Tipología antropológica de nadadores desconsiderados

-

por KIRSTEN BELL – King’s College de Londres 

He sido una nadadora habitual durante la mayor parte de mi vida. Como adulta, pasé por períodos en los que dejé de nadar, principalmente cuando vivía en lugares donde no había una piscina pública convenientemente ubicada. Sin embargo, nadé dos o tres veces a la semana durante los últimos quince años, con la única excepción durante la primera cuarentena por Covid, cuando las piscinas en el Reino Unido estuvieron cerradas durante seis meses.

Durante este tiempo, nadé en piscinas públicas en cuatro países: Canadá, Australia, Estados Unidos y el Reino Unido. A pesar de las variaciones locales menores, descubrí que la etiqueta de la piscina varía poco de un país a otro, algo confirmado por las guías de etiqueta. Como ilustran estas guías, las infracciones de la etiqueta ocurren principalmente en el contexto de nadar en carriles.

Para los no iniciados, la natación en carril ocurre durante períodos demarcados, cuando la piscina está reservada para nadadores que dan vueltas. Muy diferente a la natación recreativa o de ocio, tanto por el montaje de la piscina como por la composición demográfica de los nadadores (los niños están notablemente ausentes), es cuando aparecen los nadadores “serios”. Las piscinas están divididas físicamente en carriles «rápidos», «medios» y «lentos» y se espera que los nadadores se clasifiquen en consecuencia.

El problema clave es que la velocidad de natación es relativa. Un día podrías ser la persona más rápida en el carril rápido; al día siguiente, puede que seas el más lento. Para complicar aún más las cosas, está la naturaleza contenida de la piscina. Como observa la geógrafa cultural Miranda Ward, la natación en carriles impone controles distintivos en el cuerpo del nadador en función de la estructura de la piscina, la rutina de subir y bajar, los divisores de carriles y la presencia de otros nadadores en los carriles.

Esto hace que nadar en carriles sea un asunto complicado, porque requiere que los nadadores estén constantemente en sintonía con los cuerpos de los demás, así como con el entorno físico de la piscina. Un nadador considerado siempre está al tanto de otros nadadores en el carril. Constantemente miden dónde están los demás nadadores en relación con ellos mismos y hacen un seguimiento del ritmo relativo de cada uno. Debido a que el entorno está tan estrictamente restringido, los problemas ocurren rápidamente cuando las personas no siguen las reglas o no están conscientes de sus compañeros nadadores.

Más en AntropoUrbana:  Navidad entre lo local y lo global

Aunque estos nadadores suelen ser etiquetados como «desconsiderados», durante años de trabajo de campo etnográfico informal (también conocido como «nadar regularmente»), me di cuenta de que hay cuatro subtipos distintos de nadadores desconsiderados.

1. El nadador engañado

El nadador engañado es alguien que tiene poco sentido objetivo de lo bien que nada. A menudo, es alguien (en su mayoría hombres, pero no siempre) que piensa que está más en forma de lo que lo está. Saltan al carril rápido y comienzan a nadar, generalmente justo antes de que alguien haya terminado su vuelta, cortando así su ritmo y, poco después, el de todos los demás en el carril. Pero en lugar de pasar a un carril más lento, insisten, basándose en la premisa de que simplemente están encontrando su ritmo.

A la luz del hecho de que la braza es oficialmente la brazada más lenta, cualquier nadador de braza que nade en el carril rápido cae, prácticamente por definición, en la categoría de «nadador engañado». Los braceadores que piensan que podrán seguir el ritmo de los freestylers que circulan por la pista se equivocan al menos el 90% de las veces.

2. El nadador inconsciente

El nadador inconsciente es una subespecie distinta de nadador desconsiderado. Su atributo clave es que, mientras está siendo un tarado, no es consciente de este hecho. Básicamente, el nadador inconsciente es alguien que salta a la piscina e inmediatamente olvida que hay otras personas allí. En efecto, en lugar de nadar como si nadie los mirara, nadan como si no hubiera nadie más en la piscina.

A menudo se divierten tanto como nadan, como si hubieran sido transportados mentalmente a una playa tropical. Por ejemplo, pueden detenerse al azar en medio del carril o decidir practicar tranquilamente sus patadas de sirena. Alternativamente, pueden comenzar a nadar a lo largo del fondo de la piscina, examinando la superficie con la intensidad de un buzo que inspecciona bancos de coral en la Gran Barrera de Coral. Que tú puedas estar nadando por encima de ellos es de poca relevancia.

Para que conste, los nadadores de espalda tienen una tendencia a convertirse inadvertidamente en nadadores inconscientes, principalmente porque muchos no pueden nadar en línea recta. Si bien esto los hace entretenidos de ver, los hace molestos para nadar con ellos, porque básicamente depende de los otros nadadores mantenerse alejados de ellos. Esta es la razón principal por la que evito nadar de espalda en piscinas públicas.

Más en AntropoUrbana:  El problema de la egiptología es el patriarcado

3. El nadador social

Como su nombre lo indica, este tipo de nadador va a la piscina principalmente para socializar, excepto que, en lugar de ponerse al día (o engancharse, por así decirlo) durante los tiempos de natación recreativa o de ocio, lo hacen durante las horas de natación en carril.

Hay dos tipos principales de nadadores sociales. Primero, los que tienen una charla al final del carril, bloqueándolo completamente para que nadie más pueda tocar el final. Tal vez se conocen; tal vez no lo hagan, pero las personas regularmente entablan largas conversaciones en el carril, a veces con hasta tres personas conversando al final. Si bien mi respuesta es detenerme antes del final, mirarlos y luego darme la vuelta y esperar que hayan recibido el mensaje antes de que termine mi próxima vuelta, para los nadadores con TOC que cuentan vueltas, esto es un gran problema. Como aconseja una guía de etiqueta de The Guardian: «Si estás parado al final, asegúrate de que haya espacio para que algún obsesivo (ejém) toque el final y empuje de nuevo». Una vuelta no cuenta a menos que toques el final y no quiero poner mi mano sin darme cuenta sobre… Bueno. Ya, córrete del medio.

El segundo tipo de nadadores sociales son aquellos que eligen nadar y conversar uno al lado del otro, un fenómeno más común en los carriles lentos y medios, que generalmente son más anchos que el carril rápido. Tal como aconseja Emma del blog Bubbablue & Me: «Si quieres nadar de lado a lado charlando (generalmente en un carril demasiado rápido para tu velocidad) espera hasta que no haya nadie más en la piscina [o] ve a una sesión pública de natación».

4. El nadador empedernido

Como sugiere el nombre, el nadador empedernido es alguien que se toma la natación muy en serio. Son inmediatamente identificables en función del gran volumen de parafernalia que traen a la piscina, que en su mayoría queda tirada en el borde, al alcance de la mano para ellos, y proporciona una carrera de obstáculos para todos los demás que quieran nadar en el carril o salir de él. Estamos hablando de botellas de agua (¡tengo que mantenerme hidratado!), tablas de patadas (¡trabaja esos isquiotibiales!), guantes de natación y tobilleras (¡son bíceps, bebé, sí!). Y siempre (SIEMPRE) llevan un reloj deportivo para poder cronometrar sus vueltas.

Más en AntropoUrbana:  Enterrar a mi papá me hizo creer en la antropología

A diferencia de otros nadadores en el carril rápido, no se apegan al estilo libre (técnicamente conocido como ‘crol’), sino que varían sus brazadas de una vuelta a otra para, supongo, asegurarse de que hayan ejercitado cada grupo muscular en sus cuerpos libres de grasa. Esto significa que su velocidad varía significativamente a lo largo de su nado. Te están tocando el tobillo porque vas demasiado lento y necesitas moverte hacia un lado; o te mueves voluntariamente hacia un lado al final del carril para que pasen, solo para que se detengan porque están entre “series”, miran su reloj y luego prueban su pulso durante los próximos cinco minutos; o se han movido a su tabla de patadas y están retrasando a todos.

Según mi experiencia, los nadadores expertos se congregan más intensamente entre las 7 y las 8:30 a. m., y no querrás estar nadando en el carril rápido cuando lleguen en masa. Como grupo, definitivamente se inclinan por los hombres, pero he visto muchas nadadoras incondicionales a lo largo de los años. Curiosamente, abarcan toda la gama de edades: desde adolescentes hasta nadadores de mediana edad y septuagenarios obscenamente en forma.

Es difícil decir cuál es el peor subtipo de nadador desconsiderado, aunque el carril en el que elijas nadar determinará, hasta cierto punto, con quién es más probable que te choques (a veces literalmente, en el caso de los nadadores de espalda sin sentido de orientación). Sin embargo, también es importante tener en cuenta que las categorías que he identificado son lo que los científicos sociales, en honor al sociólogo alemán Max Weber, llaman «tipos ideales»: una construcción mental que rara vez se presenta en forma pura. De hecho, muchos nadadores desconsiderados exhiben características de varios subtipos. Por ejemplo, con frecuencia el nadador empedernido es también un nadador inconsciente; del mismo modo, el nadador social también suele ser un nadador engañado, y así sucesivamente.

Fuente: Silent But Deadly/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías