La inteligencia artificial es mágica

-

por MATTHEW GWYNFRYN THOMAS  y DJUKE VELDHUIS

La inteligencia artificial puede realizar hazañas que parecen hechicería. La IA puede conducir automóviles y volar drones. Puede componer música original, escribir poesía que no es demasiado horrible y diseñar recetas que sí suenan horribles (pizza de arándanos y espinacas, ¿alguien quiere?).

La IA puede hacer algunas cosas mejor que los humanos: leer los labios, diagnosticar enfermedades como la neumonía y algunos tipos de cáncer, transcribir el habla y jugar Jeopardy!, Go, Texas Hold ‘em y una variedad de videojuegos. El software de IA puede incluso aprender a crear su propio software de IA.

Es casi pintoresco mencionar el famoso adagio del escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke: «Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia». Sin embargo, para la mayoría de las personas que no entienden las maquinaciones de la IA, estas tecnologías también pueden ser magia.

Queremos ir un paso más allá y argumentar que la inteligencia artificial no es simplemente indistinguible de la magia; en realidad invoca elementos de magia, antropológicamente hablando, y está impulsada por el pensamiento mágico.

Entonces, ¿qué es la magia?

La magia puede ser un concepto resbaladizo: arcano, oscuro y descartado con demasiada facilidad por aquellos que viven en sociedades supuestamente científicas e ilustradas. El difunto antropólogo Alfred Gell escribió que la magia “no ha desaparecido sino que se ha vuelto más diversa y difícil de identificar”.

Como explicó Gell, la magia infunde tanto la tecnología como el arte. Muchas personas asocian el término “tecnología” con innovaciones digitales como los teléfonos inteligentes e Internet. Pero las medicinas, los sistemas de almacenamiento de alimentos, las casas, la ropa, los instrumentos musicales, la imprenta, la escritura e incluso el lenguaje son todas tecnologías.

Para Gell, las tecnologías son formas de lograr resultados que de otro modo podrían resultar esquivos o inalcanzables. Un hacha es una tecnología para desmembrar animales, talar árboles para construir un refugio o abrir un camino, o atacar y defender. Una flauta es un “arma psicológica” cuyo propósito es encantar y jugar con nuestras emociones, combinando así tecnología, arte y magia.

Más en AntropoUrbana:  Dejando La Paz

La IA no es una «tecnología avanzada» de la misma manera que la fisión nuclear, la carne cultivada en laboratorio, los hyperloops o cualquier otra cosa al borde de la posibilidad. Es poco más que un denso matorral de matemáticas, calculado rápidamente. Entonces, ¿cómo pueden las matemáticas ser mágicas?

En antropología, la magia tiende a involucrar dos elementos:  1) Manipular símbolos (a través de encantamientos, música, dibujos, escritura y expresiones, por ejemplo) para provocar algún cambio físico en el mundo. 2) Obtener algún producto o resultado ideal sin ningún costo o esfuerzo.

Las matemáticas y la inteligencia artificial también manipulan símbolos (números, letras y códigos de computadora) para generar cambios. En la inteligencia artificial, se toma una cosa (un conjunto de entradas, como las estadísticas delictivas), se manipulan esos símbolos de formas oscuras y ofuscatorias y se transforman en otra cosa (un resultado, como una guía sobre dónde desplegar las fuerzas policiales y qué grupos de personas a los que apuntar).

Recientemente, hemos comenzado a acumular innumerables ejemplos de cómo la manipulación digital de símbolos altera el comportamiento, los sentimientos y las experiencias de las personas.

Usando «vigilancia predictiva», las fuerzas del orden y los investigadores ingresan grandes datos en una computadora y un algoritmo predice quién tiene más probabilidades de cometer un delito. Esto afecta a las personas que son objeto de arresto e intervención por parte del a policía, y tiene consecuencias reales, especialmente para quienes ya están marginados. Los algoritmos también están influyendo en la forma en que los jueces dictan sentencias.

Una manipulación mágica similar de los símbolos se puede encontrar en la brujería y la adivinación. En el centro-norte de África, los hechiceros zande tradicionalmente alimentaban a un pollo con extractos vegetales venenosos (un tipo de insumo extremo). Luego determinaban las respuestas a las cuestiones de justicia a través de un resultado igualmente extremo: la supervivencia o la muerte del ave. Este método, ampliamente practicado antes del período colonial, ayudó a los jefes y jueces zande a dictar sentencias.

Más en AntropoUrbana:  La tecnología más sostenible del mundo

Los practicantes de la magia popular utilizaron efigies y muñecos en un intento de cambiar la vida de las personas a distancia. Las empresas tecnológicas utilizan códigos informáticos para cambiar la vida de las personas en todo el mundo. Por ejemplo, Facebook creó una herramienta que usa inteligencia artificial para mapear áreas afectadas por desastres, dirigiendo a los socorristas a caminos ocultos para que puedan entregar ayuda. Y el uso de la tecnología de reconocimiento facial por parte de Uber está afectando la capacidad de las personas transgénero para ganarse la vida.

En algunas culturas, los oráculos lanzan conchas de cauri, frotan tablas, clavan ramas en montículos de termitas o escudriñan en bolas de cristal y superficies reflectantes para adivinar la verdad y tomar decisiones. En la atención médica moderna, las redes neuronales computarizadas pueden diagnosticar automáticamente condiciones comunes, lo que ayuda a los médicos a tomar decisiones que cambian e incluso salvan la vida de las personas.

La antropóloga M.C. Elish y la investigadora de tecnología danah boyd argumentan que cualquier equiparación simplista de la IA con la magia corre el riesgo de disminuir la gran cantidad de trabajo, conocimiento y recursos físicos necesarios en la producción de muchos sistemas de IA. Sin embargo, aunque la magia puede ser sobre la producción sin costo ni esfuerzo, también se trata de ideales y de cómo nosotros, como humanos defectuosos y limitados, podemos alcanzar estos ideales. Para comprender mejor cómo se aplica esto a la inteligencia artificial, podemos establecer vínculos con otro esfuerzo “mágico”: el arte.

El arte, apreciado en muchas sociedades posteriores a la Ilustración, es casi inefable: un reino separado y trascendente de originalidad, creatividad e inspiración elevado a un estado casi religioso. Como dijo el escritor de cómics (y mago) Alan Moore: “Lanzar un hechizo es simplemente deletrear, manipular palabras, cambiar la conciencia de las personas, y es por eso que creo que un artista o escritor es lo más parecido a un chamán en el mundo contemporáneo.”

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué significa ser una persona?

Pero en sociedades sin la institución segregada y elevada de las “bellas artes”, el arte es una actividad técnica que requiere no solo conocimiento, habilidad y trabajo, sino también virtuosismo mecánico.

Por ejemplo, la gente de las Islas Trobriand en Papua Nueva Guinea talla patrones magníficos y feroces en las tablas de proa de sus canoas que están diseñados para intimidar y abrumar a todos los que ven acercarse a los barcos. La magia, el encantamiento, la manipulación psicológica, proviene no solo del objeto en sí, sino también de la destreza técnica requerida para fabricarlo.

De manera similar, el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial requiere habilidad técnica y también algo de arte. Los ingenieros deben ver patrones en información compleja, visualizar la arquitectura de un sistema de IA, elegir qué datos son relevantes, especificar los modelos estadísticos y resolver problemas de manera creativa. No es de extrañar que las tribus de ingenieros de Silicon Valley estén microdosificando alucinógenos para nutrir y promover el libre flujo de ideas y conocimientos creativos.

Es esta creatividad, o, como dice Gell, el «papel de las ideas ‘mágicas'», lo que hace que la tecnología cambie constantemente. “Las innovaciones técnicas ocurren”, escribió, “no como resultado de los intentos de suplir las necesidades, sino en el curso de los intentos de realizar proezas técnicas hasta ahora consideradas ‘mágicas’”.

El último ejemplo es un concepto en IA llamado «la singularidad»: una computadora «despierta» y sobrehumanamente inteligente. Esta entidad potencial sería capaz de manipular símbolos para «pensar» y construir nuevos programas de IA que por sí mismos provocarían cambios en el mundo. Sería la inteligencia ideal, la última inteligencia que necesitamos crear, porque ya no requeriría nuestra habilidad, conocimiento o trabajo. Crear la singularidad sería, a todos los efectos, un esfuerzo mágico.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías