Poder y riesgo en la medicina a distancia

-

Ilustraciones: Carolina Arriada para Antropología Urbana.

por MAR HICKS – Universidad de Virginia

The Distance Cure: A History of Teletherapy, de Hanna Zeavin, y The Doctor Who Wasn’t There: Technology, History, and the Limits of Telehealth, de Jeremy A. Greene, son historias de la tecnología y la medicina que cuestionan la centralidad del experto como factor decisivo en el éxito o fracaso de las tecnologías médicas. En el libro de Zeavin, la experiencia del psicólogo se ve erosionada en gran medida por formas accesibles y amateurs de asesoramiento e intervención de salud mental por teléfono, como líneas telefónicas de crisis de suicidio y salud mental atendidas por voluntarios, e incluso formas programáticas e informatizadas de “terapia” por teléfono, texto o enlace de terminal.

En el libro de Greene, generaciones de internistas, en su mayoría blancos, hombres y de clase media, adoptaron, desarrollaron y ridiculizaron alternativamente tecnologías que repetidamente prometían “revolucionar” su oficio (y repetidamente no lo lograron). La narrativa de Greene traza múltiples formas de tecnologías de telecomunicaciones del siglo XX y los instrumentos médicos construidos alrededor y con ellas, mostrando en última instancia una historia cíclica donde cada iteración de herramientas médicas basadas en tecnologías de comunicación tuvo un comienzo prometedor y luego un declive precipitado, o uno largo y agotador, después de las consecuencias no deseadas que acompañaron su integración en la medicina estadounidense.

En el trabajo de Greene, gran parte de la falta de éxito de las tecnologías en cuestión se debe a la oposición de los expertos, y las tecnologías exitosas que se generalizan notablemente contorsionan tanto a los profesionales médicos como a los pacientes en un nuevo marco de atención con expectativas diferentes. Como resultado, la historia de Greene es, en algunos aspectos, la otra cara de la de Zeavin. Los médicos de la historia de Greene prevalecen en gran medida a la hora de oponerse a las tecnologías médicas basadas en la comunicación que, en su opinión, erosionarán su campo, la experiencia del paciente o, lo que es más crítico, sus pretensiones de experiencia profesional. Sin embargo, en la historia de la teleterapia de Zeavin, los expertos están en gran medida ausentes de la tecnología, continuamente excluidos o ignorados por aficionados con dispositivos de telecomunicaciones que “se encuentran con las personas donde están” cuando están en crisis o incluso cuando necesitan ayuda de rutina para su salud mental.

Más en AntropoUrbana:  La navaja suiza de 65.000 años

La yuxtaposición de estos dos libros crea una fascinante historia especulativa de la experiencia médica y su interacción con el cambio tecnológico, específicamente en forma de herramientas médicas habilitadas por las telecomunicaciones. El libro de Zeavin centra la tecnología para explicar cómo los profesionales médicos no lograron satisfacer adecuadamente las demandas de los muchos pacientes y pacientes potenciales que necesitaban una ayuda de salud mental costosa o inaccesible. Al analizar la apoteosis del modelo de teleterapeuta programático aficionado, Zeavin destaca los programas informáticos del siglo XX (ELIZA y otros) que permitían a los “pacientes” hablar con un “terapeuta informatizado” cuyo objetivo era “permitir programas informáticos y, finalmente, Internet, que realizaron terapias sin supervisión de expertos restando aún más al terapeuta de la escena terapéutica”. Zeavin también describe a un médico que, abrumado por los casos, creó un “Programa de Aprendizaje Terapéutico” con la ayuda de una computadora en la década de 1980, para intentar sistematizar y rutinarizar la atención psicológica que podría brindarse en entornos grupales. En muchos sentidos, este intento de sistematización y clasificación de quejas y preocupaciones similares de las personas está en el centro de todas las formas de atención médica, pero, por otro lado, también muestra lo que temían los médicos que rechazaban la tecnología (en la historia de Greene) cuando se burlaron de la “medicina despiadada de la cadena de montaje” que podría llegar a materializarse con la informatización de algunas de las herramientas de su oficio. Si bien el libro de Greene centra con simpatía el punto de vista de los profesionales médicos que alternativamente adoptaron y lucharon contra tecnologías cambiantes destinadas a democratizar la medicina y revolucionar su campo, señala, no obstante, cómo su inversión en las estructuras inequitativas de la medicina estadounidense los convirtió en una parte importante del problema de cualquiera de las tecnologías fallidas en discusión.

Paradójicamente, la historia de Zeavin, que descentra al experto y defiende las formas amateur e incluso automatizadas de terapia a distancia como significativas y apropiadas en muchas situaciones, es la historia que, al dejar la silla del experto médico prácticamente desocupada, crea un vacío que parece que sólo puede cubrirse con experiencia médica, en lugar de más tecnología. Mientras tanto, la historia de Greene, cuyo título alude a “el médico que no estuvo allí”, centra en mucho mayor medida a los expertos médicos y muestra cómo su enredo en sistemas supremacistas blancos (desde hospitales segregados hasta experimentos racistas con poblaciones negras e indígenas) ayudó a retrasar tecnologías que podrían haber producido resultados más equitativos y disminuyó la brecha en la atención entre las poblaciones marginadas y los pacientes blancos, de clase media, relativamente ricos y que se encontraban a poca distancia en automóvil de las principales ciudades.

Más en AntropoUrbana:  La vida no es una computadora (no puedes simplemente hackearla)

Tomando una página figurativa de la historia de Zeavin, Greene relata que la “aniquilación del espacio” que prometió el teléfono no fue una aniquilación de la cultura, ni de la clase, la raza, el género o cualquiera de las categorías que hoy todavía limitan el acceso de las personas a una atención sanitaria moderna y de alta calidad o, en ocasiones, impiden que se les preste atención alguna. Esto se debe a que, como lo expresa concisamente Zeavin, el teléfono, el módem por cable o el mensaje de texto no son simplemente un medio de transmisión sino un compañero no humano en el encuentro terapéutico: “La pareja terapeuta-paciente, reconcebida como una tríada, proporciona un sitio único para examinar estas preocupaciones actuales sobre lo que los medios añaden a las relaciones humanas y lo que restan”. Como concluye Green, “el medio de atención no es neutral”, y el “paciente blanco estándar de clase media que con demasiada frecuencia era el supuesto usuario de tecnología médica” figura en la historia de la medicina como un factor clave que limita el potencial transformador de estas tecnologías supuestamente “revolucionarias”.

Las historias de estos dos libros también transmiten poderosamente cómo las elecciones historiográficas moldean nuestra comprensión de “lo que sucedió” en el caso de la tecnología médica. Zeavin relata la dificultad de encontrar archivos para escribir su libro, un libro que trata esencialmente sobre las relaciones efímeras y mediadas tecnológicamente entre personas que buscan apoyo para la salud mental. «Puede ser que el trabajo más preocupante que hice en este proyecto fue revisar los registros de llamadas de una línea directa de suicidio en la que estaban claramente escritos los nombres, direcciones y números de teléfono de quienes contemplaban el suicidio y se sometían a otros tipos de evaluación de crisis», relata Zeavin. “Dudo mucho que cualquiera que llamara a una línea directa de suicidio en la década de 1970 pensara que al dar su información a un consejero, terminaría en un archivo que sería accesible públicamente durante su vida, si es que alguna vez lo hizo”. La narrativa de Greene sobre las recurrentes “promesas exageradas de ingeniería social utópica” coexiste con una discusión sobre la vigilancia no deseada e injustificada como efecto secundario de una mayor conectividad tecnológica.

Más en AntropoUrbana:  La privacidad como objeto etnográfico

Como resultado, estas historias son aún más relevantes para las preocupaciones y debates contemporáneos sobre el papel de la tecnología en la medicina. Particularmente en un panorama post-Dobbs donde muchas personas temen, con razón, que su autonomía corporal pueda verse comprometida por tecnologías que registran o reportan información sobre ellos, y pueden vivir en estados con poco o ningún acceso a ciertos tipos de atención médica, las lecciones de las historias de Zeavin y Greene son notablemente similares: las tecnologías que prometen transformación nunca igualarán el poder de los modelos de atención comunitaria que pueden atender a los pacientes donde estén, y las tecnologías que pueden ayudar en esta búsqueda a menudo serán rechazadas por aquellos en el poder que ven esta transformación de la atención como una erosión inaceptable de su privilegio de determinar cómo debería ser la medicina.

Fuente: Somatosphere/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías