Danzas circulares en el foso del death metal

-

por RYAN CHRISTOPHER JONES

Durante los treinta segundos entre canciones, el foso (pit) es un enjambre de pulmones enojados que se quedan sin aliento. Caminando con las manos en la cabeza, los juerguistas inhalan. Un chirrido de retroalimentación penetrante surge del silencio y el pozo comienza a girar en el sentido de las agujas del reloj. El vocalista de Pig Destroyer ruge: «¿Quién está listo para un poco de violencia?» y el suelo está repleto de hombres en su mayoría sudorosos chocando entre sí. Un muro de ruido golpea los sentidos mientras un rayo de luz ocasional se dispara hacia el interior del foso, destacando una boca llena de dientes y ojos muy abiertos. Gutural, rugiente e implacable, la música está llena de miedo y la rabia se siente primaria.

Como fanático del black y el death metal, a menudo traté de describir esta afinidad a amigos a quienes no les gusta o no entienden el género. Ven la música como abrasiva, sin matices, indescifrable, ruidosa y violenta, y los mosh pits como lo mismo, pero con más miedo y fisicalidad. Un buen amigo y metalero de toda la vida me dijo recientemente que “el volumen es el punto. El individuo debe estar abrumado para poder participar”. Este acto de participación es precisamente lo que convierte a los mosh pits en algo más que un concierto que se escucha o se ve, sino en una experiencia musical física e inmersiva en un espacio compartido. En estos mares de cuerpos y ruidos, se desarrollan reglas íntimas y paradójicas. Un círculo se estrella con brutalidad intencionada, pero si un compañero cae tú lo recoges. Si alguien se lastima, el grupo lo atiende. Si un mosher es violento con la única intención de infligir dolor, el grupo lo reprende y, a veces, lo saca de la acción. Cuando una canción cesa también cesa la violencia, y entre estos ciclos de silencio y movimiento surge una especie de ritual entre la música y el público.

Más en AntropoUrbana:  Pasos para migrar una empresa a la nube

El mosh pit puede entenderse como una forma de danza circular. Estas danzas grupales son realizadas por sociedades de todo el mundo, tradicionalmente como un ritual popular que “permitía que personas de diferentes culturas se expresaran a través del movimiento y la danza”. Las horas, por ejemplo, son bailes circulares populares que todavía se realizan habitualmente en las celebraciones de las culturas judía y de Europa del Este. Una danza folclórica circular siberiana llamada osuokahi celebra la exploración del espacio cosmológico en la mitología yakuta. A fines del siglo XIX, surgió un movimiento espiritual de la tribu Lakota llamado The Ghost Dance, llamado así por su ritual principal en el que un círculo de personas se tomaba de la mano y se movía en el sentido de las agujas del reloj; el círculo representaba “el aro de la nación o la unidad inquebrantable del pueblo Lakota”. El căluş rumano es un baile en círculo en el que los jóvenes saltan acrobáticamente en el aire para imitar los movimientos de los caballos y las hadas mitológicos. Mircea Eliade también escribe que estos bailarines “juran a Dios respetar las costumbres y reglas de căluşari” y “ser como hermanos entre sí”. Algunos moshers masculinos me comunicaron la idea o el sentimiento de «hermandad» mientras fotografiaba este proyecto. Existe poca investigación sobre la naturaleza ritualista de los mosh pits del metal, pero en Embracing the Chaos: Mosh Pits, Extreme Metal Music and Liminality, la investigadora Gabrielle Riches argumenta que en estos espacios caóticos, los lugares de metal «permiten a los fanáticos del metal y a los músicos construir un fuerte sentido de comunidad a través de la articulación de deseos privados pero comunes en un lenguaje público compartido”.

Más en AntropoUrbana:  La fragilidad de los museos

En un esfuerzo por superar mi incapacidad para transmitir (en palabras) la emoción de los mosh pits a personas que nunca pondrían un pie en uno, en 2016 comencé a llevar mi cámara de película de formato medio a espectáculos de metal en St. Vitus, Brooklyn, Nueva York. Con un Mamiya 7 envuelto firmemente alrededor de mi cuello y un flash en una mano, me paré en el borde de estos círculos e intenté visualizar el espléndido caos de cuerpos chocando moviéndose con la música. A veces me tiraba al foso, rebotando como un loco para documentar la experiencia. Si bien ningún medio visual puede replicar verdaderamente la experiencia sensual y física de un mosh pit de metal, mi objetivo es captar destellos fugaces de intimidad, contacto, comunidad, confusión, euforia, rabia y movimiento. A menudo les describo a mis amigos que estar en un mosh pit a veces se siente como si estuvieras siendo arrastrado por una ola creciente, y que por un momento tienes miedo del poder del agua y al mismo tiempo te rejuveneces. Mirando hacia atrás estas fotos, cinco años después de que comencé el proyecto, ahora puedo ver que el movimiento de estas multitudes es fluido, como un cuerpo de agua sucumbiendo a una marea creciente.

Fuente: SCA/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías