Hace cuatro mil años que proponemos resoluciones de Año Nuevo

-

por JOANNE DICKSON – Universidad Edith Cowan

Al dar la bienvenida al nuevo año, una actividad común en muchas culturas es establecer resoluciones de año nuevo. El año nuevo representa un hito temporal importante en el calendario; muchas personas establecen nuevas metas para el próximo año. Aquí en Australia, se informa que más del 70% de los hombres y mujeres (más de 14 millones de australianos) establecen al menos una resolución de año nuevo.

Las promesas de año nuevo no son nuevas. Esta práctica existe desde hace algún tiempo. La mayoría de las culturas antiguas practicaban algún tipo de tradición religiosa o fiesta al inicio del nuevo año.

Primero en Babilonia

Históricamente, las primeras personas registradas en establecer promesas de año nuevo (que más tarde se conocerían como resoluciones) fueron los antiguos babilonios hace unos 4.000 años.

Los babilonios también son la primera civilización registrada en celebrar festividades en honor del nuevo año, aunque, para los babilonios, el año no comenzaba en enero, sino a mediados de marzo, cuando se plantaban las cosechas. Las resoluciones de año nuevo para los babilonios estaban entrelazadas con la religión, la mitología, el poder y los valores socioeconómicos.

Se dice que los babilonios iniciaron la tradición de un festival de año nuevo de doce días llamado Akitu. Se hicieron desfilar estatuas de las deidades por las calles de la ciudad y se promulgaron ritos para simbolizar la victoria sobre las fuerzas del caos.

Durante este festival la gente plantaba cultivos, juraba lealtad al rey reinante o coronaba a un nuevo rey y hacía promesas de pagar deudas durante el año siguiente. Los babilonios creían que si cumplían sus promesas de año nuevo, los dioses los verían con buenos ojos en el nuevo año.

Más en AntropoUrbana:  Ahora que el tiempo marcha más rápido

Antigua Roma

La antigua Roma continuó la tradición de celebrar el año nuevo y hacer promesas. El año nuevo romano se celebraba inicialmente el 15 de marzo (los idus de marzo), ya que era el momento en que asumían sus cargos los funcionarios romanos más importantes (cónsules).

El 15 de marzo también se celebraba la fiesta de Anna Perenna, diosa italiana del nuevo año y el comienzo de la primavera.

El calendario juliano

El emperador Julio César introdujo el calendario juliano, en el año 46 a.C., que declaraba el 1 de enero como inicio del nuevo año. Esta nueva fecha era para honrar al dios romano Jano.

Simbólicamente, Jano tiene dos caras: mira hacia atrás, al año anterior, y mira hacia el nuevo año. Jano era el protector de puertas, arcos, umbrales y transiciones hacia nuevos comienzos.

Cada año nuevo, los romanos ofrecían sacrificios a Jano y prometían vínculos renovados entre los ciudadanos, el estado y las deidades. Se intercambiaron bendiciones y obsequios (por ejemplo, frutas dulces y miel) y se prometían lealtades al emperador. Las celebraciones y promesas de año nuevo estaban integradas en la espiritualidad, las estructuras de poder y el tejido social de la cultura romana.

La era de la caballería

En la Edad Media (alrededor del 500 al 1500 d.C.), los caballeros medievales juraban lealtad y renovaban sus votos de caballería y valor caballeresco cada nuevo año.

Cuenta la leyenda que los votos de caballería más celebrados eran los llamados votos del pavo real o del faisán. Los caballeros ponían sus manos sobre un pavo real vivo o asado y renovaron sus votos de mantener los valores de la caballería. Se cree que los espléndidos y variados colores de estas aves simbolizaban la majestuosidad de los reyes y la nobleza.

Más en AntropoUrbana:  Un estado mental

Sin embargo, más allá del valor y el honor caballerescos, la caballería cumplía funciones sociales y religiosas. La caballería reforzó las divisiones sociales de riqueza, prestigio y superioridad que servían a los intereses de la nobleza gobernante y los aristócratas terratenientes. Por lo tanto, el título de caballero se volvió análogo a un club de miembros de élite.

En la Edad Media, diferentes sociedades celebraban el año nuevo en diferentes épocas del año. Debido a un error de cálculo de tiempo, el calendario juliano resultó en siete días adicionales para el año 1000.

Tiempos modernos

Para resolver los problemas asociados con el calendario juliano, el calendario gregoriano fue instigado por el Papa Gregorio XIII en 1582. El nuevo año se restableció oficialmente al 1 de enero.

La religión siguió ejerciendo una importante influencia social y cultural en el propósito y la función de las promesas de año nuevo de la gente. Por ejemplo, en el siglo XIX, el protestantismo enfatizó el establecimiento de compromisos fuertemente alineados con la religión, la espiritualidad y el carácter moral.

Sin embargo, en el siglo XIX hay algunas pruebas de que las resoluciones comenzaban a ser satirizadas. Por ejemplo, en la revista Walker’s Hibernian (1802) se informaba de una serie de resoluciones satíricas: «Los estadistas han resuelto no tener otro objetivo a la vista que el bien de su país».

Las resoluciones se habían convertido en una actividad común y la gente hacía y rompía promesas tal como lo hace hasta el día de hoy. Por ejemplo, ya en 1671, la escritora escocesa Anne Halkett registró en su diario la resolución: “No ofenderé más”.

Más en AntropoUrbana:  Ahora hablemos en serio sobre los trabajos de mierda

Como en épocas anteriores, personas de todas las culturas continúan celebrando el año nuevo (aunque en diferentes momentos) y estableciendo resoluciones. Así como las civilizaciones antiguas rezaban por una buena cosecha, las resoluciones actuales tienden también a proyectar valores sociales.

Las resoluciones contemporáneas tienden a ser de naturaleza más secular que religiosa o social. Sin embargo, conceptualmente, los propósitos de año nuevo siguen captando la imaginación, las esperanzas y las promesas de mejora de las personas. Incluso después de cuatro mil años, el nuevo año sigue simbolizando un nuevo umbral. Una oportunidad para un nuevo comienzo.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías