Acerca del acoso laboral en la academia

-

por PAULA CHAKRAVARTTY – Universidad de Nueva York

Soy una académica interdisciplinaria de Estudios de los Medios, tratando de escribir un libro que aporte un contexto histórico sobre la historia violenta de las intervenciones políticas y económicas de Estados Unidos en el Sur global, en lo que a menudo son debates provincianos estadounidenses sobre las redes sociales y el fin de los tiempos. Esta última semana, mi escritura sobre estas historias macroeconómicas e institucionales se vio interrumpida por un bombardeo constante en mi propio mundo de micro redes sociales, con actualizaciones sobre una controversia #MeToo que golpeó cerca de «casa». Por “casa” me refiero a la universidad, mi lugar de trabajo desde que era una joven estudiante graduada a principios de la década de 1990 en la Universidad de Wisconsin-Madison; a partir de 1999, fui profesora en tres de estas universidades «de origen»: UCSD, UMass Amherst y NYU.

La controversia que actualmente consume a la academia involucra acusaciones de mujeres estudiantes de posgrado contra el antropólogo masculino blanco senior, John Comaroff. Está acusado de participar en acoso sexual durante una larga y célebre carrera en la Universidad de Harvard y, antes de eso, en la Universidad de Chicago. La emisión de sanciones leves contra Comaroff por parte de Harvard condujo a la publicación de dos cartas en Harvard Crimson y Chronicle of Higher Education, firmadas por un total de noventa docentes célebres de dentro y fuera de Harvard. Ambas cartas elogian al igualmente célebre Comaroff, como «un excelente colega, consejero y ciudadano universitario comprometido» y «un académico dedicado y consumado». La mayoría de los signatarios de Harvard, nombres destacados en el establecimiento de medios liberales, se retractaron de sus firmas en la carta original de apoyo a Comaroff, afirmando que “no habían apreciado el impacto que esto tendría en nuestros estudiantes”.

La violencia física y emocional del acoso sexual merece notoriedad y reparación, pero debemos recordar que si el acoso sexual en cuestión ocurre en el difuso lugar de trabajo de la academia, ya sea en oficinas, aulas, hoteles de conferencias o en bares y cafeterías, entonces el acoso sexual es, por definición, acoso laboral.

Esto incluye las jerarquías y culturas del estrellato y la intimidación que la definen, pero se extienden más allá del acoso sexual. Es decir, tenemos que reconocer, como no lo hacen las cartas de apoyo a Comaroff, que existe una línea borrosa entre las manifestaciones de acoso sexual que no son sexuales: la intimidación benévola, el acoso profesional, las amenazas explícitas e implícitas de represalias reputacionales que, probablemente, son dimensiones más comunes y ciertamente más insidiosas del acoso laboral. Es esta misma falta de claridad en la forma que toma el acoso que no se expresa de una manera abiertamente sexual, y el costo acumulativo que cobra en el sentido de confianza y competencia, lo que me distrae de completar mi libro, un manuscrito que, incluso antes de que sea publicado, será revisado por colegas famosos.

Es posible que muchos de los profesores que firmaron este nuevo género de cartas de elogio, defendiendo a sus famosos amigos titulares de las denuncias de estudiantes desconocidas, no hayan cometido acoso sexual. Pero tal vez hayan mirado para otro lado cuando se encontraron con las dimensiones más cotidianas del acoso en el lugar de trabajo. El hecho de que muchas de estas personas, en la cúspide de la rígida jerarquía académica, no consideren cómo sus acciones “impactan en los estudiantes” habla de la confusión entre el acoso sexual y el laboral que mantienen las poderosas redes de patrocinio. Son esas redes las que cobran visibilidad con la publicación de tales cartas.

Más en AntropoUrbana:  Introducción a la antropología empresarial

Para mí, esta borrosidad y las anteojeras institucionales que la permiten son personales. Uno de los signatarios prominentes de la segunda carta de apoyo a Comaroff (fuera de Harvard), publicada por el Chronicle la semana pasada, Arjun Appadurai, es un miembro de la facultad senior recientemente jubilado en un departamento donde se basa exactamente el 49% de mi trabajo en la Universidad de Nueva York. Este es el Departamento de Medios, Cultura y Comunicación (MCC). Si bien es común que el profesorado de muchas universidades tenga nombramientos en varios departamentos y escuelas, pocos tienen un porcentaje de nombramiento configurado de forma tan extraña. ¿Por qué 49%? ¿Cómo explicar esta diferencia del 1%? La respuesta sería que me falta un 1% para ser miembro plenamente igualitario de un departamento dentro de mi propio campo de especialización porque, hace exactamente diez años, Arjun Appadurai descarriló exitosa e injustamente mi carrera al movilizar a colegas en el Departamento de MCC para negarme titularidad sobre la base de que yo era una don nadie en sus mundos. Sus mundos son la antropología y los estudios de área (estudios del sur de Asia en oposición a los estudios africanos de Comaroff), ambos campos pequeños y muy unidos, donde los guardianes «senior» ejercen un poder desproporcionado. Para él no figuraba en ninguno de estos campos.

Por lo tanto, lo que suele ser un proceso pro forma para un miembro de la facultad que viene de otra institución, se convirtió en una intriga política que giraba en torno al estatus y el poder de Appadurai. Como Arjun Appadurai me admitiría en persona más tarde, su oposición a que me uniera al departamento como igual tenía poco que ver con la calidad o la cantidad de mi investigación; de hecho, apenas sabía lo que estudié o mi trabajo escrito; en cambio, su oposición tuvo mucho que ver con mi falta de «pedigrí». La cuestión del pedigrí, siempre destacada en las universidades de élite, es de especial importancia para los académicos indios de casta superior como Appadurai, que vigilan sus filas con una ferocidad que la mayoría de nuestros colegas estadounidenses encuentran desconcertante y discordante. Appadurai no podía reconocerme como miembro de su mundo: no había sido «entrenada» por alguien que él conociera. Mis cartas de recomendación procedían de personas y departamentos, incluso universidades, fuera de su marco de referencia elitista y estrecho. ¿Cómo podría yo, una mujer del sur de Asia formada en una universidad pública, que trabaja en los medios en el sur de Asia (y en otros lugares), tener permiso para ingresar a SU departamento sin SU bendición explícita? ¿Cómo me atrevía a ocupar un puesto que podría haber sido ocupado por uno de los muchos candidatos jóvenes y calificados cuyo éxito había sido autorizado a través de él, sus amigos y sus poderosas redes de patrocinio?

Más en AntropoUrbana:  Aquella cuarentena en la que jugamos al Ludo

Baste decir que logré llegar a la Universidad de Nueva York de todos modos y estoy agradecida por mi nombramiento del 51 % en la Escuela de Estudios Individualizados de Gallatin, donde encontré sustento tanto intelectual como social. Sin embargo, después de mi llegada a la Universidad de Nueva York, Arjun Appadurai siguió acosándome, manipulándome y engañándome tanto en público como en privado. Durante los últimos ocho años, Appadurai me descartó repetidamente como irrelevante. Me gritó  en reuniones de la facultad y me atacó públicamente en listas de correo electrónico y redes sociales; incluso también me humilló en privado en correos electrónicos y mensajes de texto a colegas. Mi “crimen” fue mi desobediencia, mi falta de voluntad para aceptar “mi lugar”. Por eso me etiquetaron sin imaginación como «peligrosa» o como una «bruja» que al mismo tiempo lleva a cabo «cacerías de brujas». Más allá de la furia dirigida hacia mí, los estudiantes de posgrado en el Departamento fueron amenazados con la retractación de las cartas de recomendación si querían ponerme en su comité, y colegas lejanos me transmitieron comentarios despectivos, sobre mí, hechos de la nada.

Hay pocas vías de reparación para estos modos de acoso en el lugar de trabajo por rango, digamos, de profesores senior sobre profesores más jóvenes y contingentes. Así como la oficina del Título IX, institucionalmente opaca, falla consistentemente en responsabilizar a la mayoría de los miembros de la facultad titulares por acoso sexual, a menudo protegiendo los intereses de la universidad sobre los reclamantes, hace muy poco en cuanto a la rendición de cuentas por acoso laboral de docentes contra otros miembros de la facultad. Si bien la jerarquía del rango de la facultad se traduce en importantes diferencias de poder en la vida laboral cotidiana, nuestros colegas senior no son formalmente nuestros jefes o supervisores, lo que significa que hay pocos canales para denunciar cuando enfrentamos acoso laboral que no se expresa sexualmente.

No me sorprendió cuando vi la firma de Arjun Appadurai, junto con muchos otros nombres famosos, en apoyo de Comaroff y en contra de las afirmaciones de las tres estudiantes de posgrado que tienen mucho que perder. Estaba y estoy enojada. Me llevó diez años escribir sobre mi experiencia públicamente. ¿Por qué, podrías preguntar? Podrías suponer lógicamente que tiene algo que ver con la vergüenza o el miedo a la reacción violenta de #MeToo y el escrutinio de las redes sociales. Pero mucho más que vergüenza, siento rabia y agotamiento por haberme contenido, porque el poder de estos “famosos” académicos tiene una larga vida en una profesión donde eres eternamente evaluada por aquellos que se sitúan por encima de ti en rango o cuyo nombre tiene más peso que el tuyo. Esta es precisamente la razón por la cual el daño a los estudiantes de posgrado que enfrentan acoso sexual y laboral altera tanto la vida. Porque la mala voluntad de su acosador «senior» plantea un peligro desconocido en todo momento, potencialmente a través de cada subvención o beca que podrían solicitar, cada conferencia a la que esperan asistir, cada artículo o manuscrito de libro que esperan publicar y, por supuesto, cada trabajo y promoción que puedan buscar. Si logran la titularidad, que te brinda el privilegio único de poder hablar sobre muchas injusticias, como traté de hacer en mi carrera, de pequeñas maneras, incluso hablando públicamente en contra de un colega senior, incluso un colega jubilado, sigue siendo arriesgado y profesionalmente imprudente.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué puedes hacer realmente con tu título de antropología?

El acoso sexual y laboral es, ante todo, agotador. La experiencia es agotadora y, como escribieron feministas como Sara Ahmed, la burocracia de las quejas parece diseñada para desgastarte. Al hacerlo, afecta tu capacidad para investigar, presentar tus ideas a tus compañeros y publicar con tu propia voz autorizada. En su lugar, te obliga a documentar los detalles, repetir tu historia y escribir memorandos interminables y, en la mayoría de los casos, todo resulta en nada o poco más que la más leve de las reprimendas. Este proceso agotador explica por qué tantos estudiantes de posgrado o académicos eventuales o junior, que enfrentan acoso sexual y laboral, abandonan la academia, y por qué quienes lidiamos con eso más adelante en nuestras carreras disminuimos la velocidad o tomamos caminos diferentes. Entiendo que el costo de este agotamiento tiene resultados materiales marcadamente diferentes para el porcentaje mucho más pequeño que contamos con un puesto titular en la universidad. Es precisamente por eso que las cartas de apoyo que se ponen del lado de profesores famosos en contra de estudiantes provocan una consternación tan palpable para quienes estamos inspirados por esta generación de estudiantes que cuestionan las líneas borrosas del acoso sexual y laboral. Su valentía ilumina con dureza los comportamientos que menoscaban todo nuestro trabajo en la universidad.

Parece que es el momento adecuado para que hagamos más que pelear estas batallas individualmente en el frente legal y en las redes sociales. También debemos organizarnos colectivamente contra el acoso sexual y laboral dentro y entre nuestras universidades para desafiar la legitimidad y el poder de las perniciosas redes de patrocinio de los profesores «estrella».

Fuente: Medium/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías