Coronavirus y lingüística: las metáforas de fútbol son mejores que las metáforas de guerra

-

por HORACIO SHAWN-PÉREZ – horacio@antropologaurbana

En el campo de la lingüística parece haber algunos consensos respecto a la pandemia de coronavirus. También debates en marcha. Como en todos los campos de estudio. Sin embargo, se destaca este acuerdo: el lenguaje utilizado durante la crisis de Covid 19 remeda un lenguaje bélico. Y no es el mejor. Hay otros mejores. Como el lenguaje del fútbol.

Veronika Koller y Elena Semino, de la Universidad de Lancaster, dicen que desde el comienzo de la crisis mundial de Covid-19, los políticos y comentaristas han recurrido a metáforas de guerra para describir el virus, su impacto y las medidas tomadas en respuesta. Como lingüistas que han trabajado en comunicación sanitaria, son conscientes de que las metáforas son formas de ver una cosa en términos de otra, y que ninguna metáfora puede capturar la complejidad total de una afección, y mucho menos una pandemia.

«Pero algunas características de la metáfora de la guerra en realidad pueden tener efectos adversos, ya que conducen a la ansiedad o, de hecho, a la agresión hacia las personas que pueden ser consideradas culpables de causar o propagar el virus», alertan. «Sabemos por la literatura sobre comunicación de salud pública que las metáforas de guerra están mal equipadas para hacer que las personas se abstengan de sus comportamientos habituales. Esto es particularmente relevante en la crisis de Covid-19, donde se requiere que poblaciones enteras permanezcan pasivamente en casa».

Koller explicó: «Por todas estas razones, nos hemos interesado en alternativas a las metáforas de guerra que escuchamos a diario. Estamos particularmente interesadas ​​en los aspectos de la pandemia de Covid-19 que son relevantes para la gente común».

Unos ejemplos de metáforas alternativas a las bélicas:

  • Un virólogo de Italia, Roberto Burioni, comparó la contención del virus con un juego de fútbol en el que un lado perdió 0-3 y se igualó a 3-3, pero aún no ha evitado la derrota, no importa ganar el juego.
  • Una idea similar fue expresada por un periodista de Alemania, Alexander Kekulé, quien comparó la propagación del virus con un camión cisterna que no se detiene en el momento en que se apaga el motor.
  • Y más recientemente, Stephen Powis, el director médico nacional del NHS en Inglaterra, habló sobre ‘brotes verdes’ para decirle al país que las medidas de autoaislamiento estaban mostrando algunos primeros efectos.
Más en AntropoUrbana:  No seamos santurrones respecto a las lenguas en extinción

«Lo que tienen en común estas tres metáforas (juego de fútbol, ​​camión cisterna y brotes verdes) es que expresan un optimismo cauteloso e infunden algo de esperanza, al tiempo que dejan en claro que la gente todavía tiene que cumplir con las medidas de contención», agregó Koller.

Bajo el hashtag #ReframeCovid, lingüistas de diferentes países están recopilando y discutiendo varias alternativas en Twitter y ya se están viendo puntos en común entre los idiomas.

Por ejemplo, el virus y la cantidad de infecciones que causa a menudo se consideran un desastre natural, ya sea un tsunami, una ola o una tormenta. La sensación de un desastre inminente también fue expresada por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien cita a un pronosticador diciendo que la crisis de salud pública solía ser un tren de carga que venía hacia ellos, pero ahora es un tren bala.

¿Y qué hay de explicar la pandemia a los niños?

  • Un psicoterapeuta italiano, Alberto Pellai, sugirió que se debería decir a los niños que hay un gran ejército de adultos luchando contra un enemigo pequeño e invisible, una metáfora que puede no ser tan tranquilizadora como se esperaba.
  • Un comentarista del Reino Unido, Neil Crowther, se basó en una película para niños para sugerir que la mensajería pública podría «presentarnos a todos como una ‘Reina Elsa’ potencial de Frozen de Disney, sin darnos cuenta de nuestro poder recién adquirido para causar daño al tocar cosas y entre nosotros».

«La investigación sugiere que diferentes metáforas se adaptan a diferentes propósitos, circunstancias y audiencias», agregó Semino. «Por lo tanto, no es aconsejable confiar en una sola metáfora, especialmente para algo tan crítico como una pandemia global. Este es un momento en el que se requiere sensibilidad y creatividad para desarrollar una variedad de metáforas que puedan atraer a la mayor variedad de personas y circunstancias».

Más en AntropoUrbana:  Pureza y peligro y lávate bien las manos

Materiales: News Medical

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías