Los buenos viejos tiempos

-

por ROBERT GARDNER – Lindfield College

Cada verano, los asistentes a los festivales se reúnen en todo el oeste americano para relajarse bajo el sol, fumar un poco de marihuana y bailar al son de los dulces y nostálgicos sonidos de la música bluegrass.

Los festivales de bluegrass vieron un resurgimiento a lo largo de Colorado Front Range a principios de la década de 2000, lo que me dio la oportunidad de realizar una investigación profunda sobre estas comunidades para mi disertación de doctorado. Descubrí que las personas que se deleitaban con esta música se remontaban a los tiempos más simples de la década de 1940 para escapar de las complejidades percibidas de la vida posmoderna: globalización, urbanización, burocracia y tecnología. El entorno del festival les permitió reconectarse con lo que valoraban (comunidad, familia y amistad) y desconectarse del agitado mundo de la televisión y las redes sociales.

Pero las experiencias de muchas personas se vieron influenciadas por mirar el pasado a través de lentes color de rosa. Eligieron celebrar la simplicidad imaginada de unos Apalaches míticos, evocando imágenes de mamá y papá tocando el violín y el banjo en su pequeña y pintoresca cabaña en las colinas. Si bien los asistentes posmodernos al festival envidiaban las estrechas relaciones de parentesco extendido y las comunidades eclesiásticas asociadas con la frontera de los Apalaches, pasaron por alto una parte importante de su historia: explotación económica, dislocación social y ruina ambiental.

Si bien es atractivo para glorificar los aspectos positivos, el bluegrass está repleto de temas más oscuros de violencia doméstica, sexismo e infidelidad. Los fanáticos a menudo pasan por alto la brutalidad absoluta de canciones como «Banks of the Ohio», en la que el sujeto masculino asesina a su novia y la tira al río «porque ella no se casaría conmigo», y «99 Years and One Dark Day», en la cual el sujeto privado de libertad dice que le disparó a su mujer con un revólver calibre .44.

Quizá no haya ningún daño inmediato en seleccionar solo algunos aspectos de un fenómeno cultural para admirarlo y celebrarlo. La nostalgia que los asistentes al festival de Colorado tenían por el bluegrass les ayudó a forjar un sentido de comunidad y, en última instancia, a vivir una vida más feliz. El énfasis de la sociedad occidental en el individualismo generalmente nos condiciona a retroceder ante las comunidades muy unidas porque las encontramos restrictivas y opresivas; reavivar los lazos comunales a través de una celebración del pasado enciende una chispa de resistencia.

Más en AntropoUrbana:  Doña Ana y las posibilidades del sonido desobjetivado

Pero la apropiación ciega de una cultura y una región es problemática. Cuando glorificamos una porción selectiva de una cultura, podemos estereotipar sin darnos cuenta o crear una caricatura de todo un pueblo y un período de tiempo, lo que conduce a una comprensión inexacta del pasado y expectativas poco realistas para el futuro. Al adaptar el pasado a nuestras necesidades presentes, dañamos el tejido de la sociedad.

Los riesgos de la amnesia cultural son ahora más evidentes que nunca. Cuando el presidente Donald Trump promete “hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande”, presumiblemente está apelando a un ideal selectivo y nostálgico de una época más simple en la que la economía de Estados Unidos era más fuerte y su gente más segura. Buscar esta simplicidad alivia nuestras más profundas ansiedades sobre un futuro incierto. Pero «ser grande de nuevo» también podría referirse a algún momento imaginario en el que había menos inmigrantes, cuando las llamadas razas estaban separadas o cuando las mujeres tenían menos poder e influencia en la sociedad.

Cuando anhelamos tiempos más simples, escuchamos la dulce música de antaño y recordamos lo bueno. Pero al hacerlo, debemos tener cuidado de reescribir la historia o glorificar el pasado, especialmente si perjudica nuestro futuro.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías