Primitivos costeros

-

por RYAN ANDERSON – Universidad Santa Clara

Uno de mis proyectos actuales es una mirada a las historias de la humanidad a lo largo del borde del mar. Gran parte de mi trabajo reciente ha versado sobre cuestiones costeras contemporáneas, pero también estoy interesado en la cuestión costera desde una perspectiva de más largo plazo. Por eso ha sido agradable trabajar últimamente con algunos de mis colegas en arqueología. Acabo de regresar de un breve viaje de investigación a la Región del Cabo de Baja California Sur para un proyecto de arqueología y antropología costera.

En cuanto a la cuestión costera a largo plazo, hoy en día es mucho más común (y aceptable) pensar en las costas y los litorales como dimensiones importantes de las primeras migraciones y dispersiones humanas. Pero ese no fue siempre el caso.

Los primeros antropólogos tendían a asumir que la dispersión global de la humanidad era algo terrestre (Erlandson y Braje 2015). Este tipo de pensamiento tendió a dominar hasta hace relativamente poco tiempo. El geógrafo estadounidense Carl Sauer fue una persona que sugirió lo contrario.

“La costa”, escribió Sauer, “ofrecía la mejor ruta de dispersión de un continente a otro” (Sauer 1962: 47). Aquí está su razonamiento: “La dispersión del hombre primitivo se produjo más fácilmente siguiendo la orilla del mar. Las costas que tenían delante presentaban alimentos y hábitats familiares. La vida en el mar y en la playa es la que menos depende del clima local. En la costa apenas había una barrera para la expansión del hombre primitivo a través de latitudes tropicales y subtropicales, y tampoco se vio muy afectado por los cambios seculares del clima y la biota del interior. Incluso cuando se alcanzó la zona de frío invernal, el suministro de alimentos se vio menos alterado o restringido estacionalmente que el de la tierra” [1962: 47].

Este es un precursor temprano del argumento que Jon Erlandson y otros han hecho con la hipótesis de la “autopista de las algas marinas” (por ejemplo, Erlandson et al. 2007). La idea básica aquí es que la costa proporcionó una ecología relativamente estable y un conjunto de condiciones que los humanos siguieron en las Américas. En los últimos veinte años, estas ideas se han vuelto mucho más aceptadas.

Más en AntropoUrbana:  Estamos en serios problemas

Entonces, Sauer estaba seguro de algo. Sin embargo, su argumento en ese artículo de 1962 también tenía algunos elementos bastante inestables. Supongo que esto es de esperarse: no podemos hacerlo todo bien. En una parte, argumenta que la vida junto al mar conduciría a una especie de utopía social: “Se podían elegir buenos lugares para vivir junto al mar, donde todo lo necesario estaba a mano y disponible durante todo el año. No había necesidad de trasladarse debido a la escasez o el agotamiento estacional. La vida sedentaria era posible, con ocio. Las familias podían agruparse en torno a un sitio atractivo para ayudarse mutuamente y comunicarse continuamente. La socialidad humana podía comenzar aquí por el interés común, no por el dominio de un líder agresivo. Se infiere una base pacífica de la sociedad humana más que una base de organización y ejercicio del poder” [46-47].

Este es el tipo de análisis simplista de la estructura social que Graeber y Wengrow critican con bastante eficacia en su reciente libro. No hay razón para suponer que la vida a lo largo de la orilla del mar (con recursos abundantes o no) resulte automáticamente en una sociedad menos jerárquica y más igualitaria. No. Una vez más, consulten a Graeber y Wengrow sobre este punto: tienen una buena comparación de California y la costa noroeste que habla directamente de este tipo de pensamiento problemático. En resumen: vivir junto al mar no resulta automáticamente en una base pacífica para la sociedad humana.

Desafortunadamente, Sauer no había terminado con algunas de las ideas torcidas. También mencionó al pueblo Pericú, pueblo indígena de la Región del Cabo en Baja California Sur. Surgieron durante su discusión sobre la costa como “hábitat óptimo”, lo cual creo que tiene cierto mérito, incluso si lo toma en direcciones no tan buenas. Habla de la ecología y los recursos “ricos y gratificantes” de la costa. Hasta ahora, todo bien. Esto es lo que escribió a continuación: “Los habitantes de la costa tenían así su atención dirigida a lo largo de la playa, de vuelta a la tierra, pero también hacia el mar. Por primitivas que sean las personas que viven en aguas cálidas o templadas, generalmente son excelentes nadadores y buceadores” [46].

Más en AntropoUrbana:  Arqueología del genocidio armenio

Hablar en términos de personas primitivas versus complejas era, en ese momento, algo bastante estándar. No estoy seguro de qué punto aporta esto al argumento, pero nuevamente, este tipo de cosas eran comunes en aquel entonces. Su punto aquí es que la costa tiene muchos recursos, la gente les prestaba atención y las personas que vivían en esos entornos tendían a ser adeptas al agua. Pero luego decidió, por alguna razón, redoblar todo el argumento “primitivo”, esta vez mencionando a los pueblos nativos de la península de Baja California y del continente mexicano: “Los nativos que vivían en las cercanías del Golfo de California se encontraban entre los habitantes más primitivos de América del Norte; incluían a los seri del continente y, en la península de la Baja California, a los pericu, guaicura y cochimi. Todos eran muy expertos en natación y buceo. Algunos llegaron a ser empleados por los españoles para bucear en busca de ostras perleras del Golfo (del género Pinctada), para lo cual se pesaban con piedras. Los pericú también podían pescar con arpón mientras buceaban. Grandes y profundos basureros de edad desconocida se extienden a lo largo del Golfo de California y contienen en cantidad numerosas conchas de especies que sólo podrían recuperarse mediante el buceo”.

Sauer no nos dice qué, ni qué métricas utiliza, pero explica que estas personas supuestamente se encontraban entre los habitantes más «primitivos» de América del Norte. ¿Quiere decir que eran menos inteligentes? ¿Se refiere a personas que utilizan determinadas tecnologías de subsistencia? ¿Qué significa siquiera decir que esos pueblos se encontraban entre los más primitivos de todo un continente? No lo explica, pero eso era normal en muchos de los análisis de la época de mediados de siglo. Lo que me resulta gracioso es que después de decirnos lo supuestamente primitivos que eran estas personas, Sauer menciona lo hábiles y conocedores que eran en sus entornos costeros. Eran primitivos, claro, pero los españoles estaban contentos de beneficiarse de ese conocimiento, experiencia y habilidad. Hay algo en qué pensar allí.

Más en AntropoUrbana:  Terramación

Referencias

Erlandson, J.M., Graham, M.H., Bourque, B.J., Corbett, D., Estes, J.A. and Steneck, R.S., 2007. The kelp highway hypothesis: marine ecology, the coastal migration theory, and the peopling of the Americas. The Journal of Island and Coastal Archaeology, 2(2), pp.161-174.

Sauer, C.O., 1962. Seashore-primitive home of man?. Proceedings of the American Philosophical Society, 106(1), pp.41-47.

Fuente: RBAanthro/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías