¿Los antropólogos comen conejos en Navidad?

-

por JAN JANSEN – Universidad de Leiden

Aunque muchos antropólogos son veganos, todos descienden de familias de omnívoros que durante generaciones han comido especies específicas de animales en ocasiones festivas. Ahora bien, es cierto que muchas familias de antropólogos celebran la Navidad consumiendo liebre o conejo. Sin embargo, lo que queda por ver es si los consumidores pueden notar la diferencia.

Independientemente de si el antropólogo decide unirse a sus parientes en el consumo de esta comida ritual, siempre puede agregar sabor al plato demostrando un sabroso conocimiento cultural sobre liebres y conejos que sin duda contribuirá a mejorar la digestión del ritual anual de la cena navideña.

Las liebres y los conejos son diferentes

En la vida diaria los antropólogos y sus familias viven con conejos y no con liebres. Los conejos (konijn holandés) son mascotas populares, mientras que la liebre (haas) nunca ha sido domesticada. Las liebres y los conejos pueden parecer similares, pero en realidad son especies diferentes con estilos de vida diferentes. Las liebres no viven bajo tierra en madrigueras, sino en simples nidos sobre el suelo, llamados «formas» (leger), donde dan a luz a sus crías.

Las liebres jóvenes nacen completamente peludas y con los ojos abiertos y son capaces de cuidar de sí mismas poco después de nacer; los conejos nacen ciegos y sin pelo. A diferencia de los conejos, las liebres no viven en grupos. Sin embargo, sí comen en grupos, lo cual es una estrategia para protegerse de los depredadores.

Las liebres son extremadamente rápidas y pueden correr a velocidades de 65 km/h; también pueden correr distancias mucho más largas que los conejos. Únicamente entre los mamíferos, las liebres tienen cráneos articulados o «cinéticos». Y tienen 48 cromosomas mientras que los conejos tienen 44.

Más en AntropoUrbana:  La ubicuidad del control remoto

Conejos, liebres y antropología

Lo más importante que debe saber un antropólogo es el hecho de que la liebre es más adecuada que el conejo como tema de conversación en la mesa. A la gente le encanta compartir conocimientos notables sobre las liebres: que el macho se llama ‘dólar’ (rammelaar en holandés) y la hembra ‘cierva’ (voedster/vooi), aunque la combinación jack (conejo) y jill también es común.

El boxeo de la liebre en primavera ha sido objeto de mucha investigación y especulación. Según la teoría clásica, el boxeo es la batalla de los machos cabríos por el acceso a una hembra fértil, pero más recientemente los biólogos han observado que también boxean cuando están hartos de copular (¡por cierto, el sexo también puede ser un buen tema de conversación durante la cena!) En tercer lugar, se ha observado el boxeo de liebres en las luchas por el liderazgo de grupo.

Al pensar en las diferencias entre liebres y conejos, la gente puede darse cuenta de que existen muchos términos y expresiones que se refieren a las liebres, como “harelip” (hazenlip). El nombre labio leporino parece derivar del labio hendido de la liebre, pero quizás no sea casualidad que se le conozca como labio leporino, no labio de conejo.

La liebre es el embaucador universal

Numerosos sitios web sobre liebres y conejos ofrecen información sobre la liebre en el folclore y los mitos. En sociedades de todo el mundo, la liebre es conocida como una embaucadora; una figura apreciada por su inteligencia, habilidades sociales y bromas pesadas, pero a quien nunca se le atribuye ni autoridad ni poder. Entonces, ¡tal vez el labio leporino se refiere al doble discurso atribuido a la liebre como el maestro de las bromas pesadas!

Las referencias a liebres en África están sorprendentemente ausentes en dichos sitios web, aunque en todo el continente africano la liebre ocupa un lugar particularmente destacado en la imaginación popular. En los cuentos del África subsahariana, la posición social de la liebre es comparable a la de un cazador y la de su hermano menor. El cazador es un hombre solitario que viaja a través del matorral nocturno. Es rápido y engaña a su presa con ingeniosas estrategias, pero luego come con sus compañeros cazadores.

Más en AntropoUrbana:  Etnografía del CrossFit

En los cuentos africanos el destino del hermano menor es comparable a la vida de una liebre, ya que como el hermano mayor tiene derecho a heredar la propiedad familiar, el hermano menor está obligado a abandonar el recinto familiar. Tanto el hermano menor como la liebre son «desposeídos»; ambos no tienen hogar y deben buscar refugio en el monte. La idea de parecerse a una liebre cuando se es joven ha sido bellamente imaginada en los tocados Sibondel de las asociaciones juveniles de los Baga, un grupo étnico de la costa de Guinea, en África occidental.

Bugs Bunny es un fraude

También en el folclore estadounidense la liebre ocupa un lugar destacado como embaucador. Las personas que fueron deportadas como esclavas de África Occidental trajeron historias de liebres tramposas al otro lado del Océano Atlántico. Desde entonces, el héroe de esas historias se ha integrado a la cultura estadounidense como Brer [“Hermano”] Conejo. Así, en el folclore norteamericano la diferencia entre la liebre y el conejo se ha desdibujado sistemáticamente.

Aunque en mi opinión esto conduce a un error de categoría confuso, la gente en el mundo anglosajón parece ser –al menos lingüísticamente– indiferente a si un animal determinado es una liebre, un conejo o un «conejito». Por ejemplo, el héroe de la caricatura de Disney ¿Quién engañó a Roger Rabbit? es en realidad una típica liebre embaucadora y, como lo expresó National Geographic: «Como liebre que excava, Bugs Bunny [típicamente un embaucador] es un fraude».

Entonces, ¿qué servirle a un antropólogo en la cena?

El mensaje es claro: desde una perspectiva cultural, la liebre proporciona un fascinante motivo de reflexión, mientras que el conejo no ha causado ninguna gran impresión a la humanidad. Aunque puede que no exista una relación causal directa entre el consumo de alimentos y el comportamiento de un antropólogo en el ritual alimentario anual de Navidad, no hay duda de que le brindará a un antropólogo una experiencia alucinante si le sirve liebre en Navidad.

Más en AntropoUrbana:  Adiós a las estructuras

Fuente: Leiden/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías