El largo camino a la iluminación

-

por MEENA KHANDELWAL – Universidad de Iowa

Un cuento popular indio común narra la historia de un ermitaño que habitaba en el bosque y que no tenía posesiones ni problemas, excepto que un ratón mordisqueaba su taparrabos. Compró un gato para mantener alejado al ratón, luego una vaca para darle leche al gato. Luego contrató a un hombre para que recolectara forraje para la vaca. Sintiéndose solo, el hombre llevó a su familia a vivir al bosque con él. El proceso continuó hasta que un día el ermitaño se encontró casado y viviendo en una casa. El singular apego del ermitaño a su taparrabos condujo a una cascada de otros apegos y deseos que trajeron consigo una montaña rusa de altibajos emocionales.

La vida sencilla ha sido una búsqueda y un tema de contemplación durante más de dos milenios. De acuerdo con las tradiciones monásticas que se originaron en la India, incluidos el hinduismo, el budismo y el jainismo, el camino hacia la iluminación implica el desapego de los bienes y cargas mundanas. El mismo Buda era un príncipe que tenía todos los lujos materiales a su disposición, y se alejó de todo eso para llevar una vida de renuncia. Como advierte el cuento popular, esto es algo difícil de lograr; incluso los ermitaños y los monjes corren el riesgo de volver al mundo de las cosas.

Los experimentos estadounidenses sobre la vida sencilla también tienen una historia relativamente larga, desde las históricas comunidades Shaker y Amish hasta el movimiento de casas diminutas de hoy y la vida fuera de la red. Estos han sido generalmente una respuesta a la industrialización y el consumismo que son una parte integral del capitalismo, y al ataque resultante a la dignidad humana y al mundo natural. Hoy en día, las personas simplifican sus vidas para ser más autosuficientes, gestionar mejor sus vidas y reducir el estrés, aumentar su calidad de vida y ser más sostenibles medioambientalmente. Sus cambios en el estilo de vida les ayudan a encontrar más tiempo para perseguir sus pasiones y relaciones significativas. La sencillez ha llegado a entenderse como un camino hacia la felicidad.

Más en AntropoUrbana:  Acerca de la etnografía rápida

A primera vista, esta búsqueda moderna de la simplicidad se parece mucho a la de un monje hindú, budista o jainista. Pero son fundamentalmente diferentes. Los ascetas se centran en superar el deseo y el apego; creen que una vida construida sobre el deseo de riqueza, objetos, comida, sexo, hijos, fama y otras cosas efímeras resultará en dolor y sufrimiento. Para ellos, el desapego de las cosas no es una meta sino un subproducto del desapego del propio ego y la identidad social.

Los modernos, ya sean estadounidenses o indios, buscan la simplicidad para obtener el control de sus vidas. Los monjes renuncian a tal control. Los modernos simplifican sus vidas en busca de la autosuficiencia. Los monjes rechazan la independencia como una ilusión y se entregan a una realidad superior.

El movimiento de la simplicidad moderna no es un reexamen de la vida tan profundo como pretende ser. Puede que reduzca la huella ecológica de una persona, pero todavía está muy arraigado en las ideas del individualismo estadounidense: hay muchos arreglos de vivienda posibles que pueden abordar la escasez económica o reducir nuestro impacto ambiental, pero la simplicidad de una casa pequeña de propiedad privada atrae al profundo anhelo estadounidense de privacidad y un lugar propio: los suburbios se encogieron.

Si vamos a alcanzar un tipo moderno de iluminación, una forma de vida mejor y más feliz, requerirá un reexamen mucho más creativo de nuestras necesidades, hábitos y estilos de vida. Puede haber algunas respuestas en tradiciones longevas que aún prosperan en la actualidad.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías