Cuando la Navidad todavía no había sido domesticada

-

por JAMES A. T. LANCASTER – Universidad de Queensland

Cuando los puritanos ingleses prohibieron la Navidad en 1647, no fue sin una buena razón. Cuando los puritanos estadounidenses, a su vez, prohibieron la Navidad en Massachusetts entre 1659 y 1681, no fue sin una buena razón. La Navidad pasada era todo menos inocente.

Hasta mediados del siglo XIX, la Navidad fue una época de embriaguez y libertinaje. Hombres vestidos como mujeres, mujeres vestidos como hombres, sirvientes vestidos como amos, niños vestidos como obispos, todos los demás vestidos como animales o con la cara negra, todo para subvertir el orden piadoso en la seguridad del anonimato. La Navidad fue un carnaval de bebida, travestismo, violencia y lujuria durante el cual los cristianos fueron liberados de las normas éticas que se esperaban de ellos el resto del año. No es de extrañar que los puritanos quisieran prohibirlo.

Los orígenes de la juerga navideña

No fue hasta el siglo IV que la Iglesia de Roma reconoció el 25 de diciembre como la fecha para celebrar el nacimiento del mesías. Y lo hizo sabiendo bien que no había razones bíblicas o históricas para ubicar el nacimiento de Cristo en ese día.

Hay alguna evidencia de que los romanos adoraban a Sol Invictus, su dios sol, el 25 de diciembre. Pero lo que los romanos realmente celebraban durante el mes de diciembre eran las Saturnales, un festival de fin de la cosecha que concluía con el solsticio de invierno. Como señaló el historiador Stephen Nissenbaum en su aclamada La batalla por la Navidad, la Iglesia primitiva llegó a un compromiso: a cambio de una celebración generalizada del nacimiento de Cristo, permitió que las tradiciones de las Saturnales continuaran en el nombre del salvador.

La entrega de regalos, los banquetes, las velas, los juegos de azar, la promiscuidad y el mal gobierno eran los sellos distintivos de Saturnalia. Agrega a esto el acebo, el muérdago y (mucho más tarde) el árbol, y tendremos una Navidad que incluye una variedad de tradiciones paganas.

Más en AntropoUrbana:  Por qué el sexo humano no es binario

Pero a medida que pasaba el tiempo, los líderes de la Iglesia se desilusionaron cada vez más por la forma en que el carnaval que era Saturnalia simplemente se desarrollaba bajo una fina capa de piedad cristiana. El obispo del siglo XVI, Hugh Latimer, lamentó que muchos cristianos «deshonraron a Cristo más en los doce días de Navidad que en los doce meses siguientes».

Señores y damas del desgobierno

En la Inglaterra moderna temprana, era una práctica común elegir un «Señor del Desgobierno» para supervisar las celebraciones navideñas. Los juerguistas bajo los auspicios del “Señor” marchaban por las calles disfrazados, bebiendo cerveza, cantando villancicos, tocando instrumentos, fornicando y causando daños a la propiedad.

Un relato de Lincolnshire en 1637 cuenta cómo los juerguistas decidieron que el Señor debía tener una «esposa navideña» y le trajeron «una Elizabeth Pitto, hija del rebaño de cerdos de la ciudad». Otro hombre vestido como vicario luego se casó con el señor y la dama, leyendo todo el servicio del Libro de Oración Común, después de lo cual «el asunto se llevó a cabo en su máxima expresión». Si no hubieran llevado el asunto hasta las últimas consecuencias, continúa el relato, «probablemente no habría ningún daño». Por así decirlo, «las partes tuvieron tiempo de arrepentirse tranquilamente en la cárcel».

“Diciembre fue llamado el Mes Voluptuoso” por una razón, escribió el Reverendo Increase Mather en 1687. Los hombres y mujeres jóvenes a menudo se aprovechaban de la laxitud moral de la temporada navideña para participar en la bebida y el sexo a altas horas de la noche. No es de sorprender que tal juerga estacional resultó en tasas de natalidad más altas de lo habitual en los meses de septiembre y octubre, así como en matrimonios reales en lugar de burlescos.

Te tumbaremos en el suelo

Incluso la caridad navideña estaba lejos de ser inocente. Los obsequios, este sello distintivo de la temporada, rara vez se daban gratuitamente, sino que se exigían con amenazas de picardía o violencia. En la práctica conocida como «wassailing» durante los siglos XVII y XVIII, bandas itinerantes de hombres y niños pobres afirmaron su derecho navideño de entrar en las casas de los prósperos y reclamar la mejor comida y bebida, cantando: “Venimos aquí para reclamar nuestro derecho/ Y si no abres la puerta/ Te tumbaremos en el suelo”.

Más en AntropoUrbana:  Dos grandes antropólogos que combatieron el fascismo

Aunque la mayoría de los encuentros terminaban sin violencia, de vez en cuando se lanzaba una piedra a través de la ventana de un señor poco caritativo. Para el señor que fue generoso, se podía esperar la buena voluntad de los náufragos durante el resto del año.

Domesticando la Navidad

Al final, los esfuerzos de los puritanos por prohibir la Navidad fracasaron. La juerga irreligiosa que marcó la Navidad pasada estaba demasiado arraigada en la cultura occidental. Pero donde las fuerzas de la religión fracasaron, las fuerzas del mercado pronto tendrían éxito en domesticar la Navidad. El sórdido comportamiento de las Navidades pasadas sería sustituido por otro tipo de irreligión: el consumismo.

Aun así, gran parte del sórdido vientre del pasado navideño permanece. Ese miembro de la familia que siempre bebe demasiado, comer en exceso, el lamentable encuentro con un colega en la fiesta de la oficina, son señales reveladoras de que nuestras tradiciones navideñas más antiguas están vivas y bien.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías