Pedos, eructos y flatulencias: un análisis semiótico

-

por KIRSTEN BELL – Universidad Imperial de Londres

A lo largo de los años, cada vez que doy una conferencia o charla sobre la antropología de los pedos, alguien inevitablemente plantea el tema de los eructos y pregunta por qué no generan la misma reacción intensa. Después de todo, la mayoría de nosotros hemos estado expuestos, en un momento u otro, a eructos lo suficientemente potentes como para chamuscar los pelos de la nariz, pero generalmente pensamos que los eructos son menos repugnantes y vergonzosos que los pedos.

Mi respuesta habitual es explicar las diferentes reacciones a las dos emisiones en términos de su punto de origen: una expulsión del ano está más cargada simbólicamente que una que proviene de la boca debido a la diferente función respectiva de estos orificios. Aunque besamos la boca, normalmente no besamos el ano, excepto en un sentido metafórico. Recientemente, sin embargo, se me ocurrió que fui demasiado ligera al explicar las diferentes reacciones a los pedos y los eructos, y que se justifica una explicación más profunda de análisis.

Lo que me hace pensar en este tema es otro tipo de “eructo vaginal” en el que recientemente he tenido motivos para pensar: la flatulencia vaginal. Ahora, me doy cuenta de que para la mayoría de las personas (bueno, al menos los británicos), ‘botty’ es una jerga infantil para referirse a un trasero en lugar de a una vagina, pero cuando yo era niña era nuestro término preferido para este último. En cualquier caso, al menos para mí, el término reúne eructos, pedos y flatulencias vaginales.

La flatulencia vaginal, también conocida como «queefing» o «varting», es exactamente lo que parece: la expulsión de aire atrapado en la vagina. Como lo ilustra Nora from Queens, esto puede suceder después de recibir una patada en el trasero, pero las causas más comunes (bueno, es de esperar) son los exámenes sexuales y cervicales. El embarazo y la menopausia también pueden precipitarlo, junto con el ejercicio. Si alguna vez escuchaste a alguien soltarse durante tu clase semanal de yoga, es posible que lo que experimentaste fuera una flatulencia vaginal en lugar de un pedo. Sin embargo, un atributo clave de los queefs es que no huelen. Puede que parezcan pedos, pero esa es la única cualidad que comparten.

Pero, ¿es «pedo» o «flatulencia» la palabra correcta para la expulsión de aire inodoro de un orificio corporal? Para mí, esto plantea cuestiones filosóficas mucho más amplias sobre el significado de los pedos. Si podemos pasar siglos debatiendo si un árbol emite un sonido cuando cae en el bosque y no hay nadie cerca para oírlo, entonces seguramente podemos dedicar diez minutos a un enigma filosófico mucho más interesante, a saber: si un pedo no huele, ¿sigue siendo un pedo?

Para que conste, estuve contemplando esta pregunta desde 2015, cuando un periodista me entrevistó para un artículo sobre un inventor francés llamado Christian Poincheval. Verán, Poincheval insistió en que había desarrollado una pastilla que hacía que los pedos olieran dulce. Aunque dudaba que las pastillas realmente funcionaran, estaba profundamente intrigada por las implicaciones filosóficas de los pedos que olían a chocolate o flores. ¿Qué significaría un pedo si no oliera mal?

Más en AntropoUrbana:  Historia de la planificación urbana

Habiendo reflexionado seriamente sobre el asunto, creo que se puede encontrar una respuesta en el trabajo del filósofo y lógico estadounidense Charles Sanders Peirce. Donde las ideas de Peirce han sido más influyentes es en relación con el campo de la semiótica: el estudio de los signos y símbolos. Como resultado de la influencia de la lingüística en las teorías semióticas, hasta Peirce, los semióticos estaban interesados principalmente en los símbolos: signos donde la relación entre el objeto y su significado es arbitraria y se establece por convención.

El lenguaje es un símbolo clásico. Al fin y al cabo, no existe una relación natural entre los sonidos que hacemos para comunicarnos y los objetos que representan, por eso lo llamamos fart en inglés, péter en francés y bang-gwi en coreano. La principal excepción, por supuesto, son las palabras onomatopéyicas como «bang» y «woof». Aunque los semióticos clásicos no estaban particularmente interesados en la onomatopeya, el fenómeno habla de un aspecto significativo de la teoría de los signos de Peirce, porque a él le interesaban no sólo los signos artificiales como los símbolos, sino también los signos naturales.

Peirce postuló dos tipos distintos de signos además de los símbolos: iconos e índices. Los iconos son signos en los que la relación entre un objeto y su significado se basa en el parecido o la similitud. Las palabras onomatopéyicas son iconos; también lo son los mapas, planos y pinturas (al menos, de la variedad realista más que abstracta). Muchas señales de tránsito también son íconos, diseñados para depender mínimamente del conocimiento cultural para su interpretación. Los índices o índices, por el contrario, son signos en los que la relación entre el objeto y su significado se basa en una conexión física más que en una semejanza. El humo, por ejemplo, es un índice de fuego; una huella indica un pie, una veleta indica viento, las lágrimas indican tristeza.

Pero Peirce dejó claro que estas tres categorías de signos son tipos ideales. Rara vez los signos existen en forma pura; la mayoría son una combinación de los tres tipos (de hecho, sugirió que había al menos diez clases de signos, aunque no los aburriré con los detalles, que ni yo misma comprendo del todo). Tomen “guau”, por ejemplo. Si bien suena en términos generales como el objeto que representa, el sonido del ladrido de un perro se convencionaliza de manera completamente diferente en coreano (en su lugar se usa meongmeong). Esto sugiere que existe una dimensión simbólica en las palabras onomatopéyicas. Del mismo modo, si bien una huella indexa un pie, también parece un pie en sí, por lo que tiene propiedades tanto icónicas como indexales.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué es la antropología cultural?

Siguiendo las categorías de signos de Peirce, el clásico pedo «ruidoso y orgulloso» es claramente un signo indicativo porque existe una relación causa-efecto entre el sonido de un pedo y el olor que lo sigue inmediatamente. El principal tipo de flatulencia que destruye esta relación es el pedo “silencioso pero mortal”, básicamente el equivalente olfativo de una serpiente de cascabel que ataca sin previo aviso.

Pero el hecho de que todavía clasifiquemos los «silenciosos pero mortales» como pedos es muy revelador, lo que sugiere que el olfato prevalece sobre el sonido cuando se trata de flatulencias. Como observó Benjamín Franklin hace más de dos siglos: “Si no fuera por el olor odioso y ofensivo que acompaña a tales fugas, las personas educadas probablemente no tendrían más restricciones para descargar ese viento en compañía que para escupir o sonarse la nariz”.

Pero la naturaleza del olor en sí también es muy significativa, porque los pedos son un tipo muy particular de «olor odiosamente ofensivo», que guarda una sorprendente similitud con el de su primo más fuerte: las heces. De hecho, dado que los ataques de flatulencia suelen acompañar al acto de defecar en sí, a menudo son un acto dual.

Los olores de cagar y tirarse pedos están tan estrechamente relacionados que podría decirse que su relación es icónica. En efecto, el sonido de un pedo indica el olor que lo acompaña, que es icónico del olor de la defecación en sí, siendo prácticamente indistinguible de él. Una vez que se agregan las asociaciones simbólicas del ano, la más estigmatizada de todas las partes del cuerpo, no sorprende que los pedos generen una reacción tan fuerte. Básicamente, un pedo es la veta madre semiótica: un índice, un icono y un símbolo en uno.

Los eructos, por otro lado, no están cargados semióticamente de la misma manera, como lo ilustra “Party Trick: The Burp Song” de Lil Sis Nora. Intenten imaginar una versión de Party Trick subtitulada «The Fart Song» y las connotaciones cambiarán por completo. Más allá del hecho de que todo esto parecería el preludio de un intenso ataque de diarrea, dudo mucho que todos en el clip estuvieran felices bailando con el sonido de la flatulencia anal. La canción solo funciona porque un eructo no es un índice o un ícono como lo es un pedo.

Si bien técnicamente indican la liberación de gas del tracto digestivo y ocasionalmente producen un olor acre, asociamos los eructos con un sonido más que con un olor, hasta el punto de que la característica definitoria del eructo es el sonido mismo. Dicho de otra manera, el sonido de un eructo no se considera el preludio de algo; es la cosa. Y lo que es igualmente importante, no está conectado icónicamente con ninguna sustancia vilipendiada, por lo que sus significados son principalmente simbólicos, lo que significa que pensamos que los eructos son groseros (y poco femeninos), pero no mucho más que eso.

Más en AntropoUrbana:  Paneles solares sobre los techos de un Estado ausente

Entonces, ¿cómo explicamos las flatulencias vaginales? Están mucho más conectados con los pedos que los eructos, una conexión explorada en profundidad en el episodio de South Park ‘Eat, Pray, Queef’. A primera vista, esto parece extraño, dado que las molestias son causadas por aire atrapado en lugar de gas y categóricamente no huelen. Pero una parte clave de la respuesta es la relación icónica entre el sonido de un pedo y el sonido de una flatulencia vaginal.

Si bien es poco probable que se confundan un eructo y un pedo, una flatulencia y un pedo son mucho más difíciles de distinguir. Sin embargo, darse cuenta de que el sonido proviene del frente y no del fondo no parece negar las connotaciones negativas de la flatulencia. Que yo sepa, “¡No te alarmes, es sólo una flatulencia vaginal!” son palabras que nunca se han pronunciado en público, aunque seguramente serían motivo de alivio para cualquiera que sudara durante una clase de hot yoga. En todo caso, la vergüenza causada por una flatulencia vaginal fuera de lugar es potencialmente incluso mayor que la de un pedo fuera de lugar.

Como destaca el episodio de South Park, esto se debe al hecho de que, si bien las flatulencias y los pedos pueden estar relacionados icónicamente, sus significados simbólicos difieren. Si el ano es el orificio más estigmatizado, la vagina es con quien tenemos la relación más ambivalente, siendo al mismo tiempo fuente de vida (después de todo, «los bebés vienen de allí») y lugar de intensas ansiedades culturales acerca de los peligros y las mujeres devoradoras, como lo atestiguan los mitos transculturales sobre la vagina con dientes. La existencia generalizada de tabúes en torno a la sangre menstrual, junto con la preocupación por el olor vaginal evidente en la afición estadounidense por las duchas vaginales, sugieren que las emanaciones de la vagina son particularmente importantes.

Al final, me veo obligada a concluir que la relación entre pedos, eructos y flatulencias vaginales es mucho más complicada de lo que pensaba. Si bien todos son símbolos con carga cultural asociados con la falta de control corporal, los pedos son claramente el signo más significativo. Pero su estatus difamado está lejos de ser arbitrario, dadas sus cualidades de sonido-hedor y asociaciones excrementales. Las flatulencias vaginales, por otro lado, definitivamente reciben poca atención. A pesar de al ser las más inocentes olfativamente de las tres emisiones, son víctimas de su parecido auditivo con los pedos y de su origen vaginal. Entonces, en lugar de “liberar el pedo”, de lo que realmente deberíamos hablar es de liberar la flatulencias, porque ninguna mujer debería vivir con miedo a los ruidos que hace su vagina durante el yoga, pero los pedos impenitentes merecen todo el juicio que reciban.

Fuente: Silent But Deadly/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías