Las brujas de Pascua

-

por LIVIA GERSHON

Ah, Pascua. Época de huevos, conejos y… ¿brujas? Como escribe el estudioso del folclore Fredrik Skott, las brujas de Pascua son, de hecho, una tradición sueca de larga data.

Skott remonta la idea de la bruja de Pascua al siglo XVI, cuando llegó a Suecia el miedo a las brujas como agentes de Satanás. En las cacerías de brujas de las décadas de 1660 y 1670, varios miles de personas fueron juzgadas por hacer, supuestamente, pactos con el diablo. Cientos de estas personas fueron ejecutadas.

Una historia que los suecos contaron en ese momento fue que las brujas volaban a un lugar llamado Blåkulla para comunicarse con Satanás en los sábados de las brujas, que a menudo se dice que ocurren en Pascua. Los medios de transporte podían ser escobas, palos, vacas o incluso personas, siempre que estuvieran untadas con ungüento almacenado en cuernos provistos por el mismo diablo. En Blåkulla, el mundo ordinario estaba invertido: las brujas se sentaban alrededor de una mesa mirando hacia afuera, los ancianos se volvían jóvenes y las mujeres asumían los roles de los hombres.

Skott escribe que la creencia en Blåkulla sobrevivió durante siglos. A mediados del siglo XIX, la Pascua sueca era muchas cosas: una fiesta cristiana sagrada, un día festivo sin trabajo celebrado con bromas y una época de miedo real a las brujas. La gente encendía hogueras y pintaba cruces de alquitrán en las puertas de sus graneros para protegerse del mal. En ese momento, muchas personas en el oeste de Suecia también habían comenzado a disfrazarse de brujas en Pascua.

Más en AntropoUrbana:  Los europeos aprendieron a fumar leyendo libros

En la tradición de las brujas de Pascua, adolescentes y adultos jóvenes se ponían ropa gastada al revés. El travestismo era común: los niños podían aparecer como brujas viejas, mientras que las niñas podían desempeñar el papel de trolls de Pascua masculinos. Los participantes se pintaban la cara o usaban máscaras de tela o papel, a menudo con el cabello y las cejas hechos de musgo. Algunos portaban escobas, cuernos o cafeteras que simbolizaban las fiestas de Blåkulla.

Las brujas disfrazadas viajaban por la ciudad, a veces haciendo trucos en un esfuerzo por convencer a la gente de que las brujas reales deambulaban por la tierra. Eso podía significar voltear carros, montar los caballos de otras personas y dejarlos sudorosos y cansados, o trepar a los techos y arrojar cenizas por las chimeneas. También podían detenerse en las casas, pidiendo algo para comer o un trago de aguardiente.

A menudo, las brujas enmascaradas y los trolls enviaban anónimamente «cartas de Pascua», a veces arrojándolas a una casa junto con un tronco de madera y huyendo antes de que pudieran atraparlas. Las cartas generalmente contenían una pintura de una bruja y, a menudo, un verso que invitaba al lector a unirse al sábado de las brujas. Los versos podían ser simplemente divertidos o podían contener un insulto a un destinatario que se creía que había hecho algo malo.

Skott señala que la tradición de las brujas de Pascua todavía sobrevive hoy, en una forma muy diferente. Para el Jueves Santo o Domingo de Resurrección, grupos de jóvenes se visten con delantales y pañuelos y visitan a vecinos o familiares, cantando canciones o repartiendo dibujos a cambio de dulces o dinero. Al igual que los conejitos y los pollitos, son adorables y completamente inofensivos, muy lejos de las salvajes brujas de Pascua de antaño.

Más en AntropoUrbana:  Tipología antropológica de nadadores desconsiderados

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías