Así empezó el Día de San Patricio

-

por JAMES FARRELLY – Universidad de Dayton

En 1997, mis alumnos y yo viajamos a Croagh Patrick, una montaña en el condado de Mayo, como parte de un programa de estudios en el extranjero sobre literatura irlandesa que estaba enseñando en la Universidad de Dayton. Quería que mis alumnos visitaran el lugar donde, cada mes de julio, miles de peregrinos rinden homenaje a San Patricio, quien, según la tradición, ayunó y rezó en la cumbre durante cuarenta días.

Nuestro guía turístico contó la historia de cómo San Patricio, mientras yacía en su lecho de muerte el 17 de marzo de 461 d.C., supuestamente pidió a los reunidos a su alrededor que brindaran por su viaje celestial con una «pequeña gota de whisky» para aliviar su dolor

La mención del whisky me hizo preguntarme si San Patricio pudo haber influido involuntariamente en la forma en que la mayoría del mundo celebra la festividad hoy: bebiendo.

No siempre fue así. El Día de San Patricio comenzó en el siglo XVII como una conmemoración religiosa y cultural del obispo que trajo el cristianismo a Irlanda. En Irlanda todavía hay un importante componente religioso y cultural en la festividad, incluso cuando en el resto del mundo se convirtió simplemente en una excusa para vestirse de verde y beber mucho.

Los irlandeses veneran el relato de este sueño descrito en la “Confessio”; aceptan la sencillez y el fervor de sus palabras y sienten una deuda de gratitud por su compromiso desinteresado con su bienestar espiritual.

Los esfuerzos de San Patricio por convertir a los irlandeses al catolicismo nunca fueron fáciles. Viéndolo como un desafío a su poder y autoridad, los grandes reyes de Irlanda y los sumos sacerdotes paganos, llamados druidas, resistieron sus esfuerzos por incursionar en la población.

Más en AntropoUrbana:  No invites antropólogos a tus fiestas navideñas

Pero, a través de su celo misionero, pudo fusionar la cultura irlandesa con el cristianismo, ya sea mediante la introducción de la cruz celta o el uso de hogueras para celebrar fiestas como la Pascua.

Muchas de estas historias podrían no ser más que un mito. No obstante, siglos después de su muerte, los irlandeses continúan mostrando su gratitud por su santo patrón luciendo una ramita de tréboles el 17 de marzo. Comienzan el día con una misa, seguida de una fiesta de todo el día y oración y reflexión por la noche.

Y entonces, la globalización

De 1820 a 1860, casi dos millones de personas abandonaron Irlanda, muchas debido a la hambruna de la papa en las décadas de 1840 y 1850. Más siguieron en el siglo XX para reunirse con familiares y escapar de la pobreza y el desempleo.

Una vez establecidos, encontraron nuevas formas de celebrar el Día de San Patricio y su identidad irlandesa en sus nuevos hogares.

Los irlandeses-estadounidenses, especialmente, se apresuraron a transformar el 17 de marzo en una empresa comercial. El obligatorio «usar verde» en toda su extravagancia está muy lejos de la tradición original de usar un ramo de tréboles para honrar la muerte de San Patricio y celebrar la solidaridad irlandesa. Surgieron los famosos desfiles, especialmente en Nueva York y Boston, se produjo el jolgorio y, por supuesto, incluso la cerveza se volvió verde.

Los hijos de irlandeses-estadounidenses en los Estados Unidos absorbieron la cultura irlandesa a distancia. Muchos probablemente saben que San Patricio es el santo patrón de Irlanda. Pero es posible que no aprecien completamente su estatura mítica para los niños que crecen en la isla esmeralda.

Más en AntropoUrbana:  Breve historia del clítoris

Pregunten a niños de cualquier edad en Irlanda qué saben sobre San Patricio y les contarán historias sobre sus habilidades mágicas, desde su poder para expulsar a las serpientes de Irlanda hasta su uso de las tres hojas y un tallo del trébol para desmitificar la doctrina de la Trinidad de la Iglesia Católica.

Ven a San Patricio como un hacedor de milagros y, como adultos, mantienen vivas las leyendas a su manera. Algunos siguen los pasos de San Patricio por toda Irlanda, desde el pozo hasta la colina, desde el altar hasta la capilla, buscando su bendición y generosidad dondequiera que los lleven sus viajes.

Arriba las copas

Por supuesto, en Estados Unidos, el día santo es realmente una fiesta, por encima de todo.

Los estadounidenses gastaron, algunos años, 6.160 millones de dólares en las celebraciones, con 13 millones de pintas de Guinness consumidas. Algunas partes del país incluso realizan una celebración previa el 17 de septiembre, o, como la llaman, «A mitad de camino del Día de San Patricio».

A dónde conduce todo esto es una incógnita. Pero a partir de la década de 1990, Irlanda pareció captar el potencial de ingresos de la versión americanizada. El 17 de marzo sigue siendo un día sagrado para los nativos y un feriado para los turistas de todo el mundo, con pubs recaudando euros en el Día de San Patricio.

Pero siempre me pregunté: ¿Qué pasaría si San Patricio hubiera pedido una oración en silencio en lugar de “una gotita de whisky” para brindar por su fallecimiento? ¿Habría permanecido su celebración más sagrada que profana?

Más en AntropoUrbana:  Antropología de San Valentín

Fuente: The Conversation/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías