No invites antropólogos a tus fiestas navideñas

-

por JODIE-LEE TREMBATH

Navidad: hora de tomar un descanso, ¿verdad? Bueno, tal vez no. Personalmente, tengo una culpa simultánea por la idea de tomarme un tiempo libre y por las consecuencias para mis relaciones con la familia y los amigos de no tomarme un tiempo libre, así que estoy un poco “maldición si lo hago, maldición si no lo hago” y esa es una sensación horrible. Y si tienes una vocación, o una carrera, en lugar de un trabajo, entonces quizás puedas identificarte.

Entonces, ¿por qué es tan difícil para algunos de nosotros desconectarnos en las fiestas? Hay muchas personas en el mundo que encontrarían esta pregunta completamente loca, y yo diría que esas personas no se definen a sí mismas a través de su trabajo. Sin embargo, las personas que tienen una carrera, o que consideran que su trabajo es lo que Nigel Rapport llamaría su “proyecto de vida”, a menudo sí se definen a sí mismas a través de su trabajo y obtienen satisfacción personal al hacerlo, y deben alejarse de esa satisfacción durante las fiestas. La temporada navideña puede ser complicada.

¿Por qué es complicada? Bueno, en antropología, generalmente definimos la identidad como relacional; en otras palabras, construimos nuestras identidades de momento a momento en respuesta a (y a menudo en colaboración con) las personas y el contexto que nos rodea en ese momento. En general, la antropología también sostiene que los individuos pueden constituir múltiples identidades: empleado, colega, padre, hijo, hermano, amigo, etc., pero algunos lo harán más cómodamente, se sentirán más naturales y familiares que otros.

En Navidad, la expectativa de que estarás “plenamente presente” requiere que te comprometas con una identidad única, como miembro de la familia, o a veces como amigo, pero ciertamente no con ningún tipo de identidad “inapropiada”, como la de “antropólogo”. Esto implica que el «tú» apropiado no está «completamente presente» (además, a los miembros de la familia no parece gustarles cuando piensan que los estás estudiando en reuniones familiares). Pero, ¿qué pasa si la identidad que tu familia quiere que lleves a la Navidad no es tu identidad preferida? ¿La que te hace sentir bien siendo tú? Entonces puede ser necesario un poco de trabajo, negociar entre las necesidades de los miembros de tu familia y tu propia necesidad de sentirte bien contigo mismo, al mismo tiempo que tu identidad se refleja en ti a través de personas que te ven de manera muy diferente a cómo te ves a ti mismo.

Fuente: The Familiar Strange/ Traducción: Dana Pascal

Más en AntropoUrbana:  Ahora hablemos en serio sobre los trabajos de mierda

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías