Un poco de lío

-

por KATHRYN A. MARINER y MIGUEL A. CARDONA

Kate y Mig son creadores. Kate es antropóloga. Hace libros, bromas y conexiones. Mig es diseñador. Realiza gráficos e interacciones y animaciones. Ambos hacen fotografías y desayunos y un buen lío. Estuvieron haciendo una serie de revistas como parte de la investigación etnográfica de Kate sobre la raza y la creación de lugares en Rochester, Nueva York. Tanto la revista como la investigación son «Terreno fértil».

El zine terminado mide 3.5 por 4.5 pulgadas, con cuarenta páginas interiores blancas brillantes impresas profesionalmente (diseñadas por Mig) y cubiertas de cartulina impresas en tipografía (tipografía hecha a mano por Kate). Cada fanzine está cuidadosamente doblado (por Kate y un elenco rotativo de amigos y voluntarios) y encuadernado a mano (por Kate) con hilo de bordar rojo para simbolizar los efectos perdurables de las líneas rojas en el panorama físico y social actual de Rochester. La forma refleja el contenido; es el contenido. Las revistas también contienen fotografías (tomadas por Kate) e ilustraciones (dibujadas por Mig). Por diseño, deben consumirse materialmente, no digitalmente, en las manos de uno, y Kate y Mig los regalan. El fanzine es un regalo. Efímero. Diseñado para ser compartido y distribuido, pero también guardado y archivado. Un artefacto precioso. Edición inalienable y limitada, «auto»-publicada y no revisada-«por pares», en el sentido tradicional. Cada fanzine tiene una sensación, un peso, un olor.

El proceso de curar, diseñar, organizar, doblar, cortar, coser y recortar ayuda a Kate a pensar en el antropólogo como creador y el fanzine como parte integral del proceso de investigación, en la etnografía como una forma de artesanía. No es simplemente un artefacto de «hallazgos», sino un modo co-creado de refinamiento de preguntas (simplemente visitando), análisis (haiku) y divulgación (análogo de acceso abierto). Representa el arte como diseño, el arte como teoría y método. Elizabeth Chin (2020, 1) señala que su propia práctica de coser banderas de vudú es «un material rico y una forma metafórica de explorar la etnografía y la producción de conocimiento etnográfico». Ella observa el poder terapéutico de hacer: «Es un ejercicio de coser a través de la locura, defenderse del miedo existencial de enfrentar las implicaciones de todo de lo que nuestra especie de mierda es responsable, y continuar trabajando para crear belleza a pesar de todo» (Chin 2020 , 5). El arte es un mecanismo de afrontamiento. Un pliegue nítido, una hoja que cruje a través de una firma, una aguja a través del lomo, todo apretado sin rasgarse. Sostener un fanzine terminado, limpio y recién recortado en las manos se siente realmente bien. Dar ese fanzine a un amigo o a un extraño se siente aún mejor.

Más en AntropoUrbana:  Mujeres en guerra

El proceso comienza para Mig con el establecimiento de una cuadrícula confiable para dividir el espacio impreso. Define márgenes, canaletas y columnas apropiadas para las proporciones físicas del fanzine. Se adhiere a un ritmo vertical para guiar los límites y líneas de base de objetos ilustrativos, artefactos fotográficos y formas tipográficas. Mig colabora con Kate en un estudio de diseño virtual mientras él construye, tratando de comunicar las palabras, ideas, fotos, comentarios e intenciones de Kate, expresando sus ideas con golpes de teclado afirmativos y toques del mouse. Mig calcula la coherencia visual, selecciona la escala, equilibra el contraste y crea la composición. Cultiva áreas de descanso para los ojos, considerando la legibilidad y el contraste. La intención de Mig es hacer que todo se sienta palpablemente simple. El diseñador John Maeda afirma que «la simplicidad consiste en restar lo obvio y agregar lo significativo». Los diseños e ilustraciones de Mig son sustractivos; no se rinde más de lo necesario para transmitir sus conceptos, los de Kate y sus colaboradores. Las imágenes están ahí para enfatizar y dar importancia a las ideas, para agregar significado, para coexistir y elevar el arte.

Los fanzines son una forma de reimaginar, rearticular, reinscribir la praxis etnográfica y el diseño colaborativo. Su desarrollo refleja el desarrollo del proceso de investigación. El Volumen Uno, “Simplemente visitando” (2019), fue una curiosa introducción al lugar y la práctica de hacer preguntas. Su característica principal fue una serie de consultas que surgieron orgánicamente en las conversaciones preliminares de Kate con los habitantes de Rochester. Convirtió un conjunto de conversaciones, un conjunto de consultas, en una cosa. La curiosa práctica de visitar implica estar en sintonía con las preguntas importantes para los colaboradores (Haraway 2016). Junto a estas preguntas en “Simplemente visitando”, hay mapas y fotografías, así como ilustraciones originales creadas por Mig, porque las palabras por sí solas no son suficientes. ¿Y porque a quién no le encanta mirar fotos? Un dibujo de un corazón anatómico con hojas y raíces en blanco y negro con dos grosores de línea.

Más en AntropoUrbana:  Un estado mental

El volumen dos («Tiempo de barbecho»), que se realizó en 2020, mientras Kate y Mig estaban encerrados juntos, y Kate estaba más o menos aislada de su investigación etnográfica, trata sobre lo que sucede cuando un trabajador de campo no hace trabajo de campo. También se trata del potencial de los tiempos tranquilos y los espacios «vacíos» para el surgimiento y la creatividad. En este período oscuro y en barbecho, Kate comenzó a hacer haikus con las cosas que le decían sus colaboradores, y Mig comenzó a hacer ilustraciones para transmitir el peso del aislamiento y la alegría del crecimiento.

    quiero ser un árbol frutal

    ese lugar donde la gente se ve a sí misma

    en el patio trasero de alguien

Este poema, que aparece en «Tiempo de barbecho», no es un haiku. Se suponía que debía serlo, pero Kate cometió un error al organizar frases de sus colaboradores en ingredientes de haiku, y la primera línea tiene siete sílabas en lugar de cinco (a veces los creadores cometen errores). Así es como sabes que lo hizo un humano y no una máquina. Eso era lo que Kate se recordaba a sí misma cuando estaba aprendiendo a imprimir tipografía por primera vez. Ese interletraje loco, esa «f» al revés, esas tres líneas que de alguna manera flotaron a la izquierda del centro, todas esas son pistas de que uno o más seres humanos participaron en la creación. A veces, los errores que cometemos son más ingeniosos que el diseño original.


Caja de juguetes / kit de herramientas colaborativas de Kate y Mig:

    Hilo de bordar rojo 100% algodón (D.M.C.817)

Más en AntropoUrbana:  Soy antropólogo, ¿voy a morirme de hambre?

    Tipo de metal, varios tamaños.

    Encuentros etnográficos

    Figma, Adobe Photoshop y Adobe InDesign

    NVivo

    Una imprenta Vandercook

    Un cortador de papel que puede quitar el lomo de una guía telefónica, adquirido de Craigslist

    Cámaras digitales sin espejo

    Un escuadrón de ayudantes para imprimir y plegar

    Un pequeño bloque gastado de cera de abejas

    Un punzón, una aguja y unas tijeras afiladas.

    Una regla y una estera de corte.

    Una carpeta de huesos

    Un tablero de puntuación

    Manos ágiles, ojos descansados ​​y corazones abiertos

    El logotipo de la ciudad de Rochester, usado con permiso.

    Invitación

    Conversación

    Inspiración

    Repetición

Utiliza estas herramientas/juguetes y haz movimientos. Haz cambio. Haz arte. Haz el amor. Haz galletas. Toma decisiones. Haz olas. Haz la cama. Haz amigos. Haz caras. Haz las paces. Haz un lío. Comete errores. Ten parientes. Hazte tiempo. Cree. Haz ruido. Haz espacio. Arma un escándalo.

Referencias

Chin, Elizabeth. 2020. “Needlework.” Feminist Anthropology 1, no. 1: 1–7.

Haraway, Donna J. 2016. Staying with the Trouble: Making Kin in the Chthulucene. Durham, N.C.: Duke University Press.

Fuente: SCA/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías