Un mejor futuro para la tecnología médica

-

Ilustraciones: Carolina Arriada para Antropología Urbana.

por KATJA GUENTHER – Universidad de Princeton

The Distance Cure y The Doctor Who Wasn’t There son libros políticos sobre medios médicos. Zeavin ofrece análisis esclarecedores de una variedad de psicoterapias a distancia: análisis epistolar, servicios religiosos telefónicos, líneas directas telefónicas para crisis de suicidio, terapias basadas en computadora y terapia electrónica (lo que Zeavin llama “discurso escrito terapéutico”). Para ella, los medios involucrados en estas terapias son “metáforas activas en su poder para traducir viejas experiencias psíquicas en nuevas formas, en encuentros teleterapéuticos” y, como tales, pueden estar investidos de una gran dosis de esperanza política. Todos tenemos un “medio interior” que “identifica o rima con” las formas de telecomunicaciones o teleterapia que utilizamos; dependiendo de nuestras experiencias y constitución mental, podríamos preferir el correo electrónico a una conversación telefónica, acercarnos mensaje de texto. La introducción de nuevos medios ofrece así oportunidades para romper con los ideales dominantes blancos, masculinos y heteronormativos, y con el falso valor ético de la “empatía”, que con demasiada frecuencia domina la terapia tradicional. Greene también explora las promesas y limitaciones, pasadas y presentes, de una variedad de dispositivos telemédicos, en su caso, el teléfono, las tecnologías basadas en radio, la televisión por cable y la computadora central. Según Greene, el hecho de que fueran capaces de llegar a nuevas poblaciones y reducir así las disparidades en salud o, en cambio, crearan nuevas barreras (de conectividad, por ejemplo) no dependía de las tecnologías en sí, sino de la voluntad política, la inversión pública y el apoyo económico que funcionan y los mantienen. Por eso, con demasiada frecuencia, las promesas de igualdad que acompañaron a estas tecnologías cuando se idearon por primera vez se perdieron a medida que envejecieron.

Más en AntropoUrbana:  Creatividad humana vs. algoritmos modernos

Los medios no siempre son obvios. Greene, basándose libremente en Marshall McLuhan, afirma: “Aprendemos a no ver los medios de atención en los que estamos suspendidos”. Dispositivos como los rayos X, el buscapersonas por radio o el teléfono se han integrado tan completamente en la práctica médica que ya no se nota su presencia como tecnología. Y, sin embargo, incluso si los medios se vuelven invisibles, aún pueden moldear nuestras relaciones sociales. Como señaló el sociólogo Erving Goffman sobre la medicina televisada: reconstruía códigos de relaciones entre médico y paciente, fomentando nuevas formas de interacción. Cuando el médico fue transportado detrás de una pantalla de televisión y fuera de la sala de examen, la asimetría de la relación médico-paciente (donde el médico podía tocar al paciente pero no al revés) se aplanó. Por el contrario, como señaló con aprobación el médico y defensor de la telemedicina Kenneth Bird en 1968, la televisión médica “amplificó” al médico, ampliando su influencia y alcance y, por tanto, su autoridad.

De manera similar, Zeavin nos recuerda que los medios están trabajando incluso si parecen estar ausentes de la situación terapéutica. Zeavin abre su serie de estudios de casos de teleterapia con los inicios del psicoanálisis. La psicoterapia de Sigmund Freud, a pesar de las apariencias, no se produjo de forma directa y sencilla, con dos personas comunicándose entre sí en la misma habitación. Más bien, desde el principio la mediación jugó un papel: el famoso “autoanálisis” de Freud fue en realidad un análisis convencional realizado por carta con el amigo y mentor de Freud, Wilhelm Fliess; y algunos de los casos de Freud, como el de Herbert Graf, también conocido como el pequeño Hans, Schreber o su psicoanálisis retrospectivo de Leonardo Da Vinci, estuvieron mediados por textos escritos u obras de arte. Freud, siempre fascinado por la inmediatez de la sesión telepática entonces en boga (aunque se distanció públicamente de ella), se basó sin embargo en gran medida en metáforas de la mediación: la escucha terapéutica como central telefónica, la memoria como una página de escritura mística y los sueños censurados como el correo. Como sugiere Zeavin, fue precisamente la distancia introducida por la escritura epistolar lo que hizo posible la intimidad. “La comunicación es una respuesta a una ausencia sentida que pretende mitigar esa ausencia y con ello cerrar la brecha al afirmarla”. El mismo proceso se produjo durante la terapia psicoanalítica presencial, donde una forma de “relación fantástica” permitió un proceso de “transferencia mutua” y, por lo tanto, que “ocurriera un trabajo inconsciente en ambos lados de una comunicación”.

Más en AntropoUrbana:  Las paralelas de la mediana edad

Entonces, una cosa que aprendemos de los libros es que incluso los actos más básicos y simples están constituidos de manera compleja. Estos actos deben aprenderse y modificarse según el cambiante panorama mediático. Tomemos como ejemplo la escucha atenta que desempeña un papel importante en la terapia contemporánea. Le debe mucho al trabajo del psicólogo humanista Carl Rogers, quien utilizó grabaciones fonográficas para enseñar a los consejeros y a sus estudiantes a escuchar productivamente, reproduciéndolas y permitiéndoles así juzgar qué tan bien escuchaban. No resultó muy bien. En un estudio realizado por su alumno E.H. Porter, muchos consejeros hablaban cuatro veces más que sus pacientes en una sesión típica, y escucharse a sí mismos en las grabaciones los animó a adoptar un enfoque menos directivo. Al igual que las formas de teleintervención analizadas en los libros de Zeavin y Greene, la escucha terapéutica nunca fue inocente, sino que interactuó con los medios a su disposición, dándole forma de maneras que antes no eran posibles.

Dado el alcance de los medios de comunicación en todas las formas de interacción médica, incluso las aparentemente inmediatas, tal vez queramos revisar las afirmaciones de que son inherentemente ideológicas. ¿No podríamos más bien, a través de Greene, pensar en esas formas de terapia próxima en términos de posibilidades mediáticas, posibilidades que han sido canalizadas y quizás restringidas por formas de poder? Un enfoque así nos permitiría utilizar las ideas de Zeavin, no sólo para dar la bienvenida a las posibilidades de nuevas formas de terapia a distancia, sino quizás también para revisar formas más antiguas de tratamientos cara a cara y recuperar posibilidades que, aunque cerradas en el pasado, podrían apuntar hacia futuros nuevos y mejores.

Más en AntropoUrbana:  ¿Por qué sentimos que la Navidad llega más rápido cada año?

Fuente: Somatosphere/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías