Arqueología de pandemia: que el idiota de la película de terror no abra la puerta del sótano

-

por ANDY WHITE – Universidad de Illinois

A medida que la respuesta de la nación al Covid-19 comenzó a desarrollarse en serio, anticipé que pasaríamos por un período de «cierre» de algún tipo en un esfuerzo por controlar la propagación del virus. Pensé que tal vez sería capaz de usar el tiempo extra en casa para ponerme al día con los blogs, escribir y producir algunos de los videos estudiantiles de mi clase de arqueología. Seguramente, pensé, los expertos de nuestro gobierno podrán formular y poner en práctica una respuesta a esta situación que nos permitirá, como país, navegarlo bastante bien y superarlo rápidamente.

Hombre, estaba equivocado sobre eso.

Como científico, ha sido sorprendente (y no de una buena manera) observar a los distintos niveles de gobierno desplegar el mosaico de respuestas que nos han llevado a donde estamos hoy. Ver lo que se estaba desarrollando en Italia era como tener una bola de cristal, y sin embargo, aquellos en los niveles más altos de nuestro gobierno decidieron… ¿Qué? Completa el espacio en blanco tú mismo.

Las cosas podrían haber sido muy diferentes. Si hubiéramos utilizado nuestra ventaja inicial y datos de otros países para poner en marcha un programa de prueba legítimo… Si hubiéramos usado ese tiempo para aumentar la producción de EPP y equipo médico, porque era obvio que lo necesitaríamos… Si hubiéramos descubierto cómo usar la tecnología para rastrear la propagación… Si hubiéramos hecho esas cosas y hubiéramos tenido el liderazgo y las agallas para hacer una cuarentena temprana, podríamos haber cerrado esto y tener la situación bajo control antes de que hubiera cientos de miles de casos y decenas de miles de muertes. Habríamos salido del bosque mucho antes, con mucho menos dolor económico. Pero, en cambio, estamos donde estamos. No es que nadie vio venir este tren. Es que no teníamos el liderazgo y la inteligencia colectiva para descubrir cómo salir del camino.

¿Viste cuando le gritas al idiota de la película de terror que no abra la puerta del sótano? Así estaban todos los científicos de este país hace un mes.

Más en AntropoUrbana:  La antropología debe involucrarse

Estoy agradecido de que todavía tengo mi trabajo y que mi familia está en relativamente buena forma. Nadie está enfermo, no vamos a pasar hambre, y podemos pagar nuestras cuentas. Mi esposa y yo estamos haciendo lo mejor que podemos para mantener a nuestros dos hijos en algún tipo de rutina que implique trabajo escolar y ejercicio. Estoy haciendo lo que necesito en mi trabajo. Todos estamos trabajando para ayudar a mantener el negocio de mi esposa a flote frente a toda la confusión del gobierno sobre el plan de «rescate» que se supone que la ayudará a pagar sus facturas mientras se ve obligada a cerrar. Nadie duerme bien y la casa está destrozada. Podría ser mucho peor, pero no es un día de campo.

Con el paro repentino del trabajo de campo, llegar a algún tipo de conclusión allí desapareció por completo. La arqueología de campo suele ser un deporte de equipo. Hasta ahora, he pasado tres días en el sitio trabajando por mi cuenta trabajando. A continuación, terminaré los niveles en el bloque. Y luego rellenaré. No estoy seguro de cuándo podré sacar todo el equipo (esa es la menor de mis preocupaciones en este momento).

Me siento mal porque la experiencia de campo de mis alumnos se ha abreviado tan abruptamente. Sé que esta situación ha sacudido a algunos de ellos, ya que han tenido que adaptarse al modelo de aprendizaje online tan rápido como sus profesores. He tratado de crear tareas para ellos que les enseñen algo sobre cómo y por qué hacemos las cosas de la manera en que las hacemos, pero realmente no hay sustituto para hacer trabajo de campo en el terreno. Es un verdadero fastidio. Espero que aquellos que lo deseen puedan tomar el curso nuevamente la próxima primavera. Eso supone, por supuesto, que nuestro gobierno pueda encontrar su equilibrio y tener esta situación bajo control para entonces.

Más en AntropoUrbana:  De qué se trata la antropología organizacional

Como «empleado esencial», tengo acceso a mi laboratorio en el campus. Eso significa que puedo ir y venir según sea necesario para obtener los materiales que necesito para hacer mi trabajo en casa. Puse las cosas de modelado de computadora en mi portátil, y he estado eliminando algunos trabajos de modelado demográfico que originalmente iba a hacer para la reunión de antropología física que se canceló. Tengo varios documentos en progreso en los que puedo trabajar si tengo tiempo. He lavado artefactos en mi patio trasero mientras mis hijos juegan en la piscina inflable. Salgo a caminar por la mañana para intentar hacer algo de ejercicio antes de que la mayoría del resto del mundo esté despierto.

Al comienzo de todo esto, pensé que podría establecerme en una rutina moderadamente productiva en algún momento y comenzar a avanzar en lugar de simplemente pisar el agua. Soy optimista, y creo que quizás todavía sea posible. Sin embargo, todavía no ha sucedido. Si puedo llegar al final del día con la familia y la casa de alguna manera funcional, y sentir que no me he retrasado tanto que nunca podré ponerme al día, eso es una victoria. Un poco de mala televisión y/o dibujar una imagen al final del día es lo que pasa por recreación.

Fuente: AWA/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías