¿Por qué los niños van a la escuela?

-

por HAWANI NEGUSSIE – Universidad de Massachusetts

Los niños van a la escuela por muchas razones. Dónde y cuándo depende de su edad, ubicación, preferencia de los padres y políticas locales. Los padres envían a sus hijos a la escuela para exponerlos a experiencias que son diferentes a las suyas en el hogar y en sus comunidades. Las escuelas están diseñadas para brindar espacios para la exploración, la autoconciencia y la conexión con otros niños. Los maestros alientan a los niños a fortalecer las habilidades que tienen y los ayudan a obtener nuevas a medida que avanzan de un grado a otro.

He pasado los últimos veinte años estudiando y trabajando con niños desde el nacimiento hasta los veintiún años de edad en una variedad de entornos. A menudo pienso en cómo crear el mejor ambiente de aprendizaje para los niños, comenzando con el preescolar. Para mí, eso significa garantizar que todos los niños tengan la oportunidad de estar en una escuela que pueda satisfacer sus necesidades de aprendizaje, así como su bienestar físico, social y emocional en todas las etapas de sus vidas.

Preescolar

Alrededor del 61% de los niños de 3 a 5 años en Estados Unidos están inscritos en algún tipo de preescolar. Debido a que estos son años críticos para el desarrollo del cerebro, es esencial asistir a un programa de aprendizaje de alta calidad.

¿Qué hace un buen programa para niños pequeños? Dado que los niños aprenden a través del juego, es importante que el juego sea el centro de la mayoría de las actividades. También es esencial que los maestros interactúen con sus jóvenes estudiantes y respondan a las necesidades de cada niño.

Más en AntropoUrbana:  Adiós a las estructuras

Durante esta importante etapa de desarrollo, los niños también forman un sentido de sí mismos. Por ejemplo, pueden comenzar a pensar en sí mismos como un hermano o hermana mayor si hay otro niño en casa. También comienzan a conectarse más profundamente con los demás, aprenden a comunicar sus sentimientos, practican el compartir y más. Cuando las escuelas incluyen la identidad de los niños, las normas culturales y las tradiciones en el aula, los estudiantes perciben un sentido de pertenencia e inclusión. Esto ayuda a los niños a formar asociaciones que son importantes para el aprendizaje.

Escuela primaria

Los niños que ingresan al jardín de infantes a los 5 o 6 años pueden tener muchos sentimientos diferentes, incluido el nerviosismo y la emoción por esta nueva experiencia. Quizás los niños hayan escuchado a los adultos decir que comenzar el jardín de infantes es el comienzo del «aprendizaje real». Pero este no es el caso; los niños aprenden desde el día en que nacen.

Con la transición al jardín de infantes, los niños comienzan a trabajar en sus habilidades personales y sociales, como el manejo de sus comportamientos y reacciones, la resolución de problemas y el pensamiento lógico. Las primeras experiencias de los niños amplían sus ideas sobre cómo funciona el mundo. Y a medida que maduran, se vuelven más capaces de comprender procesos de pensamiento más complejos, como la reversibilidad o el agua que se convierte en hielo y luego vuelve a ser agua. Otro concepto que pueden comenzar a explorar es cómo la materia toma la forma del espacio que ocupa, como la arena que llena un recipiente con forma de estrella, y por qué sucede eso.

A medida que los estudiantes avanzan en la escuela primaria, sus habilidades de lectura y comprensión mejoran y pueden usar diferentes recursos, desde leer libros y ver documentales hasta ir al museo, para ayudarlos a comprender las ideas que encuentran dentro y fuera del aula. La educación que los estudiantes reciben en la escuela se basa aún más en estas experiencias.

Más en AntropoUrbana:  La relación enfermiza de la antropología con su pasado

Escuela intermedia

Durante los años de la escuela intermedia, cuando los estudiantes suelen tener entre 10 y 13 años, tanto los niños como los padres comienzan a interactuar con la escuela de diferentes maneras. Los maestros asignan cada vez más responsabilidades a los estudiantes y hacen todo lo posible para personalizar lo que sucede en el aula según los talentos y las fortalezas de los estudiantes.

A medida que los estudiantes se vuelven cada vez más independientes, los padres suelen pasarles más responsabilidades relacionadas con la escuela. Los estudiantes se sienten capaces y competentes cuando su entorno los apoya y los alienta a aplicar sus habilidades existentes en todos los niveles, pero especialmente en la escuela intermedia.

Comprender todos los desafíos por los que atraviesan los niños, como encajar, mantener amistades, la pubertad y otros, puede ser abrumador. Pero la escuela intermedia también ofrece oportunidades para que los estudiantes mejoren sus habilidades y talentos. Algunas escuelas pueden ofrecer banda, teatro o robótica y otras nuevas oportunidades para aprender, jugar y crecer junto con sus estudios diarios.

Escuela secundaria

La escuela secundaria es un momento emocionante para la mayoría de los estudiantes porque es la puerta de entrada final a la edad adulta. Los estudiantes pueden asumir una carga académica y extracurricular más pesada como una forma de prepararse para la educación superior. En la escuela secundaria, los estudiantes pueden elegir entre una variedad de cursos que pueden incluir periodismo, biología, una clase avanzada de idioma extranjero o historia mundial. Al mismo tiempo, los estudiantes pueden comenzar a participar en actividades especializadas como voluntariado o viajes al extranjero que podrían exponerlos a los campos que les gustaría estudiar si deciden continuar sus estudios universitarios.

Más en AntropoUrbana:  Enterrar a mi papá me hizo creer en la antropología

El principio central de la educación es permitir que los estudiantes se conviertan en miembros amables, generosos y contribuyentes de su comunidad y del mundo. Si bien no todos los estudiantes tienen la oportunidad de asistir a excelentes escuelas debido a circunstancias desiguales, es fundamental que todos los niños reciban educación, en el hogar o en la escuela, pública o privada. Las escuelas son un lugar probado y verdadero donde los niños adquieren nuevas habilidades y conocimientos que continúan usando y desarrollando por el resto de sus vidas.

Fuente: The Conversation/ Traduccion: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente