Fiestas con frutas abrillantadas

-

por JEFFREY MILLER – Universidad Estatal de Colorado

Nada nos recuerda tanto a la Navidad como un pastel de frutas. (Pastel de frutas se refiere, aquí, a una gran variedad de preparaciones con fruta confitada o fresca, frutos secos y especias, a veces licor: pan dulce, budín inglés, etc.). Una broma atribuida al ex presentador de Tonight Show, Johnny Carson, dice que «solo hay un pastel de frutas en todo el mundo, y la gente se lo sigue enviando». Sin duda, se ganó su reputación por su longevidad.

Dos amigos de Iowa intercambian el mismo pastel de frutas desde finales de la década de 1950. Aún más antiguo es el pastel de frutas que dejó en la Antártida el explorador Robert Falcon Scott en 1910. Pero el honor del pastel de frutas más antiguo conocido es para uno que se horneó en 1878 cuando Rutherford B. Hayes era presidente de los Estados Unidos.

Lo sorprendente de estos viejos pasteles de frutas es que la gente los probó y sigue viva, lo que significa que todavía son comestibles después de todos estos años. La trifecta de azúcar, ingredientes bajos en humedad y algunos licores de alta graduación hacen que los pasteles de frutas sean algunos de los alimentos más duraderos del mundo.

La barra energética original

El pastel de frutas es un obsequio antiguo, y las versiones más antiguas son una especie de barra energética fabricada por los romanos para sostener a sus soldados en la batalla. El pastel de frutas romano era una mezcla de cebada, miel, vino y frutos secos, a menudo semillas de granada.

Más en AntropoUrbana:  Algo más que un cambio de nombre

Lo que podría reconocerse como un pastel de frutas de estilo moderno, un postre húmedo con levadura salpicado de frutas y nueces, probablemente se horneó por primera vez a principios de la Edad Media en Europa. La canela, el clavo y la nuez moscada eran símbolos de sofisticación culinaria, y estas especias dulces comenzaron a aparecer junto con la fruta en muchos platos salados, especialmente panes, pero también platos principales.

En poco tiempo, la mayoría de las cocinas tenían algún tipo de panes o pasteles de frutas: las primeras versiones del pastel de frutas moderno.

Los pasteles de frutas son diferentes en Europa que en América. Los pasteles de frutas europeos se parecen más al pan de frutas medieval que las versiones hechas en Gran Bretaña y los Estados Unidos. Los dos estilos de pastel de frutas más comunes en Europa son el stollen y el panettone.

Las versiones británica y estadounidense son mucho más parecidas a las de un pastel o una torta. Para una extravagancia exagerada, los honores deben ir a la versión británica, un budín que corona un rico pastel de frutas con una capa de glaseado de mazapán.

Endulzando la olla

Los pasteles de frutas llegaron a América con los colonos europeos, y la creciente ola de emigración de Gran Bretaña a Nueva Inglaterra reflejó de cerca una afluencia de azúcar barata del Caribe.

El azúcar fue la clave para conservar la fruta para su uso a lo largo de las estaciones. Uno de los métodos favoritos de conservación de la fruta era «caramelo». La fruta confitada, a veces conocida como fruta cristalizada, es la fruta que se corta en trozos pequeños, se hierve en almíbar de azúcar, se mezcla con azúcar granulada y se deja secar.

Más en AntropoUrbana:  Breve historia del animismo: ¿las piedras tienen alma?

Gracias a esta técnica, los colonos pudieron conservar la fruta de la cosecha de verano para utilizarla en sus dulces navideños, y los pasteles de frutas se convirtieron en uno de los postres de temporada más populares.

Un postre con poder de permanencia

Los pasteles de frutas también fueron populares debido a su legendaria vida útil, que, en una era anterior a la refrigeración mecánica, era extremadamente deseable.

Los aficionados a los pasteles de frutas te dirán que los mejores pasteles de frutas se maduran, o se «sazonan» en la jerga de los pasteles de frutas, durante al menos tres meses antes de cortarse. El condimento no solo mejora el sabor del pastel de frutas, sino que lo hace más fácil de cortar.

Sazonar un pastel de frutas implica cepillarlo periódicamente con su licor destilado preferido antes de envolverlo con fuerza y ​​dejarlo reposar en un lugar fresco y oscuro por dos meses. El licor tradicional de elección es el brandy, pero el ron también es popular. En el sur de Estados Unidos, donde el pastel de frutas es extremadamente popular, se prefiere el bourbon. Un pastel de frutas bien condimentado recibirá varios baños espirituosos durante el período de maduración.

El crédito por la popularidad del pastel de frutas en Estados Unidos debería ir al menos parcialmente a la oficina de correos. La institución de la Entrega Gratuita Rural en 1896 y la adición del servicio Parcel Post en 1913 causaron una explosión de pedidos de alimentos por correo en Estados Unidos. De la noche a la mañana, las delicias que alguna vez fueron raras estaban a un simple sobre de pedido por correo para las personas en cualquier lugar que pudieran pagarlas.

Más en AntropoUrbana:  ¿Y si en estas fiestas probamos la desintoxicación digital?

Dada la larga vida útil y la textura densa del pastel de frutas, era natural para un negocio de alimentos por correo. Las dos empresas de pasteles de frutas más famosas de Estados Unidos, Claxton’s de Claxton, Georgia, y Collin Street de Corsicana, Texas, comenzaron en este apogeo de la comida por correo. A principios de la década de 1900, las salas de correo estaban llenas de las ahora omnipresentes latas de pastel de frutas.

Todavía en la década de 1950, los pasteles de frutas eran una parte muy apreciada de la tradición navideña estadounidense. Un artículo de 1953 de Los Angeles Times llamaba al pastel de frutas un «imprescindible para las fiestas», y en 1958, el Christian Science Monitor preguntó: «¿Qué podría ser un regalo mejor que el pastel de frutas?». Pero en 1989, una encuesta de Mastercard descubrió que el pastel de frutas era el regalo menos favorito del 75% de los encuestados.

Dejando de lado a los haters y los irrespetuosos, el pastel de frutas sigue siendo una sólida tradición estadounidense: el sitio web Serious Eats informa que todavía se venden más de dos millones de pasteles de frutas cada año.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías