Todo lo que Indiana Jones entendió bien

-

por PETAR PARVANOV – Museo Arqueológico nacional, Bulgaria  

El arqueólogo más famoso de la cultura pop, Indiana Jones, regresa a la pantalla grande este verano. En esta quinta entrega, Dial of Destiny, Harrison Ford vuelve a protagonizar el personaje titular que definió la percepción pública de la arqueología.

Las productoras confirmaron que este será el capítulo final de la historia. También es la primera y única película de la serie que no está dirigida por Steven Spielberg, aunque sigue siendo productor ejecutivo. Ahora bajo la dirección de James Mangold, la película se estrenó en el Festival de Cine de Cannes con críticas iniciales mediocres.

Y ciertamente la película provocará quejas de los colegas de la vida real de Jones. A muchos arqueólogos profesionales les encanta odiar a Indiana Jones. Los críticos a menudo lamentan la representación poco realista de la arqueología y la mistificación de los hechos históricos. Algunos lo encuentran degradante para la investigación seria llevada a cabo en el campo.

Pero, al mismo tiempo, muchos arqueólogos aprecian que Indy elevara el perfil de la arqueología en la imaginación popular. Como arqueólogo y cinéfilo frecuente, quiero resaltar otro mérito de la franquicia: la expresión cinematográfica de cuestiones éticas en el corazón mismo del pensamiento antropológico.

Por supuesto, estos temas son embellecidos y reinventados; después de todo, estamos viendo éxitos de taquilla de acción. Sin embargo, las películas de Indy reflejan desafíos fundamentales en el campo: preocupaciones reales para los arqueólogos reales.

Y como advertencia, este ensayo contiene spoilers de las primeras tres películas de Indy. Pero has tenido más de treinta años para verlas.

La arqueología es destructiva

Desde tumbas egipcias hasta iglesias medievales, los sitios arqueológicos sufren daños a lo largo de las películas. A menudo, esta es la primera objeción planteada cuando se trata de la representación de la arqueología en la pantalla.

Recordemos el debut cinematográfico de Indy en Raiders of the Lost Ark de 1981. La secuencia de apertura muestra a Indiana Jones en Sudamérica en busca de un ídolo adorado y protegido por el pueblo indígena (ficticio) Hovitos. Siguiendo los pasos de expediciones anteriores, llega a un templo escondido en la jungla. Después de reemplazar sin éxito el ídolo dorado del altar con una bolsa de arena, tiene que escapar cuando una trampa antigua hace que todo el salón se derrumbe.

Más en AntropoUrbana:  Cinco consejos prácticos para escribir tu tesis

Si bien definitivamente esta no es la forma adecuada de realizar el trabajo de campo, la premisa subyacente es precisa: las excavaciones arqueológicas a menudo destruyen el contexto que buscan comprender.

Aunque no son tan cinematográficas como los restos de una trampa explosiva, las excavaciones son una destrucción controlada y sistemática. Es por eso que los arqueólogos contemporáneos documentan meticulosamente los sitios y usan técnicas menos invasivas como el radar de penetración en el suelo, que sondea bajo tierra sin excavar. Los arqueólogos de campo normalmente crean descripciones escritas detalladas, acompañadas de dibujos, fotografías y escaneo 3D.

La naturaleza destructiva de la arqueología no se limita a los restos debajo de la superficie. Por ejemplo, desde el siglo XIX, los conservadores han tratado de reconstruir la Acrópolis ateniense en su estilo griego clásico. En el proceso, se eliminaron estructuras medievales y otomanas, incluidas casas, fortificaciones como la llamada torre franca y una mezquita dentro del Partenón.

Los arqueólogos golpean nazis

En la tercera película, La última cruzada, Indiana Jones busca a su padre secuestrado, un excéntrico medievalista interpretado por Sean Connery. El profesor senior Jones desapareció mientras buscaba el Santo Grial, la copa que Cristo usó durante la Última Cena. A lo largo del viaje, Indiana descubre una guarida nazi en un castillo y susurra: “Nazis. Odio a estos tipos”. Y, de hecho, pelear con ellos se convierte en una actividad recurrente para el Dr. Jones en sus actividades.

Como revela el tráiler de Dial of Destiny, estos viejos villanos regresan en una nueva forma revanchista. Se escucha al personaje nazi de Mads Mikkelsen decir: “Hitler cometió errores, y con esto, los corregiré a todos”.

En realidad, los sitios y artefactos históricos se utilizan indebidamente con fines políticos. Las representaciones del pasado han sido manipuladas por líderes de todos los espectros políticos e ideológicos. Pero las ideologías nacionalistas y de extrema derecha han sido especialmente activas en este sentido debido a su tendencia a idealizar un pasado imaginado.

El aparato de formación intelectual e ideológica del Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP, el Partido Nazi) contenía un grupo especializado en la prehistoria alemana. Más tarde se incorporó al Ministerio del Interior. Las notorias SS también tenían una unidad de investigación y enseñanza para German Heritage (SS-Ahnenerbe), bajo la supervisión directa de Heinrich Himmler, el hombre que más tarde supervisó el Holocausto. El objetivo de la unidad era someter la investigación y la política cultural al régimen. Hitler mismo no estaba preocupado por la destrucción de monumentos durante la guerra porque, en su opinión, esto abría una oportunidad para erigir otros nuevos.

Más en AntropoUrbana:  Arqueología en Woodstock

Los regímenes comunistas en la antigua URSS y el bloque del Este son intrigantes en este respecto. De acuerdo con la postura ideológica oficial del partido, el marxismo era la única lectura aceptable del pasado. La arqueología se encargó de la promoción de la unidad cultural entre las naciones comunistas, lo que llevó a una explosión de estudios sobre la herencia eslava.

En mi país de origen, Bulgaria, los antiguos líderes esperaban que los arqueólogos encontraran forraje para la propaganda nativista. Durante las primeras décadas del comunismo, el gobierno enfatizó el origen étnico eslavo de Bulgaria para mezclar a sus ciudadanos con otras naciones bajo el dominio soviético. Se encargó a los arqueólogos que encontraran pruebas de que la mayoría de la población medieval era eslava. Luego, a partir de la década de 1970, los líderes se reapropiaron de una herencia búlgara nómada. Pensaron que debido a que los búlgaros emigraron de la estepa de Europa del Este, este origen podría mostrar los estrechos vínculos entre Bulgaria y la Unión Soviética.

La historia también se explotó en la preparación política para la guerra en curso de Rusia en Ucrania. Siete meses antes de la invasión, el presidente ruso Vladimir Putin publicó personalmente un ensayo defendiendo la unidad histórica de Rusia y Ucrania.

Como incluso Indiana Jones se convierte en objetivo de persecución en algún momento (en Kingdom of the Crystal Skull), las películas aluden a las complejas realidades de la academia en sociedades sin libertad. Para golpear metafóricamente a los nazis y otros extremistas, la arqueología debe comprender las implicaciones políticas del campo y exponer los sesgos codificados en las representaciones del pasado.

No todo pertenece a un museo

En El templo maldito de 1984, Indiana Jones se encuentra buscando una piedra sagrada robada del santuario de un pueblo indio. El trío del Dr. Jones; su interés romántico, Wilhelmina “Willie” Scott; y su asistente autoproclamado, Short Round, deben enfrentarse al malvado culto Thuggee para recuperar el valioso artículo.

Más en AntropoUrbana:  La tecnología más sostenible del mundo

Eventualmente, Indiana devuelve la piedra de Sivalinga a los residentes del pueblo. Su líder religioso dice: “Ahora ves el mérito de la roca que traes”.

El protagonista asiente: “Sí. Entiendo su poder ahora.”

Un minuto después, Willie le pregunta por qué no la conservó, a lo que Indiana responde: “¿Para qué? Simplemente la pondrían en un museo, y sería otra roca acumulando polvo”.

Este puede parecer un gran paso para un personaje que ha dicho que otros artículos, considerados antigüedades, pertenecen a los museos. Su postura aparentemente inconsistente refleja la relación a menudo tensa entre los arqueólogos, las colecciones de los museos y los objetos valorados por las comunidades.

Sí, los museos son instituciones clave para la gestión y protección del patrimonio. Pero proteger y promover el patrimonio requiere la inclusión de comunidades más amplias.

Esta no es una idea nueva en la arqueología académica: en la década de 1950, el arqueólogo Mortimer Wheeler expresó «la necesidad moral y académica de compartir el trabajo científico en la mayor medida posible con el hombre de la calle y en el campo».

Teniendo en cuenta los orígenes problemáticos de muchas colecciones de museos y las solicitudes de repatriación en curso realizadas por varias naciones y grupos indígenas, la realización de Indy transmite las preocupaciones fundamentales de la arqueología pública. Colecciones controvertidas almacenan objetos sagrados como las estatuas Mijikenda vigango y los restos humanos de los Ancestros Indígenas.

El pueblo indio ficticio presenta una situación muy real. La comunidad local posee el conocimiento para la protección de su cultura. Los arqueólogos y antropólogos, siendo comunicadores interculturales por oficio, tienen un papel que desempeñar y pueden apoyar tales esfuerzos comunitarios. Indy parece entender esto cuando devuelve el Sivalinga. Aunque en una toma más crítica, yo, como Cathleen Luo, discutiría el tropo subyacente del salvador blanco en la película.

Hay muchos matices en la historia de Indiana Jones. A mi modo de ver, las películas expresan el importante papel y las responsabilidades otorgadas a la arqueología por el público. A pesar de algunas tergiversaciones, las películas muestran que, en el mejor de los casos, la arqueología puede ser un trabajo orientado a la comunidad que une a las personas y el patrimonio.

Y además, el campo real y las películas pueden ser muy divertidos.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías