Arqueología de la marihuana

-

por STEPHEN E. NASH – Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver

En junio de 2020, la industria de la marihuana medicinal y recreativa en mi estado natal de Colorado alcanzó US$ 199 millones en ventas mensuales, un nuevo récord. El crecimiento de esta industria llevaba ocho años en desarrollo. En 2012, con la aprobación de la Enmienda 64, Colorado se convirtió, junto con el estado de Washington, en uno de los primeros estados de los Estados Unidos donde los adultos podían comprar y consumir cannabis legalmente con fines recreativos.

Desde entonces, el panorama turístico de Colorado ha cambiado enormemente. La legalización de la marihuana recreativa contribuyó a seis de ocho años consecutivos de crecimiento récord en la industria del turismo. En junio de 2019, el Departamento de Ingresos de Colorado anunció que la línea de ingresos totales para la marihuana alcanzó los mil millones de dólares estadounidenses desde que comenzaron las ventas en 2014. Este dinero proporcionó al estado cientos de millones de dólares en nuevos ingresos fiscales para pagar la educación, el transporte, la protección del medio ambiente y otras iniciativas.

Aun así, a pesar de los obvios beneficios económicos, muchos en los Estados Unidos desaprueban la legalización de la marihuana. Algunos amigos míos simplemente se quejan del olor a marihuana. Otros se preocupan por el consumo de marihuana en la adolescencia, los efectos potenciales del humo de segunda mano en los niños o las personas que conducen drogadas.

No he fumado en años, y (todavía) no he probado comestibles. Pero estoy encantado de que Estados Unidos haya comenzado el largo viaje para alejarse de la criminalización innecesaria de una droga recreativa leve.

Voté sí a la Enmienda 64 debido al doble rasero en los Estados Unidos con respecto al alcohol, que según los estudios es mucho más peligroso que la marihuana. También voté sí porque me opuse al racismo sistémico de un sistema judicial que castiga de manera desproporcionada a las personas de color por delitos relacionados con las drogas.

Mi perspectiva como arqueólogo también tuvo algo que ver. Como alguien que presta mucha atención a lo que hicieron los humanos en el pasado, sé que no todo lo moderno es «normal» cuando se ve a través del lente largo de la experiencia humana. El miedo moderno a la marihuana es una de esas preocupaciones que parece especialmente extraña a la luz del hecho de que los investigadores estiman que los humanos estuvieron usando cannabis durante al menos 10.000 años.

¿Qué dicen los académicos sobre esta larga historia de consumo de cannabis por parte de los humanos? ¿Cómo pasó el cannabis de ser una planta muy valorada en muchas partes del mundo a una droga vilipendiada?

Más en AntropoUrbana:  Por qué el sexo humano no es binario

Un buen lugar para comenzar es con los paleoetnobotánicos, que estudian las relaciones entre las personas y las plantas según consta en el registro arqueológico. Además de ser una palabra divertida de decir, los paleoetnobotánicos ayudaron a descubrir la agricultura más antigua del planeta, explorar modificaciones genéticas en plantas domesticadas y descubrir miles de especies de plantas utilizadas por las sociedades humanas en el pasado que pueden haber sido olvidadas.

En 2008, los arqueólogos y un equipo de otros investigadores que trabajaban en las tumbas de Yanghai, cerca de Turpan, en la región autónoma de Xinjiang-Uighur, en el norte de China, descubrieron una de las evidencias botánicas documentadas más antiguas de humanos que usaban cannabis por sus propiedades farmacológicas. Los paleoetnobotánicos identificaron el alijo de casi dos libras de cannabis de 2700 años de antigüedad encontrado en la fosa funeraria de un hombre de 45 años que los excavadores concluyeron que era un chamán de la antigua cultura indoeuropea Gūshī.

Con base en una variedad de análisis químicos y de otro tipo, el equipo de investigación descubrió que los miembros de esa sociedad «cultivaban cannabis para prácticas farmacéuticas, psicoactivas o adivinatorias». Sin embargo, no pudieron determinar cómo se pudo haber consumido o administrado el cannabis.

En 2019, los arqueólogos que trabajan en el oeste de China anunciaron otro descubrimiento importante: la evidencia más antigua conocida de que los humanos fuman cannabis. Descubrieron braseros de 2500 años de antigüedad, recipientes diseñados para crear grandes cantidades de humo, que contenían residuos de una forma de cannabis muy potente, lo que sugiere que la planta fue quemada e inhalada.

El sitio, el cementerio de Jirzankal, está ubicado a una altura de unos 10.000 pies, donde se sabe que el cannabis crece de forma silvestre. Algunas de estas variedades podrían haber contenido grandes cantidades del compuesto psicoactivo THC. Los paleoetnobotánicos continúan estudiando los residuos encontrados en Jirzankal para comprender cómo las personas pueden haber manipulado el cannabis para producir plantas con cualidades deseables, como niveles más altos de THC o hebras de cáñamo más fuertes.

Con base en estos hallazgos y muchos otros, los paleoetnobotánicos muestran que las personas consumían cannabis desde hace 10.000 años. Las rutas comerciales que unen Europa y el este de Asia pueden haber aumentado el uso de la hierba hace unos 5.000 años.

Aunque los arqueólogos solo han comenzado a comprender el papel que el cannabis pudo haber jugado en estas sociedades, sabemos que fue importante.

Avance rápido hasta el siglo XIX. Para entonces, el cannabis había llegado a los Estados Unidos. En 1850, el cannabis se agregó a la Farmacopea de los Estados Unidos, una publicación que establece estándares para medicamentos recetados y de venta libre. Por más de nueve décadas, la farmacopea incluyó el cannabis como un tratamiento aprobado para afecciones que van desde la neuralgia hasta el cólera.

Más en AntropoUrbana:  Decisiones imposibles en el cruce entre maternidad y trabajo de campo

A principios del siglo XX, las compañías farmacéuticas, incluidas Parke Davis (ahora propiedad de Pfizer), Squibb de Bristol-Myers Squibb y Eli Lilly, vendían extracto de cannabis con fines medicinales. Durante casi un siglo, el consumo de cannabis fue legal e incluso fomentado por muchos en el campo de la medicina estadounidense.

Luego, en 1936, se estrenó la película Reefer Madness. La película muestra al director de una escuela secundaria advirtiendo a los padres en una reunión de la Asociación de Padres y Maestros sobre los supuestos peligros del consumo de marihuana. Ahora, un clásico de culto, Reefer Madness demonizó el cannabis argumentando, en términos claros, que su uso conducía a la violencia, la adicción, la sexualidad desenfrenada y otros males sociales.

Reefer Madness agregó combustible a los esfuerzos continuos de los gobiernos locales, estatales y federales para implementar regulaciones más estrictas sobre las sustancias. La película se produjo inmediatamente después del esfuerzo fallido para prohibir el consumo de alcohol en los Estados Unidos, un esfuerzo codificado en la Enmienda 18 de la Constitución de los Estados Unidos en 1919 y derogado por la Enmienda 21 en 1933.

Una vez fracasada la Prohibición, las autoridades recurrieron al cannabis, que en ese momento estaba asociado con comunidades de color, en particular inmigrantes mexicanos, mexicoamericanos y afroamericanos.

En 1937, el gobierno de los Estados Unidos aprobó la Ley del Impuesto sobre la Marihuana. Aunque esta ley no criminalizó el cannabis por completo, sometió a la hierba a un alto impuesto sobre las ventas y estableció otras sanciones destinadas a reducir su uso. En 1942, el cannabis se eliminó de la Farmacopea de los Estados Unidos.

En 1972, después del comienzo de la épicamente inútil guerra contra las drogas de la administración de Nixon, el cannabis se incluyó en la Lista I de drogas, junto con el LSD, el éxtasis, la cocaína, la heroína y otras drogas mucho más peligrosas. Después de miles de años, se completó la transición completa del cannabis como producto recreativo y medicinal a una droga ilegal en los Estados Unidos.

Según un informe de 2016 compilado por las Naciones Unidas, este enfoque de fuerte aplicación de la política de drogas creó un enorme mercado ilegal de drogas ilícitas. Podría decirse que condujo a más sobredosis y adicción que al acceso controlado a las drogas. Condujo a tasas de encarcelamiento desproporcionadas en las comunidades de color y puede haber resultado en tasas más altas de enfermedades transmisibles como el VIH y la hepatitis C. En resumen, la guerra contra las drogas fue un fracaso.

Más en AntropoUrbana:  La verdadera dieta paleo

Ahora, las mareas están cambiando. La marihuana recreativa es legal en once estados de Estados Unidos; mi estado original de Illinois se unió a la diversión el 1 de enero de 2020. Varios otros estados están listos para votar sobre la legalización de la marihuana el día de las elecciones, el 3 de noviembre.

La ironía es que ahora, con las grandes compañías farmacéuticas reingresando a los mercados de cannabis, esas corporaciones estarán ganando dinero con las mismas comunidades de color que fueron atacadas y encarceladas de manera desproporcionada por las políticas contra la marihuana. Algunos legisladores piden la legalización de la marihuana a nivel federal y cambios de política para rectificar esta injusticia y nivelar el campo de juego, como la Ley de Eliminación y Reinversión de Oportunidades de Marihuana (MORE, por sus siglas en inglés), un proyecto de ley que será votado por el Cámara de Representantes de los Estados Unidos este otoño.

Nuevamente, Colorado está liderando el camino: el gobernador Jared Polis anunció el 1 de octubre que emitirá un indulto general de 2732 condenas de tribunales estatales de bajo nivel por posesión de hasta una onza de marihuana antes de 2012. Es un paso en la dirección correcta.

Con el aumento de la legalización, hubo, por supuesto, problemas. Como he visto en los ocho años desde que se aprobó la Enmienda 64, hubo problemas como resultado de su legalización en Colorado, incluida una mayor exposición pediátrica a la droga en los últimos años.

Pero eso me lleva de vuelta al doble rasero en los Estados Unidos con respecto al consumo de alcohol y cannabis. Fui camarero durante muchos años y bebí alcohol durante muchos años más antes de dejar de fumar después de mi fiesta de cumpleaños número 40. Según mi experiencia personal, sé que el cannabis es menos peligroso que el alcohol cuando lo consumen adultos que lo consienten. Punto final.

Pero no tienes que creer en mi palabra. El cannabis tiene al menos 10.000 años de estudio a sus espaldas. Si fuera un apostador, diría que el cannabis recreativo será legal en la mayoría de los Estados Unidos para 2030. Es una de las pocas nuevas fuentes de ingresos fiscales, y la guerra contra las droga fue un fiasco colosal, costoso, sistemáticamente opresivo.

Dejemos que el mercado haga su trabajo, y gravamos al máximo esta hierba tan querida.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente