Los huesos de los muertos

-

por ROBIN C. REINEKE – Universidad de Arizona

Mientras la antropóloga forense usaba un bisturí para quitar el cartílago cariado de la sínfisis púbica de una mujer no identificada, le habló suavemente a los huesos: «Está bien, chica. Lo sé, lo sé. Aquí vamos». Trabajó sobre el fregadero, el grifo abierto, el agua enjuagando la sangre, los trozos de cartílago y las pupas de gusanos. La mujer fallecida era joven. Las epífisis no se habían fusionado, por lo que había pequeños fragmentos de hueso incrustados en el cartílago. La antropóloga luchó por sacarlos, expresando disgusto y cuidado al mismo tiempo: «Puaj. Esto es asqueroso. ¡Tendré que sentarme! Simplemente no pienses en esto». Y luego: «Lo siento, cariño».

Aunque estaba acostumbrada a examinar los restos descompuestos de quienes fallecieron al cruzar la frontera, esta antropóloga no normalizó la experiencia. Mantiene un enfoque basado en el cuidado, tanto para el fallecido como para ella misma. Es una de los tres antropólogos forenses de la Oficina del Médico Forense del Condado de Pima en Tucson, Arizona; parte de un equipo que examina un promedio de 154 casos por año de personas indocumentadas que cruzan la frontera desde el año 2000 (Martínez et al. 2021).

Las muertes fronterizas en esta escala se volvieron normales en Arizona (De Leon 2015; Jusionyte 2018). Las políticas que llevaron a los migrantes a la muerte en el desierto no son nuevas ni partidistas. El consenso en Washington para aceptar cientos de muertes en la frontera cada año se alcanzó a fines de la década de 1990. En 1994, el jefe de Inmigración y Naturalización de Clinton firmó un plan estratégico que detallaba una nueva estrategia de aplicación basada en la prevención mediante la disuasión. La estrategia se basó en el potencial letal de los desiertos del suroeste de Estados Unidos, que se emplearon para infligir daño a quienes cruzaban fuera de un puesto de control. Los autores del plan, incluidos los expertos en planificación del Centro para Conflictos de Baja Intensidad del Departamento de Defensa, describieron el «calor abrasador» de los desiertos del sur en términos tácticos: «Los que ingresan ilegalmente y cruzan extensiones remotas y deshabitadas de tierra y mar a lo largo de la frontera se encuentran en peligro de muerte” (Servicio de Inmigración y Naturalización 1994, 2). Estas «extensiones deshabitadas» (de hecho, hogar de miles de residentes fronterizos, incluidas grandes poblaciones de nativos americanos) se utilizaron luego como una «barrera natural», mientras que las porciones más pobladas de la frontera experimentaron una afluencia de presencia de la Patrulla Fronteriza. Esta aplicación segmentada se implementó por primera vez en California en 1994. Las muertes aumentaron en ese estado de manera inmediata y severa, con un aumento del 509 por ciento entre 1994 y 2000 (Cornelius 2001). A pesar de esta evidencia inicial de que la estrategia era mortal, la Patrulla Fronteriza siguió adelante con la implementación en Arizona en 1999. Al igual que en California, las muertes de migrantes en Arizona aumentaron rápidamente.

Más en AntropoUrbana:  Viajes fuera de programa

Si bien la tasa anual de recuperación se mantuvo relativamente estable a lo largo de cuatro administraciones presidenciales de Estados Unidos, el aumento en 2020 fue preocupante y podría explicarse por varias políticas de la administración Trump. Una es la «medición», mediante la cual Aduanas y Protección Fronteriza limitaron el número de personas que podían solicitar asilo en los puertos de entrada legales. Otro son los Protocolos de Protección al Migrante (MPP), que obligaron a los solicitantes de asilo a esperar indefinidamente en las ciudades fronterizas mexicanas antes de poder asistir a las audiencias de los tribunales de inmigración en los Estados Unidos. Un factor final podría haber sido el Título 42 relacionado con la pandemia de la administración Trump (continuado por la administración Biden), que permitió a los agentes de la Patrulla Fronteriza expulsar rápidamente a cientos de miles de migrantes a México. Cada una de estas políticas ha llevado a la desesperación entre los que esperan en el norte de México, y algunos probablemente eligen cruzar el desierto y algunos de ellos mueren en el proceso.

Si bien las políticas de inmigración de la administración Trump fueron particularmente crueles y se promovieron con un lenguaje abiertamente racista, el pecado original que llevó a la pérdida masiva de vidas en las zonas fronterizas fue la normalización de tales muertes a partir de la década de 1990. Esta normalización ha sido bipartidista. Tanto los demócratas como los republicanos se negaron sistemáticamente a abordar la pérdida de vidas en las zonas fronterizas, en lugar de promover una legislación que militariza aún más la frontera y contribuye a la muerte. Además de aceptar miles de muertes en el desierto cada año, los legisladores también aceptaron, mucho antes de Trump, miles de desapariciones, la destrucción de sitios indígenas sagrados, la destrucción del hábitat de especies protegidas, la inundación de hogares locales y la exención de cientos de leyes locales, estatales y nacionales.

Más en AntropoUrbana:  La muerte como algo que hacemos

Durante este tiempo, la idea de que la frontera debería ser un muro se volvió sacrosanta y se fusionó con el nacionalismo (Besteman 2019). Para muchos, no cabe duda de que se necesita más seguridad fronteriza y que la Patrulla Fronteriza necesita más fondos. Estados Unidos gasta ahora más de 25 mil millones de dólares en control fronterizo y de inmigración, en comparación con solo 1,5 mil millones en 1994 (Miller 2021). La dependencia de la economía estadounidense de la mano de obra de América Latina sigue sin abordarse, al igual que el impacto a largo plazo de la política exterior estadounidense en la región (Green 2011). Como resultado, los migrantes continúan llegando al norte y continúan muriendo en el camino, en México y en los desiertos de las zonas fronterizas de Estados Unidos. Sin una reforma migratoria integral que incluya un aumento de las cuotas para los trabajadores inmigrantes de América Latina (Ngai 2018), y una militarización fronteriza que disminuya drásticamente, un regreso a la «normalidad» anterior a Trump solo será una continuación de la letal violencia estatal racializada en las zonas fronterizas.

Mientras tanto, las familias continuarán buscando a los desaparecidos, los voluntarios continuarán encontrando los huesos de los muertos y sacarán agua para los vivos, y los expertos forenses continuarán siendo «conserjes del gobierno de Estados Unidos”.

A pesar de que estas muertes se han vuelto regulares, sus certificados de defunción nos recuerdan que son “muertes no naturales”, y las palabras y acciones de quienes cuidan a los muertos nos recuerdan que esto no es normal.

Referencias

Besteman, Catherine. 2019. “Militarized Global Apartheid.” Current Anthropology 60, no. S19: S26–38.

Más en AntropoUrbana:  Danzas circulares en el foso del death metal

Cornelius, Wayne A. 2001. “Death at the Border: Efficacy and Unintended Consequences of US Immigration Control Policy.” Population and Development Review 27, no. 4: 661–85.

De Leon, Jason. 2015. The Land of Open Graves: Living and Dying on the Migrant Trail. Oakland: University of California Press.

Green, Linda. 2011. “The Nobodies: Neoliberalism, Violence, and Migration.” Medical Anthropology 30, no. 4: 366–85.

Immigration and Naturalization Service (INS). 1994. “Border Patrol Strategic Plan 1994 and Beyond: National Strategy.” U.S. Border Patrol.

Jusionyte, Ieva. 2018. Threshold: Emergency Responders on the US-Mexico Border. Oakland: University of California Press.

Martinez, Daniel E., Robin C. Reineke, Geoffrey A. Boyce, Samuel N. Chambers, Sarah Launius, Bruce E. Anderson, Gregory L. Hess, et al. 2021. “Migrant Deaths in Southern Arizona: Recovered Undocumented Border Crosser Remains Investigated by the Pima County Office of the Medical Examiner, 1990–2020.” Tucson: Binational Migration Institute, University of Arizona.

Miller, Todd. 2021. “A Lucrative Border-Industrial Complex Keeps the US Border in Constant ‘Crisis.’” Guardian (UK), April 19.

Ngai, Mae. 2018. “Immigration’s Border-Enforcement Myth.” New York Times, January 28.

Fuente: SCA/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías