Ojalá hubiera sabido estas cosas antes de convertirme en profesora de antropología

-

por CAROLE McGRANAHAN – Universidad de Colorado en Boulder

Hay poder en la sabiduría y, a veces, la sabiduría reside en la comunidad. A lo largo de los años, mientras fui mentora de estudiantes de posgrado, compartí con ellos las cosas que desearía que alguien me hubiera dicho antes de convertirme en profesora titular. Mi lista, sin embargo, era sólo eso: una lista basada en mis experiencias personales. Otros tenían otras historias que contar, por lo que este fin de semana me comuniqué con una veintena de docentes amigos para compartir lo que había en sus listas. La siguiente lista de fuentes colectivas proviene de antropólogos de una variedad de facultades y universidades, incluidos docentes en etapas profesionales que van desde profesores asistentes nuevos hasta profesores jubilados de todas las subdisciplinas, y que representan múltiples categorías de identidad y pertenencia. Este es el conocimiento que desearíamos tener antes de convertirnos en docentes. Hay repeticiones y patrones en nuestras experiencias colectivas, aspectos de la vida académica que con el paso de los años se han vuelto esperados e incluso excusables. Hay cosas en esta lista que no deberían haber sucedido, que no deberían seguir sucediendo. Que este conocimiento te prepare mejor para una carrera académica. Que te permita trabajar por el cambio. Esta no es una lista feliz. Sin embargo, incluso con estas experiencias, muchos de nosotros estamos comprometidos con nuestros trabajos, con las comunidades con las que investigamos y con los estudiantes a los que enseñamos. Estamos comprometidos con la educación, el conocimiento y la transformación.

Aquí están nuestros deseos:

Ojalá alguien me hubiera explicado claramente la diferencia entre publicaciones revisadas por pares y no revisadas por pares.

Ojalá hubiera sabido que los artículos revisados por pares cuentan mucho más que los capítulos de libros.

Ojalá me hubiera dado cuenta de que reconocer los logros de mis colegas sería tan gratificante como crear nuevos conocimientos.

Más en AntropoUrbana:  La política académica apesta

Ojalá supiera cómo equilibrar la ambición con el cuidado.

Ojalá alguien me hubiera dicho cuándo decir «no», cómo decir «no» y por qué decir «no».

Ojalá hubiera sabido antes que decir NO, por muy aterrador que sea, es un músculo que se fortalece.

Ojalá hubiera entendido que nunca tendría tanta atención que dedicar a mi propio trabajo como durante mi doctorado.

Ojalá me hubiera dado cuenta de que el libro número dos me llevaría casi el doble de tiempo que mi doctorado.

Ojalá hubiera sabido que tener una hipótesis puede realmente aclarar un proyecto de investigación.

Ojalá hubiera sabido que los antropólogos no son muy buenos con las metáforas.

Desearía estar mejor equipada para ayudar a cuidar a mis estudiantes y brindarles una educación personal y de calidad en un negocio de educación superior que los ve principalmente como fuentes de ingresos.

Ojalá hubiera sabido que la tutoría de doctorandos solo se paga con respeto, no con dinero ni ascensos.

Ojalá hubiera sabido que se trata de la explotación estructural del trabajo.

Ojalá hubiera sabido que a los docentes se les paga un salario de nueve meses por doce meses de trabajo.

Ojalá me hubiera dado cuenta de que a los docentes se les compensa principalmente por la forma en que pueden controlar su tiempo, no por la cantidad de dinero que ganan.

Ojalá hubiera sabido que tener el tiempo y el espacio para ser intelectual está alineado con las categorías de raza y género.

Ojalá hubiera sabido cuánto trabajo sería ser POC (Persona de Color, por sus siglas en inglés) en la academia.

Más en AntropoUrbana:  ¿Clifford Geertz fue un gran antropólogo?

Desearía que me permitieran ser POC en la academia y no ser disciplinada como POC-académica.

Ojalá hubiera sabido que los estudiantes universitarios son esencialmente niños. Cuando fui profesora por primera vez, esperaba que mis estudiantes de primer año de universidad, de dieciocho años, demostraran la responsabilidad y el profesionalismo de los estudiantes de posgrado, porque era con ellos con quienes estaba acostumbrado a pasar tiempo. Ahora que tengo mis propios hijos que son nuevos en la universidad, soy mucho más empática con mis alumnos. Creo que ahora soy una mejor profesora por eso.

Ojalá alguien me hubiera dicho que averiguara quién controlaba realmente el departamento (es decir, que fuera una mejor antropóloga de mi propio lugar de trabajo).

Ojalá hubiera sabido cuánta política estaría involucrada en la disciplina (y cuán maliciosos serían algunos de mis colegas).

Ojalá hubiera sabido que en etapas clave de la carrera de una persona, como la publicación revisada por pares y en la titularidad y promoción a profesor titular, el trabajo de esa persona se revisaba de forma anónima. A menudo esto está bien y la gente revisa con integridad. Otras veces significa que no hay responsabilidad pública por las evaluaciones (negativas), incluidas las que ponen fin a una carrera.

Ojalá hubiera sabido antes que esperar a que alguien se jubilara era la forma en que las universidades se deshacían de los matones y otros alborotadores en serie.

Ojalá hubiera sabido antes que realmente era un club de viejos.

Ojalá hubiera sabido que para sobrevivir tendría que aprender a hablar «hombre cis blanco».

Ojalá hubiera estado preparada para lo profundamente que el sexismo afectaría negativamente mi carrera académica y los pocos aliados confiables que tendría para enfrentarlo.

Ojalá hubiera sabido que algunos de mis compañeros de la escuela de posgrado estaban sufriendo un comportamiento lascivo y de depredación sexual por parte de mis propios profesores. Ojalá hubiera sabido que incluso los profesores más famosos y conocidos por sus conocimientos sobre el comportamiento social y la política cultural podrían ser capaces de ser unos idiotas en este sentido.

Más en AntropoUrbana:  La visión lateral de la antropología

Ojalá hubiera sabido cómo poner en su lugar un comentario de sexo/género/raza/clase de un colega sin que parezca un problema, un alboroto o, mejor aún, sin convertirme en la ilustración de por qué, en primer término, no deberían haberme invitado a la reunión/panel/colaboración.

Ojalá hubiera sabido cómo decir no a estudiantes varones blancos bien intencionados que quieren ser asesorados por profesoras de color, demostrando que están «despiertos» y cómo se sentiría replicar los sistemas de poder que estábamos tratando de desmantelar.

Desearía que me enseñaran cómo aceptar con gracia que las generaciones de trabajo feminista/queer realizadas por mujeres de color serían olvidadas/desconocidas por las feministas/queer blancas cuando diseñaban nuevos cursos.

Ojalá hubiera sabido de la “autodefensa académica” para poder defendernos del heteropatriarcado blanco al que le gusta avergonzar públicamente a las mujeres de color/queers en contextos académicos.

Y: Ojalá hubiera sabido que algunos de mis amigos de la escuela de posgrado morirían jóvenes, así que debería asegurarme de ver a más miembros de mi cohorte de posgrado después de la escuela de posgrado.

Finalmente, de un encuestado con padres académicos: sabiendo lo que sabía sobre ser docente, seguí adelante e hice esto. Aparte de ser un brillante y famoso x o y, no se me ocurre nada más que preferiría hacer, dadas las limitaciones de la realidad y el mundo tal como es.

Tal como es.

Tal como podría ser.

Fuente: AnthroDendum/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías