Cambio climático en los Andes: campesinos destructores de máquinas anti-lluvia

-

por COURTNEY CECALE – Universidad de California en Los Ángeles

El cambio climático llegó a la Cordillera Blanca. Desde 1970, esta cadena montañosa de gran altitud con la mayor concentración de glaciares tropicales del mundo ha perdido alrededor del 30% de su masa helada (o alrededor de 200 km²). El agua de deshielo converge en cientos de nuevos lagos alpinos altos, muchos de los cuales se llenan y se vuelven inestables con cada año que pasa. En un lugar que ya es famoso por sufrir uno de los peores desastres ambientales de la historia (que mató a más de 20.000 personas), las consecuencias de un mayor deshielo debido al cambio climático son potencialmente catastróficas. Pero en los últimos quince meses de investigación de campo, aquí, el cambio climático ha adoptado muchas otras formas: menos sensacionales que una inundación desastrosa, pero de todos modos alarmantes y potencialmente mortales.

Sequía. La temporada de lluvias llegó con cuatro meses de retraso a la Cordillera Blanca. Los agricultores que plantaron semillas en agosto y septiembre anticipando la lluvia no encontraron más que polvo seco y cultivos muertos en sus granjas en noviembre. Los que esperaron descubrieron que el suelo era demasiado duro para plantar algo, aunque lo intentaron de todos modos. A finales de noviembre, los incendios arrasaron el campo. El humo llenó los valles de la región durante semanas mientras la gente quemaba desesperadamente toda la basura y materia orgánica que encontraban, un método que, según se cree localmente, produce nubes pesadas que transportan lluvia. La preocupación creció hasta el último fin de semana de noviembre.

Más en AntropoUrbana:  Zumbidos y ruidos atmosféricos

Me desperté temprano y recibí múltiples mensajes de texto que me alertaban de que docenas de campesinos enojados estaban marchando por las aldeas justo encima de Carhuaz, recogiendo gente en el camino. Estaban molestos porque las lluvias aún no habían llegado, a pesar de sus mejores esfuerzos, y tenían un plan para poner fin a la sequía de una vez por todas. Juntos, subieron a un pico cercano y destruyeron el aparato de metal que residía allí: una pequeña caja de metal, un panel solar y una antena. La gente se turnaba para hablar acaloradamente, pero el alcalde local guiaba el mensaje. Sabían que el equipo era propiedad secreta de la empresa minera cercana. Sabían que estaba enviando señales al cielo para detener las lluvias. Sabían que existía para hacer más rentable el trabajo en las minas a cielo abierto. Y después de todo lo que hizo la mina al envenenar las fuentes de agua cercanas, ya habían tenido suficiente. Lo destruyeron para detener las señales y traer de nuevo la lluvia.

Inmediatamente después del espectáculo, la gente regresó silenciosamente a sus hogares. El chisme viajaba de pueblo en pueblo y no todos los participantes estaban tan seguros como afirmaban. Después de todo, el equipo había estado allí durante años, ¿por qué las minas esperarían hasta ahora para detener la lluvia? Pero estaban desesperados por una solución, no podían imaginar otra razón por la que esto pudiera estar sucediendo y, bueno, el daño ya estaba hecho.

Desafortunadamente para todos, lo que fue destruido no fue una máquina antilluvia propiedad de una corporación minera. Se trataba de un sistema de alarma temprana para posibles inundaciones de lagos glaciales, donado por investigadores suizos al gobierno municipal local. Con la máquina, si una inundación amenazaba a la gente del pueblo de abajo, la alarma sonaría con tiempo suficiente para, en teoría, poner a salvo a miles de residentes de abajo. Ahora, sin este equipo, no habría ninguna advertencia si ocurriera un desastre.

Más en AntropoUrbana:  Caca

Al día siguiente llovió y continuó lloviendo durante meses. Cuán infinitamente frustrante puede ser la coincidencia.

Este conflicto es sólo uno de los muchos que enfrenta la adaptación al cambio climático aquí en los Andes. En parte, esto posiblemente podría haberse evitado mediante la celebración de reuniones más democráticas e informativas con los campesinos locales, en su propio idioma (quechua) o presentadas por líderes de confianza. Pero esta no es la primera vez que se destruye deliberadamente equipo científico del clima, y no es la primera vez que las comunidades culpan a las minas por los problemas causados por el cambio climático. Este incidente apunta a tensiones más duraderas que subyacen a las epistemes ambientales.

Los conflictos con las empresas mineras de propiedad extranjera comenzaron aquí a principios de la década de 1990, durante el auge minero del entonces presidente Fujimori. Se reestructuraron los derechos sobre la tierra, otorgando al gobierno nacional derechos mineros en todo el país, permitiéndole establecer minas donde los lugareños protestaban. Posteriormente, cuando las personas comenzaron a presentar síntomas por el agua y suelo contaminados, fueron políticamente atacados por afirmaciones de que no tenían pruebas científicas. La Ciencia con C mayúscula se utilizó habitualmente en su contra como un recurso al que no tenían acceso (Li 2015). Sólo el año pasado, decenas de lugareños fueron sentenciados a décadas de prisión por protestar contra la mina y el gobierno local por no cumplir las promesas de mejorar sus condiciones de vida (sin mencionar que los últimos presidentes regionales han sido encarcelados por malversación de fondos y corrupción). Por eso, cuando llegan científicos extranjeros con el apoyo del gobierno para colocar maquinaria en las cimas de las montañas cercanas, es comprensible que la gente se muestre escéptica.

Más en AntropoUrbana:  Playas y béisbol

Desafortunadamente, los lagos sobre la ciudad ahora amenazan las vidas de todos los que viven debajo de ellos. Hacer que la región sea segura y habitable durante la era del cambio climático requerirá millones de soles en recursos. Sin duda, requerirá justicia social y curación. Y estos incidentes ilustran una demanda de ambas cosas sin una gestión paternalista ni salvadores neocoloniales.

Referencia

Li, Fabiana. Unearthing Conflict: Corporate Mining, Activism, and Expertise in Peru. Duke University Press, 2015.

Fuente: Savage Minds/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías