Acerca de la antropología urbana

-

por ELIZABETH BASTIAN

La mayoría de la gente conoce a la antropología por el curso de introducción de la universidad que todo el mundo toma como un descanso: una clase fácil en la que se pueden omitir las lecturas, pero se cubre la esquiva diversidad o el requisito de graduación cultural. Lo que pocos saben es que la antropología, o el estudio de los humanos, es practicado por casi todos, casi todos los días. Y esto es especialmente cierto en entornos urbanos.

La antropología tiene cuatro subconjuntos reconocidos: arqueología (porque sí, todas las carreras de antropología son en realidad Indiana Jones), antropología cultural, antropología biológica y antropología lingüística. Como tal, esta ciencia social cubre todo, desde la observación de primates a la Jane Goodall hasta la investigación de los orígenes y el uso de los últimos términos tecnológicos. Y como alguien que se especializó en estudios urbanos y regionales y antropología en la universidad, a menudo me preguntaban cuál era la relación entre las dos disciplinas.

Si bien a menudo podía entender los orígenes de esta pregunta, aún me sorprendía que la relación no fuera tan transparente para los demás. Porque un lugar, una región, una ciudad no puede ser catalogada como urbana sin la densa disposición de un elemento necesario: las personas. Cierto, hay edificios y parques, negocios y oficinas, y otros elementos integrados a la infraestructura urbana que producen una experiencia única conocida solo por las grandes ciudades del mundo. Pero sin la ocupación de estos edificios, parques y oficinas por parte de millones de seres humanos, no existiría un entorno urbano reconocido. Solo quedaría el vacío.

Más en AntropoUrbana:  Volver a casa

Nada.

Entonces, ¿cómo funcionan estas personas, estos humanos, en un entorno urbano? ¿Qué partes de sus estilos de vida son sostenibles y qué partes necesitan ajustes? ¿Qué idiomas están hablando? ¿Cómo se desarrolló el área en los últimos diez, veinte, cien años? Y, quizás lo más importante, ¿qué es lo que atrae a cientos de miles de personas a vivir sus vidas rodeadas de cientos de miles de otras personas?

Este es el estudio de los humanos dentro del urbanismo. Aquí es donde existe la superposición. Pero, desafortunadamente, esta superposición a menudo se ignora o no se ve.

La verdad es que urbanistas, arquitectos y legisladores contemporáneos parecen haber perdido la conexión entre la antropología y los estudios urbanos que era tan clara para mí en mis primeros años de licenciatura.

Así que estoy aquí para proponer el reconocimiento de un nuevo tema dentro de los ámbitos prácticos del urbanismo que ya ha sido algo reconocido en la academia: la antropología urbana. Si los creadores de las futuras mecas urbanas del mundo desean avanzar en la construcción de ciudades sostenibles y habitables para la creciente población mundial, deben comenzar a observar concienzudamente a las personas que ya las ocupan. Sin una integración más cuidadosa de los estudios culturales urbanos, la continua afluencia mundial de ocupantes suburbanos y rurales a los entornos urbanos puede tener consecuencias nefastas.

¿Cómo se puede lograr esto?  Simple: reconocer la cultura urbana.

Los espacios urbanos tienen una cultura propia. La accesibilidad para peatones, el transporte público y la densidad y diversidad de personas y los lugares que habitan son solo algunos elementos de la “cultura urbana”. Al reconocer que esta cultura existe, el estudio de esta cultura puede realmente comenzar.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué es la antropología lingüística?

Al hacer esto, el urbanista también puede convertirse en antropólogo; y las ciudades del mañana finalmente encarnarán a las personas que eligieron ocuparlas.

Fuente: Medium/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías