¿Qué es la antropología lingüística?

-

por SONIA N. DAS – Universidad de Nueva York

La antropología lingüística examina las relaciones entre el lenguaje, la cultura y la sociedad.

Los antropólogos lingüistas consideran el lenguaje como una forma de acción social. En otras palabras, exploramos cómo el lenguaje es una de las formas en que las personas crean y mantienen creencias, relaciones e identidades culturales. Como medio de expresión y práctica expresiva, el lenguaje da forma a la mayoría de los aspectos de la experiencia humana, desde los pronombres que usamos hasta la retórica política que escuchamos.

Debido a que el lenguaje y la cultura se influyen mutuamente, los antropólogos lingüísticos analizan las formas gramaticales y las prácticas comunicativas para comprender cómo el lenguaje moldea el pensamiento. Incluso las elecciones lingüísticas sutiles, como la decisión de poner «el» delante de una palabra, pueden dar forma a las inferencias, los recuerdos y los juicios de las personas. Las formas en que las personas usan y aprenden el lenguaje en contextos cotidianos también afectan significativamente la creatividad, la percepción y la cognición.

La antropología lingüística se pregunta además cómo el uso del lenguaje refleja, crea y transforma la vida social en diversos entornos. Las personas tienen creencias e ideas o hacen declaraciones sobre el lenguaje que reflejan sus valores, normas y posturas políticas. El lenguaje es así una herramienta reflexiva para comentar y orientar las ideologías sociales y políticas. El estudio de los estilos comunicativos y las creencias sobre el lenguaje ayuda a caracterizar las estructuras de poder y las desigualdades que operan en una sociedad.

Finalmente, la antropología lingüística investiga cómo los signos lingüísticos y de otro tipo, como la vestimenta y el maquillaje, informan nuestras creencias, formas de comunicación y sistemas de clasificación. Este campo, conocido como semiótica, considera que el lenguaje no está claramente separado de otros fenómenos culturales, sino que contribuye a la forma en que las personas crean significado y comprenden las diferencias.

La antropología lingüística es uno de los cuatro campos principales de la antropología. Los antropólogos lingüísticos también pueden formarse como antropólogos culturales y cubrir temas igualmente amplios, como la raza, el género, la política, la economía, el clima y el medio ambiente, los medios de comunicación, la salud, el derecho y los conflictos. El campo de la antropología lingüística también comparte ciertas teorías, métodos y temas con campos selectos de la lingüística (la disciplina más amplia que incluye todos los aspectos del lenguaje). A su vez, al igual que los antropólogos lingüísticos, algunos lingüistas investigan el uso del lenguaje en contexto, incluso cómo varía el lenguaje en una comunidad o cambia en períodos de tiempo relativamente breves.

No obstante, la antropología lingüística es un campo distinto. Una característica distintiva es que los antropólogos lingüísticos usan métodos etnográficos para estudiar cómo las personas usan el lenguaje en la vida diaria. Además, los antropólogos lingüísticos adoptan una visión holística del lenguaje como moldeado por instituciones, redes y relaciones sociales. Esto significa que ven el lenguaje como parte del contexto social e histórico más amplio que lo rodea.

¿Cómo la antropología lingüística estudia el lenguaje?

El lenguaje a menudo opera en un nivel inconsciente para influir en nuestros pensamientos, creencias y acciones. Para participar de manera competente en la sociedad, las personas no pueden ser demasiado conscientes del uso del lenguaje en la vida cotidiana. Pero aquellos aspectos del lenguaje sobre los que las personas son menos conscientes tienen el mayor impacto en cómo las personas perciben el mundo. Por lo tanto, los antropólogos lingüísticos recurren a diferentes técnicas metodológicas para analizar las convenciones y los patrones incrustados en el habla, la escritura, el lenguaje de señas, los gestos y el movimiento corporal. Consideran cómo interactúan la gramática, el uso del lenguaje y las creencias e ideas de las personas sobre el lenguaje.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué humanidades?

Los antropólogos lingüísticos suelen utilizar métodos etnográficos para participar y observar estilos comunicativos e interacciones sociales. Estos métodos se basan en la documentación, a través de la escritura de notas de campo y/o el uso de audio o películas para registrar el uso del idioma en la práctica. Algunos antropólogos lingüísticos pueden entrevistar a personas para obtener más información sobre cómo sus prácticas y creencias en torno al lenguaje dan forma a la política y la sociedad. Otros antropólogos lingüísticos diseñan experimentos o usan métodos computacionales para evaluar cómo las formas gramaticales o los sistemas de escritura reflejan e influyen en la cognición y el pensamiento humanos.

Al igual que la antropología cultural, la antropología lingüística se ocupa principalmente de los fenómenos actuales, aunque algunos antropólogos lingüísticos también se basan en métodos de archivo para investigar cómo las formas sociolingüísticas contemporáneas han cambiado o parecen haber cambiado históricamente. Algunos también realizan estudios longitudinales para observar la socialización del lenguaje a lo largo del tiempo. La socialización se refiere a cómo los principiantes usan el lenguaje hablado, el lenguaje de señas y las señas caseras (sistemas gestuales con estructuras similares a las del lenguaje) para adquirir competencia cultural y comunicativa. Estos estudios examinan cómo se reproducen las identidades y los lenguajes a lo largo de la vida de las personas.

Algunos antropólogos lingüísticos también estudian los mundos virtuales y los espacios digitales para comprender cómo los nuevos medios, la información y las tecnologías de la comunicación afectan la forma en que las personas se comunican y usan el lenguaje. Eso puede incluir observar cómo las personas usan las plataformas de redes sociales, los teléfonos inteligentes o las plataformas de reuniones virtuales.

¿Qué estudian los antropólogos lingüísticos?

Los antropólogos lingüistas cubren una amplia gama de temas, pero lo que une estos estudios es el reconocimiento de que la comunicación tiene múltiples funciones y aspectos. Los lenguajes orales, escritos y de señas hacen más que simplemente nombrar y describir objetos, acciones o conceptos. Los antropólogos lingüistas están más interesados ​​en las funciones no referenciales, o las funciones que revelan cómo el lenguaje genera significado en el contexto más allá de la mera transmisión de información.

Pueden, por ejemplo, examinar cómo el lenguaje se organiza culturalmente en géneros como el folclore, el mito, el humor, el chisme, la oratoria, la narrativa, etcétera. Los antropólogos lingüistas también estudian cómo el arte verbal es poesía. Los análisis de las prácticas de narración y las representaciones rituales, a veces acompañadas de música, demuestran que el lenguaje es a la vez formulado y creativo.

Muchos antropólogos lingüísticos están profundamente interesados ​​en cómo el lenguaje se relaciona con la identidad. Las formas y prácticas del lenguaje actúan como marcadores de género, etnia, religión, raza, clase, edad y orientación sexual. Los antropólogos lingüistas examinan cómo se representan las identidades a través del lenguaje y cómo, a su vez, el lenguaje puede desafiar las categorías establecidas de identidades, como la femenina y la masculina. Estos estudios ven la identidad como una construcción creativa y un lugar de disputa, en lugar de verla como algo estático y fijo.

Otros estudios se centran en contextos multilingües para comprender cómo cambian un idioma y sus usuarios cuando entran en contacto con otros idiomas, a través del colonialismo, la migración u otras formas de intercambio global. A menudo, las actitudes e identidades de las personas juegan un papel influyente en la determinación de cómo pasan de usar un idioma a otro. Los ejemplos de «cambio de código» y «translenguaje» y el desarrollo de varios idiomas criollos y pidgin en todo el mundo revelan las formas complejas en que algunas personas se combinan y se mueven entre múltiples sistemas lingüísticos. La investigación sobre multilingüismo sugiere que la mayoría de las comunidades humanas son diversas y siempre lo han sido lingüísticamente.

Más en AntropoUrbana:  Diez observaciones sobre la antropología en la educación secundaria

Algunos antropólogos lingüísticos investigan cómo poderosas instituciones, incluidos los estados-nación, conectan el idioma con el nacionalismo. Algunos estados-nación respaldan la creencia de que la unidad nacional se basa en el uso de un idioma estándar, mientras que otros adoptan políticas multilingües. Estos estudios a menudo revelan cómo las instituciones educativas, legales y médicas sustentan las desigualdades mediante la promulgación de políticas y el cumplimiento de definiciones estándar de lenguaje «adecuado» en diversas poblaciones. En cambio, algunos estudios destacan la agencia de las personas para desafiar las desigualdades mediante el uso del lenguaje.

Muchos antropólogos lingüísticos trabajan con miembros de comunidades lingüísticas minoritarias para describir y analizar sus experiencias de pertenencia. Algunos comparan cómo los niños aprenden y usan los idiomas heredados y los idiomas dominantes en las escuelas, en el hogar u otros entornos. Otros documentan cómo cambian los idiomas debido a cambios intergeneracionales en el aprendizaje y uso de idiomas.

Algunos antropólogos lingüísticos también trabajan junto con líderes comunitarios y/o colaboran con funcionarios gubernamentales y otros investigadores para recuperar lenguas en peligro de extinción. Para ayudar en la documentación del idioma, los antropólogos lingüísticos a menudo trabajan en colaboración con expertos locales para registrar historias y tradiciones orales que son importantes para comunidades específicas de hablantes.

¿Cuál es la diferencia entre lingüística y antropología lingüística?

Los lingüistas tienden a considerar el lenguaje como un sistema formal con reglas predefinidas e inmutables. Los antropólogos lingüistas, por otro lado, generalmente examinan el lenguaje como parte de la vida social.

¿Qué significa esto en la práctica? Mientras que los lingüistas pueden obtener ejemplos de palabras, frases y similares específicos de los hablantes para sus datos, los antropólogos lingüísticos adoptan un enfoque diferente. Registran el habla, la escritura, los gestos y el lenguaje de señas en contextos cotidianos o entornos naturales.

La antropología lingüística se superpone estrechamente con dos subcampos lingüísticos: la lingüística aplicada y la sociolingüística cualitativa (o interaccional). Estos subcampos examinan el significado social del uso del lenguaje en la sociedad y comparten un interés en la desigualdad social y las prácticas institucionales. Al igual que los antropólogos lingüísticos, los lingüistas aplicados y cualitativos son únicos al considerar que las identidades humanas no son fijas sino “realizadas”, o creadas a través de prácticas lingüísticas y transformadas por ellas. Esta visión contrasta con el enfoque de la sociolingüística cuantitativa sobre cómo las formas lingüísticas se correlacionan con variables fijas, como la raza, el género o la clase.

La antropología lingüística también se superpone con los subcampos de la arqueolingüística y la lingüística histórica, que investiga el cambio del idioma a lo largo del tiempo. Los dos últimos campos están interesados ​​en reconstruir familias lingüísticas, la antropología lingüística se preocupa principalmente por identificar cómo las creencias sobre el lenguaje alteran las estructuras y prácticas lingüísticas. Los antropólogos lingüísticos generalmente se limitan al presente o al pasado reciente debido a las restricciones sobre cuándo se pueden recopilar estos datos. Sin embargo, algunos investigadores examinan archivos y textos literarios de otros períodos históricos, como la época de la expansión colonial, para evaluar el impacto a largo plazo de las creencias sobre el lenguaje.

¿Cómo te conviertes en antropólogo lingüista?

Por lo general, los antropólogos lingüísticos profesionales obtienen un doctorado en antropología. Los estudiantes pasan de seis a ocho años en promedio en un doctorado. Durante los primeros tres o cuatro años, toman cursos de teoría, métodos y temas de antropología lingüística y campos relacionados. Estos pueden incluir cursos de fonología, fonética, morfología, sintaxis, sociolingüística y lingüística histórica.

Más en AntropoUrbana:  Mientras esperamos, hacemos una pausa

Los antropólogos lingüistas también adquieren un conocimiento profundo de la historia y la sociedad contemporánea de una región geográfica particular donde planean realizar una investigación profunda. Pueden tomar cursos sobre temas relacionados con la antropología cultural, como derecho, estudios ambientales y antropología médica. Los antropólogos lingüísticos también estudian uno o más idiomas para usarlos en su investigación de campo. A veces trabajan con un tutor si los cursos de idiomas no están disponibles en su institución educativa.

Después de terminar sus cursos y aprobar una serie de exámenes para evaluar su comprensión y preparación, los estudiantes suelen realizar investigaciones etnográficas y lingüísticas en el campo durante uno o dos años. Luego transcriben las interacciones, codifican sus datos y escriben sus resultados para producir una disertación del tamaño de un libro. Al defender su disertación, los estudiantes reciben un doctorado en antropología y pueden postularse para trabajos académicos y no académicos.

¿Qué tipos de trabajos tienen los antropólogos lingüísticos?  

Los antropólogos lingüísticos tienen trabajos académicos y no académicos.

Los trabajos académicos incluyen puestos en colegios comunitarios, colegios de artes liberales y universidades de investigación. Estos puestos pueden ser fijos, lo que conduce a un empleo permanente, o no fijos, a veces con opciones de renovación. Los profesores pueden impartir cursos introductorios y avanzados en antropología lingüística y campos relacionados, como la antropología cultural y la lingüística. Además de enseñar, los docentes brindan servicio a su comunidad académica y mantienen una agenda activa de investigación. Por lo general, continúan publicando artículos y libros, escriben subvenciones, investigan y presentan en conferencias a lo largo de sus carreras académicas.

Otros antropólogos lingüísticos buscan trabajos en la industria o el gobierno. A menudo tienen estudios de área y habilidades lingüísticas que los convierten en candidatos atractivos para estos sectores. Los antropólogos lingüísticos pueden tener trabajos investigando las redes sociales y las prácticas de las tecnologías de la información, formulando políticas para la educación lingüística bilingüe o incluso inventando nuevos idiomas, como el klingon de Star Trek.

¿Por qué es importante la antropología lingüística?

La antropología lingüística es la única disciplina académica dedicada a investigar cómo se usa el lenguaje de manera social y culturalmente significativa. Presta atención a qué, cómo, dónde, cuándo y con quién ocurren las interacciones sociales. Esto ofrece una visión holística y matizada de la comunicación en contexto. Este enfoque, al igual que los otros campos dentro de la antropología diversa, arroja luz sobre las formas complejas en que los humanos en todas partes viven, luchan y se expresan.

La antropología lingüística demuestra cómo las diferentes formas de hablar, escribir y firmar construyen identidades individuales y comunidades, y también dan forma a instituciones políticas, económicas, legales y sociales. Las prácticas lingüísticas pueden facilitar el cambio intergeneracional o, alternativamente, contribuir a formas relativamente culturales. Al analizar las ideas y creencias sobre el lenguaje que subyacen a los sistemas de dominación, la antropología lingüística también puede ofrecer oportunidades para desafiar formas arraigadas de desigualdad.

En un mundo en constante cambio, a través de movimientos sociales, migraciones, nuevas tecnologías, crisis ambientales y otros trastornos, el papel del idioma también cambia. Los cambios sociales, económicos y políticos a menudo alteran las nociones que se dan por sentadas sobre la comunicación humana e introducen nuevas formas de hablar, escribir y señas que pueden excluir a algunas personas de la conversación o presentar nuevas formas de pertenencia. La antropología lingüística ofrece una lente invaluable sobre las innumerables y dinámicas formas en que las personas usan el lenguaje para habitar, crear y transformar sus mundos sociales.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías