¿Qué es la sexualidad normal?

-

por RUI DIOGO – Universidad Howard  

Casarse con más de una persona constituye un delito en la mayor parte de América y Europa. Pero en países como Malí, Gambia y Nigeria, más de una cuarta parte de la población vive en hogares polígamos.

Examinen la vida sexual del Homo sapiens y encontrarán parejas, grupos, harenes y otras disposiciones de amantes. Fidelidad, adulterio y uniones éticamente no monógamas. ¿Cómo pudo una especie haber desarrollado innumerables formas de aparearse? En cuanto al sexo, ¿qué es natural para nosotros los humanos?

Como biólogo y antropólogo evolutivo, a menudo me hacen esa pregunta. La respuesta es compleja. También va al corazón del debate entre naturaleza y crianza, un tema que he estado discutiendo durante varios años, incluso en mi último libro, Meaning of Life, Human Nature, and Delusions.

Como se analiza en ese libro, la evidencia científica e histórica sugiere que nuestros primeros ancestros humanos, después de que nos separamos del linaje de los chimpancés hace unos siete millones de años, eran principalmente polígamos. Los individuos tenían varias parejas sexuales al mismo tiempo. Un avance rápido hasta el día de hoy, los humanos exhiben diversos arreglos de apareamiento debido a una mayor influencia de la cultura y a las compensaciones entre el deseo sexual, la comodidad y los celos.

Apareamiento humano

Numerosas líneas de evidencia contribuyen a mi comprensión de los hábitos de apareamiento humanos.

Como biólogo, recurro a la vida sexual de los primates no humanos: la mayoría de las especies parecen polígamas, incluidos nuestros parientes más cercanos, los chimpancés. En el caso de estos simios, tanto los machos como las hembras tienen varias parejas hetero y homosexuales.

Los fósiles indican que los primeros homínidos (la rama evolutiva que condujo a los humanos después de su separación de los chimpancés) se parecían a los simios que caminaban erguidos. Teniendo en cuenta que estos primeros ancestros humanos parecían y actuaban como simios en muchos sentidos, es probable que se aparearan de manera polígama.

Más en AntropoUrbana:  ¿Cuán científica es la ciencia forense?

Pero al ponerme el sombrero de antropólogo y observar a los humanos hoy en día, noto una variedad considerable de sistemas de apareamiento. Diferentes culturas imponen o refuerzan prácticas sexuales muy diferentes. Por ejemplo, en algunas regiones del Tíbet, una mujer puede vivir con varios maridos (poliandria). En países como Pakistán, los hombres suelen vivir con más de una esposa (poligamia).

En docenas de sociedades indígenas amazónicas, las mujeres embarazadas y quienes intentan concebir tienen relaciones sexuales con diferentes hombres basándose en la idea de “paternidad compartida o partible”. Según las personas que sostienen esta creencia, el semen de varios padres contribuye al desarrollo del feto. Una mujer podría tener relaciones sexuales con el corredor más rápido y el mejor cazador de la comunidad para transmitir estos rasgos deseables a su hijo.

Entonces, ¿cómo evolucionaron los hábitos de apareamiento desde nuestro pasado de primates polígamos hasta nuestro presente humano variable?

Las diferencias culturales pueden superar los fundamentos biológicos, como lo demuestran numerosos casos históricos. Por ejemplo, textos antiguos indican que los hombres impusieron la monogamia a las mujeres (pero no necesariamente a ellos mismos) cuando surgió la agricultura en varias regiones del mundo. Como argumentó la historiadora Stephanie Coontz, los estilos de vida agrícolas crearon nociones de propiedad privada, que en algunos lugares se extendieron a una mayor subyugación de las mujeres. En las primeras sociedades agrícolas del antiguo Egipto y Mesopotamia, los anillos de boda, usados por la esposa, simbolizaban que ella era propiedad de su marido. Los patriarcas del Antiguo Testamento de la Biblia, como Jacob y David, tuvieron varias esposas.

Más en AntropoUrbana:  El gusto por lo dulce viene de fábrica

Compensaciones y cultura

Esto nos lleva al debate entre naturaleza y crianza, que es crucial para comprender el amor, el sexo y el matrimonio. Los impulsos biológicos naturales de una persona pueden diferir de los comportamientos que absorvió a través de la crianza o su educación en una cultura particular. El debate entre naturaleza y crianza resulta problemático porque, para los animales sociales como los humanos, la biología y la cultura se entrelazan.

Pero, a mi modo de ver, el matrimonio monógamo es principalmente una imposición cultural, asociada con tres impulsos conflictivos: el deseo sexual, la comodidad y los celos.

El deseo sexual, surgido de nuestras raíces de primates polígamos, hace que la gente desee muchas parejas o al menos novedades sexuales. Sugiero que es por eso que algunas parejas casadas intentan introducir novedad usando ropa interior sexy o cambiando sus rutinas. Al proporcionar una medida un tanto cuantitativa, los estudios han demostrado que cambiar de pareja sexual en clubes de swing o mientras se mira pornografía a menudo reduce el período de recuperación (“refractario”) del pene entre el orgasmo y la siguiente erección.

Sin embargo, otras dos emociones también desempeñan un papel clave en la configuración de nuestros hábitos de apareamiento. Uno son los celos, que se derivan de la territorialidad, un rasgo observado en la mayoría de los primates. La monogamia puede disminuir los celos pero puede hacer que uno desee más sexualmente.

En algunos casos, quienes tienen poder han disfrutado de menos celos y de muchas parejas sexuales. Por ejemplo, ciertos gobernantes mantuvieron harenes con docenas de esposas, pero se esperaba que esas mujeres sólo durmieran con el marido que compartían. De manera similar, se utilizaron narrativas religiosas sexistas para justificar que los hombres mantengan varias esposas, pero no al revés.

Más en AntropoUrbana:  Ellas también cazaban

La tercera emoción crítica es la comodidad o familiaridad. Si, por ejemplo, desarrollas cáncer a los setenta años, probablemente querrás tener a su lado a alguien que te ame: una pareja monógama. Ese deseo de familiaridad puede no satisfacerse en los casos de poligamia, en los que una persona tiene varias parejas sexuales sin que necesariamente haya amor involucrado.

Recientemente, parece que el poliamor ganó fuerza en países como Estados Unidos y Canadá. Este acuerdo reconoce que las personas pueden desear tener muchas parejas, pero concede algunas narrativas religiosas y filosóficas: por ejemplo, el argumento de Platón de que el sexo sin amor es pecado o menos noble. Con el poliamor, la idea es: «Sí, tengo relaciones sexuales con muchas personas, pero las amo a todas». Y esos socios también aman a los demás.

Veo el poliamor como una forma de apareamiento evolutivamente rara e históricamente reciente. Aquellos que participan probablemente satisfacen sus deseos de tener múltiples parejas y comodidad/familiaridad. Pero aún pueden sufrir celos cuando sus seres queridos aman abiertamente a otros.

Cuando se trata de amor y apareamiento, no existen soluciones perfectas. Cada tipo de relación equilibra el deseo sexual, la comodidad y los celos en diferentes medidas, sujetas a influencias culturales. Algunas tendencias indican que el matrimonio monógamo está pasando de moda para los jóvenes en lugares como Estados Unidos. Pero no hay razón para pensar que la poligamia sin amor, o el poliamor lleno de amor, superen a otros arreglos.

Probablemente, los humanos de sociedades diversas seguirán amándose y apareándose de muchas maneras diferentes.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías