres inferiores. El principal resultado de esta visión del mundo equivocada es nuestro desprecio casual por el medio ambiente natural, que, a través del cambio climático, la destrucción del hábitat y la pérdida de biodiversidad, continúa causando consecuencias desastrosas tanto para los humanos como para los no humanos.

Los microbios siempre han gobernado el mundo

Los humanos son parientes no solo de los simios sino de todos los seres vivos. Como todas las demás formas de vida, los humanos evolucionaron a partir de microbios unicelulares. El último ancestro común universal (LUCA) de todos los seres vivos de la Tierra fue un organismo parecido a una bacteria que surgió hace unos 4.000 millones de años. Todas las especies vivas hoy en día están igualmente evolucionadas y distantes de ese microbio.

Más en AntropoUrbana:  Diez consejos para dedicarte a la antropología forense

Imaginen un árbol gigante con un tronco enorme, muchas ramas grandes que generan numerosas ramas y una hoja en el extremo de cada ramita. Los seres humanos representan sólo una hoja. Nuestros ancestros extintos hace mucho tiempo corresponden a hojas caídas. Cada hoja es una especie única. Cada una ha viajado la misma distancia desde la base del árbol o, dicho de otro modo, desde los orígenes bacterianos de la vida hasta el presente.

La ciencia generalmente enseña que una «Era de los Peces» del Devónico condujo a una «Era de los Reptiles» del Mesozoico, seguida de una «Era de los Mamíferos» del Cenozoico que culminó en nuestro Antropoceno actual, la «Era de los Humanos». Sin embargo, como argumentó el paleontólogo Stephen Jay Gould en su libro de 1996 Full House, la aparente tendencia hacia la complejidad es un espejismo. En cambio, la Tierra ha permanecido, desde que apareció la vida, en una «Era de las bacterias» debido tanto a su asombrosa abundancia como a su abrumadora influencia en todos los demás organismos.

Consideren que las bacterias hacen innumerables cosas que los humanos no pueden, incluida la orientación por campos magnéticos, enquistarse para sobrevivir cientos de años en «animación suspendida» e incorporar fragmentos de ADN sueltos que se encuentran en su entorno. Muchas bacterias elaboran su propio alimento mediante quimiosíntesis o fotosíntesis. Otras brillan en la oscuridad, sobreviven en lodo anóxico o agua hirviendo, o recogen partículas de metal para protegerse de ambientes tóxicos y radiactivos.

Las personas siguen dependiendo de bacterias «simples» para digerir nuestros alimentos y producir vitaminas en nuestro intestino, cosas que los humanos no podemos manejar por nuestra cuenta. Los microbios reinan sobre el interior y el exterior de nuestros cuerpos. Su inmenso impacto en la salud humana, tanto positivo como negativo, se subestima a nuestro propio riesgo.

No hay criaturas superiores o inferiores

El naturalista Charles Darwin redactó una nota para sí mismo: «Nunca use las palabras más alto o más bajo». Los simios no aparecieron solo para poder transformarse en humanos. Los reptiles tampoco evolucionaron únicamente para dar origen a los mamíferos, ni los peces a los anfibios.

Las ranas son perfectamente felices siendo ranas. No son criaturas frustradas a las que se les impide alcanzar la humanidad. Además, las ranas tienen muchas adaptaciones de las que carecen los humanos. ¿Pueden sentarse bajo el agua durante horas o sacar la lengua de la boca? Los corazones divididos de forma incompleta de las ranas a menudo se ven como transiciones improvisadas, pero desvían la sangre de los pulmones a la piel, donde las ranas pueden obtener suficiente oxígeno para mantener su bajo metabolismo mientras descansan bajo el agua. Los rasgos que las personas a menudo ven como «imperfectos» permiten que otras especies alcancen resultados que los humanos nunca podrían lograr.

Más en AntropoUrbana:  Darwinismo capilar en el circo de rarezas

Pero no son simplemente las ranas, las bacterias y los simios los que se consideran «menos que» en la típica historia evolutiva. Incluso otros homínidos, nuestros ancestros más cercanos, reciben poca atención. Después de ver un sinfín de memes de la «Marcha del Progreso», uno podría ser perdonado por concluir que los protohumanos existieron en un camino recto y angosto hacia cazadores de cuerpo más grande y cerebro más grande que reemplazaron directamente a los ancestros vegetarianos más pequeños. Esto simplemente no es cierto.

Los australopitecinos herbívoros robustos, a veces incluidos en el género Paranthropus, continuaron existiendo durante al menos un millón de años o más después de que aparecieran los carnívoros más pequeños del género Homo. Las especies arcaicas de Homo no desaparecieron justo cuando aparecieron los humanos anatómicamente modernos, y los neandertales tenían cerebros que eran en promedio más grandes que los de nuestras especies más gráciles.

Los antropólogos que estudian la diversidad genética han aprendido lo frágil que es la humanidad: durante múltiples «cuellos de botella» demográficos, nuestros antepasados ​​estuvieron a punto de extinguirse. La vida nunca se ha tratado de alcanzar la humanidad. Los humanos evolucionaron como resultado de contingencias y mutaciones aleatorias.

Como argumentó Gould en su libro de 1989, Wonderful Life, si la «cinta de la evolución se retrocediera», los humanos podrían no reaparecer. Seguramente el mundo sería diferente si los humanos nunca hubieran evolucionado, pero las ranas y las mariposas podrían estar mejor, especialmente dado el frecuente desprecio de la humanidad por el bienestar de la Tierra y sus habitantes.

Nadie duda de que los seres humanos son especiales, de hecho únicos. Después de todo, las personas son (hasta donde sabemos) las únicas que reflexionan sobre la evolución, sin mencionar la creación de sinfonías y rascacielos. Aún así, eso no es decir mucho: todas las especies son únicas, o de lo contrario no serían especies distintas por derecho propio. Cada especie puede hacer cosas con las que los humanos solo sueñan, ya sea volar o sumergirse en las profundidades del mar. En verdad, ¿quién puede decir que las mariposas o los delfines no están “más evolucionados” que nosotros?

El auge (¿y la caída?) del antropocentrismo

Quizás estas visiones inexactas del progreso inevitable surgieron en gran parte debido a la extraña circunstancia actual en la que el Homo sapiens es el único homínido que queda en pie, una condición completamente diferente a la mayor parte de la historia humana y prehumana.

Las personas naturalmente piensan categóricamente y están preparadas para ver las diferencias en lugar de las similitudes entre los humanos y otros animales. Además, numerosos estudios muestran que las personas son instintivamente teleológicas: tienden a ver el progreso impulsado por objetivos en todas partes, comenzando a una edad muy temprana. Esta tendencia universal es independiente de la cultura y fuerte incluso entre los científicos, aunque sin duda está reforzada por el condicionamiento cultural.

Más en AntropoUrbana:  Lo nuevo sexy

En particular, esta visión de nuestra especie como el logro supremo y la culminación inexorable de la historia de la Tierra es un producto de la tradición filosófica y religiosa occidental, que se remonta más a Aristóteles que a Australopithecus. Mucha gente subestima hasta qué punto esta visión ha sido alimentada por la fe judeocristiana y la sensibilidad científica occidental. El esencialismo de Platón (con su énfasis en las formas perfectas frente a las imperfectas) y la scala naturae de Aristóteles (un sistema de clasificación jerárquica de los animales) son los cimientos de la cosmovisión antropocéntrica occidental.

A medida que la cultura occidental supera y amenaza con erradicar muchas culturas indígenas, las personas que viven en sociedades industrializadas a menudo no se dan cuenta de que el antropocentrismo es simplemente una forma de ver el mundo. Las religiones como el jainismo y el budismo son menos antropocéntricas que las tradiciones de fe abrahámica. Pero aún son menos ecocéntricos que el taoísmo filosófico y la mayoría de las visiones del mundo de los nativos americanos y aborígenes, que normalmente ponen toda la vida en igualdad de condiciones.

En numerosas culturas indígenas, la humanidad no existe en una plataforma elevada desde la cual mira hacia abajo a otras especies. Hay modestia y equidad. Hay aprecio y gratitud por toda la naturaleza en lugar de una sensación de que la naturaleza existe únicamente para el beneficio de la humanidad, para usarla y derrocharla como mejor le parezca.

Reinventando la “Marcha del Progreso”

La visión de la “marcha del progreso” implica erróneamente que la naturaleza, habiendo llegado con éxito a la humanidad, puede detener su misión. Implica que la evolución termina inexorablemente con nosotros. Pero la antropología enseña que la evolución continúa a buen ritmo, con H. sapiens tan probable que continúe evolucionando como cualquier otra especie que sobrevive para ver otro día.

Entonces, quizás la mejor réplica para Herschel Walker y personas de ideas afines es preguntarse por qué, si la evolución es cierta, los humanos no están a la altura de nuestro potencial. ¿Por qué todas las personas no usan completamente sus impresionantes cerebros y su pregonada previsión? ¿Por qué no aceptan y abrazan la ciencia? ¿Por qué algunos se burlan de otras especies como menores o inferiores? ¿Por qué no se preocupan por todos los seres vivos?

En esta era del Antropoceno, mientras el H. sapiens deja su sello pesado e indeleble en cada rincón del globo, la humanidad debe continuar evolucionando, sobre todo en perspectiva. Todos los pueblos deben aprender a aceptar lo que la ciencia muestra claramente: que la nuestra es simplemente una entre muchas especies extraordinarias, y que la humanidad debe ser vista como parte de la naturaleza, no separada de ella.

La nuestra puede ser una especie singular, pero el nuestro también es un planeta singular, el único conocido que alberga vida preciosa. Para garantizar que la fascinante historia de la humanidad no termine trágicamente, todas las personas deben contar esta historia no con arrogancia sino con humildad.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías