Cuando ser un adolescente desempleado se consideraba un delito

-

por LIVIA GERSHON

Para los adolescentes, los trabajos pueden ser una forma de obtener experiencia laboral, ganar algo de dinero y no meterse en problemas, todo mientras realizan el trabajo necesario. También pueden ser explotadores y dificultar la participación en otras actividades. Como escribe el historiador Tim Wales, en el siglo XVII, los adolescentes de las zonas rurales de Inglaterra que no conseguían un trabajo —específicamente trabajos para vivir en granjas— podían estar sujetos a sanciones penales.

Para los hombres y mujeres jóvenes de alrededor de quince a veinticuatro años, escribe Wales, «entrar en el servicio» era una práctica común, una forma de obtener el dinero y la experiencia necesarios para casarse y establecer sus propios hogares. Según una estimación, alrededor del 60 por ciento de las personas en ese rango de edad eran sirvientes.

Esto no fue solo una convención. Según una ley de 1563, aprobada después de que una ola mortal de influenza redujera la oferta de mano de obra, los adolescentes y adultos jóvenes solteros podrían ser obligados a trabajar. La aplicación de la ley varió con el tiempo, pero en muchos casos los que se encontraron viviendo fuera del servicio fueron obligados a volverse aprendices o fueron enviados a la casa de correcciones.

En algunos casos, incluso los niños más pequeños de familias muy pobres también podían verse obligados a participar en “aprendices de pobres”. Wales escribe que esto estaba legalmente permitido para niños de tan solo siete años, pero por lo general involucraba a jóvenes adolescentes. Para las autoridades, pasar a estos niños al aprendizaje redujo la necesidad de ayuda parroquial para los hogares empobrecidos e inculcó la disciplina laboral en niños que de otro modo vivirían en la inactividad en el hogar.

Pero muchos jóvenes persistieron en “vivir con sus propias manos”, como dicen fuentes de la época. A principios de la década de 1660, el terrateniente y magistrado Doughty se quejó de que, en lugar de entrar en servicio, las niñas y las mujeres jóvenes permanecían en las casas de sus padres, hilando, tejiendo, participando en la práctica tradicional de recoger siembras no cosechadas de los campos de los agricultores y —especuló— tal vez participando en secreto en el trabajo sexual. Con esas opciones disponibles, advirtió, es probable que se desconecten del servicio en el momento de la cosecha, justo cuando más se necesitan. En cuanto a los niños, Doughty se angustió al ver que muchos de los más capaces y habilidosos se convertían en marineros, ahorraban dinero en el verano y pasaban el invierno jugando.

Más en AntropoUrbana:  Doña Ana y las posibilidades del sonido desobjetivado

Wales señala que Doughty y otros como él, en la segunda mitad del siglo XVII, estaban particularmente preocupados por las niñas y las mujeres jóvenes. Los tribunales culparon a los padres por permitir que una hija se quedara “inactiva” en casa, a veces encarcelándolos o quitándoles cualquier ayuda que recibieran. Sin embargo, estas mujeres jóvenes eran importantes para la economía doméstica de muchas familias. Cuidaban de sus hermanos y ayudaban con el ganado y, en un momento de crecimiento de la industria textil, hilar y tejer en casa eran actividades cada vez más fructíferas.

“El problema percibido puede haber sido menos la resistencia de los jóvenes para entrar en el servicio que los elementos mejorados de elección y negociación en su posición”, escribe Wales.

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente