Las paralelas de la mediana edad

-

por P. KERIM FRIEDMAN – Universidad Nacional Dong Hwa

A medida que uno envejece, su experiencia del tiempo colapsa y se expande simultáneamente, creando un efecto de paralaje. En medio de la rutina diaria del año escolar, el tiempo parece pasar cada vez más lento, cada semestre muy parecido al siguiente, borrando cualquier sensación del paso del tiempo. Al mismo tiempo, los años pasan a un ritmo cada vez más rápido, desapercibidos, hasta que uno se da cuenta de ellos con una repentina sorpresa, como cuando ves una foto online de un compañero de secundaria con el pelo gris y, asombrado, te preguntas: “¿Cómo pudieron haber envejecido tanto?” Actualmente, todavía soy sólo de “mediana” edad, aún no soy “viejo”, pero parte de lo que significa ser de mediana edad es volverme más consciente del paso del tiempo y sus efectos, ser más consciente y reflexivo del proceso de envejecimiento y el impacto en ti y quienes te rodean.

Por supuesto, tal experiencia del tiempo está lejos de ser universal. Me considero afortunado de tener el tipo de seguridad laboral que permite que mi trabajo parezca repetitivo. Mis amigos que todavía tienen contratos temporales precarios, sin garantía de que se renovarán de un año a otro, no pueden darse el mismo lujo. No tener hijos también me diferencia de algunos de mis compañeros. Tengo la impresión de que quienes tienen hijos suelen experimentar el tiempo de forma indirecta. Para los niños pequeños, un año puede parecer una eternidad. También puedo pensar en formas en que el género, la etnia y las discapacidades podrían influir en la propia experiencia del envejecimiento. También hay estudios que muestran que las personas de entre sesenta y setenta años tienen una mejor sensación de su bienestar personal que las de cincuenta y tantos. Por todas estas razones, cuando comencé a escribir esta publicación decidí que no quería que mis propios pensamientos sobre el envejecimiento tuvieran que valerse por sí solos, sino que deberían ser parte de una serie continua en la que solicité una variedad de contribuciones.

Habiendo escrito un blog sobre todas las demás etapas de mi carrera académica, no quería tratar este tema de manera diferente. Pero pronto descubrí que esto no sería posible. El año pasado me convertí en profesor titular y, dado lo raros que son esos puestos hoy en día y el hecho de que muchos de nuestros lectores todavía se encuentran en las primeras etapas de su carrera, no puedo evitar ser consciente de que esto me distingue de una manera que no era el caso cuando comencé a escribir un blog hace diecisiete años. Además, cuanto más vivo en Taiwán, menos conectado me siento con la antropología norteamericana. Incluso asistir a eventos online en América del Norte puede resultar difícil debido a la diferencia horaria. Cuando asisto a conferencias internacionales, soy más propenso a elegir eventos más pequeños o regionales en lugar de grandes megaconferencias como la AAA, incluso si eso significa que me perderé la oportunidad de ver a algunos de mis amigos.

Más en AntropoUrbana:  Etnografía de algoritmos musicales

Cuando me contrataron por primera vez, pensé que tal vez estaría en Taiwán solo unos años antes de pasar a trabajar en otro lugar, pero no sólo me quedé y construí una vida aquí, sino que incluso me convertí en ciudadano taiwanés. Habiendo echado raíces, ahora siento que se necesitaría mucha más energía psíquica para siquiera pensar en mudarme a otro lugar. Aunque todavía soy lo suficientemente joven como para cambiar de trabajo (o incluso de carrera) si quisiera, me siento lo suficientemente cómodo donde estoy como para que se necesitara una gran zanahoria o un gran garrote para lograr que hiciera un cambio en este punto. Además, incluso si quisiera mudarme, no sería fácil. La mayoría de las contrataciones laborales son para alguien mucho más joven o para alguien mucho más productivo y ambicioso en lo que respecta a subvenciones para publicaciones e investigación. Tengo ambiciones, sin duda, pero han tenido que reducirse de las fantasías salvajes de la juventud a algo un poco más apropiado para mi edad.

Más que cualquier otra cosa, lo que realmente me hizo empezar a aceptar el hecho de que estaba envejeciendo fue mi experiencia con el dolor crónico de cadera. A medida que envejecemos, necesitamos cuidar cada vez más intensamente nuestro cuerpo. Simplemente mantener el mismo nivel de condición física personal que tenía a los treinta años parece requerir exponencialmente más tiempo y esfuerzo con cada año que pasa. Siempre he sido razonablemente activo, pero cuando el dolor de cadera comenzó a interferir con mi sueño, mi trabajo y mi capacidad para permanecer sentado durante una reunión, me di cuenta de que tenía que hacer algunos cambios radicales en mi vida. Mi propia salud se convirtió en mi máxima prioridad. Digamos que estoy en mejor forma ahora que probablemente en cualquier otro momento de los últimos veinte años. Me siento afortunado de haber podido descubrir cómo superar mis problemas de cadera (al menos por ahora), pero tengo que permanecer siempre alerta para evitar que vuelvan a aparecer.

Más en AntropoUrbana:  Buscando ser más que una antropóloga en Cuba

Tampoco es sólo el propio cuerpo el que hay que cuidar. También he tenido que adaptar mi estilo de vida para cuidar mejor a mis padres ancianos. Aunque mis padres todavía son notablemente activos, es difícil ignorar la sensación de que se está acabando el tiempo. Cada mes, mis padres parecen perder a otro de sus amigos cercanos. De repente, mi elección de una carrera a doce zonas horarias de mi casa en la costa este me parece un gran error. Mis colegas con padres ancianos en Taiwán pueden tomar el tren a casa todos los fines de semana, pero yo sólo puedo regresar a casa durante las vacaciones de verano e invierno. Y eso fue antes de que el Covid-19 dificultara aún más los viajes. Una vez escribí sobre lo afortunado que me sentí al haber encontrado un emploe cerca de mi trabajo de campo, pero como paso tanto tiempo en casa, ahora rara vez tengo tiempo para realizar nuevas investigaciones. Afortunadamente, tengo una enorme acumulación de datos sin procesar, proyectos sin terminar, etc. que me mantendrán ocupado durante los próximos años. También me estoy centrando más en la tutoría y los proyectos colaborativos.

No estar en una posición precaria significa que uno tiene el lujo (dentro de ciertos límites) de redefinir sus propias prioridades y objetivos profesionales. Pero ajustar tu carrera para que sea más apropiada para tu edad podría significar renunciar a algo de lo que te atrajo de la disciplina en primer lugar: la alegría de estar en el campo, el placer de asistir a conferencias, etc. Soy más exigente con el tipo de trabajo de servicio que hago, pero hay un número limitado de veces en las que uno puede decir “no” a solicitudes de contribuciones, charlas, colaboraciones, etc., antes de que la gente deje de preguntar. Y uno tiene que tratar de hacer lo mejor que pueda para hacer todo lo posible para que la carga no recaiga en los profesores jóvenes. Envejecer significa que necesitas reducir la velocidad, sí, pero no puedes darte el lujo de reducir la velocidad demasiado.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué nos enseña Pie Grande?

Finalmente, el envejecimiento también me ha obligado a intentar centrarme más en mis actividades intelectuales. En las últimas dos décadas debo haber descargado varios miles de archivos PDF que nunca leeré, sin mencionar todas las listas que he hecho de libros y películas que nunca leeré ni veré. Necesitaría varias vidas más para hacerlo todo. La forma en que he aprendido a manejar mi ansiedad por todos estos textos no leídos es (a) seguir diciéndome a mí mismo que no necesito saberlo todo y (b) tratar de tener un número limitado de proyectos en los que estoy trabajando en cualquier momento, centrando mi lectura en uno de esos proyectos. Además, descubrí que escuchar audiolibros, podcasts e incluso usar software de conversión de texto a voz me permite escuchar cosas que de otro modo no podría escuchar. Los textos filosóficos o etnográficos densos no son adecuados para una escucha tan distraída, pero son excelentes para libros populares de no ficción y de historia bien escritos. Me gustaría que hubiera más etnografías que no sólo estuvieran disponibles como audiolibros, sino que también estuvieran escritas de manera que funcionaran bien cuando se leyeran en voz alta.

Esta publicación me ha resultado difícil, en parte porque confrontar la propia edad nunca es fácil. Hay una escuela de psiquiatría que considera que nuestro temor existencial reprimido es fundamental para quiénes somos, reemplazando el papel que nuestra sexualidad reprimida desempeñaba para los freudianos. No me convencen esos argumentos, pero creo que sería bueno hablar más abierta y honestamente sobre el proceso de envejecimiento y lo que esperamos o tememos en nuestra vejez. Incluso diría que escribir este texto ha sido terapéutico, permitiéndome poner en palabras mucho de lo que estuve pasando estos últimos años. Tengo muchas esperanzas de poder convencer a otras personas de que hagan lo mismo. Como dije al principio, hay una amplia variedad de factores que afectan la forma en que experimentamos el envejecimiento y necesitamos una amplia gama de voces que se unan a nosotros en esta conversación.

Fuente: AnthroDendum/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías