Centros y periferias en la ciudad fragmentada

-

por MARIA ENCARNAÇÃO BELTRÃO SPOSITO – Universidad Estatal Paulista

Estamos tan acostumbrados a la idea de que nuestras ciudades están estructuradas según una lógica centro-periferia que es probable que muchos de nosotros no nos hayamos detenido a notar que los espacios urbanos en los que vivimos han ido sufriendo cambios profundos, que están en marcha desde hace algunas décadas.

Cuando decimos centro, enseguida evocamos imágenes urbanas de zonas con mayor concentración comercial y de servicios, con importante presencia de equipamientos públicos y privados, con vida cultural, con mayor o menor prestigio social y político.

Cuando evocamos periferia, es probable que las imágenes sean diametralmente opuestas, ya que, al menos para América Latina, esta expresión se asocia a zonas residenciales en las que las condiciones de vida urbanas son precarias o insuficientes, en las que predomina la pobreza y, además, en las que se crean imaginarios asociados a la violencia o el crimen.

Estas asociaciones de valores y representaciones no están desconectadas de los hechos, ya sean del pasado o del presente. Sin embargo, son bastante homogeneizadoras y simplificadoras, porque las ciudades, desde las más pequeñas hasta las metropolitanas, son más complejas y están compuestas por un conjunto de fracciones de territorios que no pueden agruparse simplemente como centro y periferia: se trata de una ciudad fragmentaria, cuyo origen está vinculado al predominio de la lógica neoliberal que se opone a la idea del derecho a la ciudad.

La ciudad fragmentada

Para analizar estas transformaciones resultantes del paso de la ciudad centro-periférica a la ciudad fragmentaria, está en marcha la investigación “Fragmentación socioespacial y urbanización brasileña: escalas, vectores, ritmos y formas – Fragurb”, con el apoyo de la Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo (Fapesp).

La investigación analiza cinco dimensiones empíricas de este proceso de fragmentación socioespacial —vivir, trabajar, consumir, ocio y movilidad— en 10 áreas urbanas con diferentes formaciones socioespaciales: ocho ciudades de tamaño medio (Chapecó/SC, Dourados/MS, Ituiutaba/MG, Marabá/PA, Maringá/PR, Mossoró/RN, Presidente Prudente/SP y Ribeirão Preto/SP)  y dos distritos metropolitanos: Cidade Tiradentes en São Paulo y Pimentas en Guarulhos.

El estudio señala, en las últimas décadas, mayores inversiones inmobiliarias en tramos del anillo de expansión urbana, orientadas a la implementación de nuevas formas de hábitat (especialmente espacios residenciales cerrados) y nuevos espacios de consumo y ocio (principalmente centros comerciales), tanto dotados de sistemas de control y vigilancia que ya no son exclusivos de ellos.

Más en AntropoUrbana:  El mejor momento para plantar un árbol fue hace mil años

Estas inversiones cambiaron la lógica anterior, provocando un aumento de los precios y un aumento del prestigio social de fracciones de este territorio de expansión periférica, al mismo tiempo que provocaron una pérdida relativa de importancia del principal centro de la ciudad, a través de la promoción de nuevas áreas de concentración comercial y de servicios, componiendo nuevas centralidades.

Si estas tendencias son notables, es necesario estudiarlas, como lo vienen haciendo muchos investigadores, desde diferentes puntos de vista, que representan muchos más prismas a través de los cuales es posible mirar un determinado proceso, dando más énfasis a un aspecto que a otros, salvo desacuerdos respecto de los hechos o procesos que los originan e impulsan.

De una manera u otra, mirando a través de un telescopio o a través de lentes, cambiando escalas o vectores, privilegiando formas o procesos, la urbanización contemporánea puede sintetizarse mediante la superposición de la lógica centro-periférica con la fragmentaria, generando contradicciones, combinaciones y tensiones de diversa naturaleza, que se expresan de forma única en cada espacio urbano, aunque los intereses que los presiden sean, en general, los mismos.

División social y económica del espacio

El proceso de fragmentación socioespacial también tiene su división social y económica del espacio, es evidente, al fin y al cabo estamos ante ciudades bajo el capitalismo. La diferencia surgiría del hecho de que, ahora, algunas dinámicas más recientes han ocurrido, de manera similar, en varias ciudades, tanto en Brasil como en países con urbanización similar:

  • la separación socioespacial de estratos medios y de élite, al mismo tiempo que, en algunas situaciones, estratos sociales menos favorecidos se desplazan hacia áreas centrales y pericentrales;
  • el surgimiento de áreas comerciales y de servicios que sirven a las élites más directamente, a medida que se produce esta separación.

El resultado de estas tendencias es la composición de un mosaico de proximidad espacial entre diferentes clases sociales y distancia social entre ellas, que se expresa en muros y sistemas de control y vigilancia.

Más en AntropoUrbana:  Los límites imaginados

En Ribeirão Preto, por ejemplo, con aproximadamente 700 mil habitantes, estas tendencias han generado claramente el predominio del sector norte para los más pobres, donde se ubican las inversiones para viviendas populares del Programa Minha Casa Minha Vida (ver las zonas rosas) y del sur a los más ricos del sur (predominio de manchas sombreadas de azul), cuadrante donde Los centros comerciales más grandes de la ciudad (nótese las estrellas verdes) y condominios cerrados y subdivisiones horizontales.

En Mossoró, otra de las diez áreas urbanas estudiadas por la investigación FragUrb, este proceso se produce de manera diferente, ya que aparecen nuevos sectores de valorización, pero el centro principal sigue siendo muy importante para todos los habitantes de la ciudad.

En los dos distritos urbanos metropolitanos cubiertos por la investigación (Cidade Tiradentes en el municipio de São Paulo y Pimentas en el municipio de Guarulhos) una de las caras perversas de la fragmentación socioespacial, el estigma territorial, permanece y se redefine, aunque haya habido mejoras en las condiciones de vida urbanas en las últimas dos décadas.

El estigma territorial está asociado, según Loïc Wacquant, a la tendencia a demonizar determinadas zonas, asociadas a la pobreza y la violencia, atributos que se asocian a sus residentes, que ya no tienen plena aceptación en las ciudades en las que viven.

Por otro lado, las investigaciones han demostrado que los cambios en el proceso de producción y financiación de propiedades, dirigidos a diferentes estratos sociales, es sin duda uno de los motores del proceso de fragmentación socioespacial, dado que la lógica de titulización de los inmuebles residenciales de los activos inmobiliarios en Brasil unifican mercados y articulan escalas geográficas, abarcando en un mismo movimiento ciudades de diferente tamaño e importancia en la red urbana.

La titulización inmobiliaria es una de las dinámicas de la financiarización del sector y consiste en la transformación de bienes inmuebles en bienes muebles, es decir, títulos que se venden como si fueran acciones correspondientes a inmuebles, posibilitando la financiación anticipada concedida y su reproducción de la inversión realizada más rápidamente.

Más en AntropoUrbana:  Etnografía de la infección cotidiana

¿Qué futuro queremos para nuestras ciudades?

Desde la Antigüedad las ciudades han estado estructuradas por un elemento que articula las funciones y usos del espacio, que era el centro principal; crecieron absorbiendo y transformando el espacio adyacente a ellos, de forma más o menos intensa, generando arrabales o periferias. Aun así, mantuvieron la tendencia a estructurarse según una paulatina variación de condiciones y prestigio urbano que iba desde el centro hacia las zonas de más reciente expansión urbana.

Esta transición actual de la ciudad centro-periférica a la ciudad fragmentaria no es completa, ni la ciudad del presente borra la ciudad del pasado. Calles, avenidas y edificios no desaparecen del mapa; al fin y al cabo, se trata de inversiones públicas y privadas que duran décadas o siglos. Los usos del espacio, las formas de apropiación y las funciones económicas del pasado tampoco se eliminan completamente de la escena urbana, porque las acciones, intereses, prácticas y representaciones sobre ellos permanecen o cambian muy lentamente. La ciudad del presente contiene las ciudades del pasado.

¿Qué hay de nuevo entonces? El reconocimiento de que, en las últimas décadas, estaríamos atravesando un período de discontinuidades o rupturas, marcado por profundas transformaciones.

Lo que debería estar en juego, en el momento actual, es la reflexión sobre el futuro que queremos para nuestras ciudades. Es fundamental que el debate político sobre la tendencia a la separación socioespacial y la creación de fracturas urbanas efectivas se lleve a cabo en diferentes foros.

Los poderes públicos (Ejecutivo, Legislativo o Judicial) han tomado poca posición en la defensa de la preservación de los intereses de todos. Movimientos sociales y colectivos de distintos órdenes luchan por dar visibilidad al surgimiento de los problemas, pero aún no hay evidencias claras de que, en la agenda que comandará las próximas elecciones municipales, algunos de los aspectos resaltados en este texto sean el eje central, aunque estas transformaciones han venido generando más tensiones que soluciones a los problemas urbanos que enfrentamos.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Bahiana Pita

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías