Un estado mental

-

por DAVID E. SHI – Universidad de Virginia

“Simplicidad” es un término elástico que puede significar casi cualquier cosa. Consideren a Andrew Carnegie, el magnate del acero y barón ladrón que a principios del siglo XX era el hombre más rico del mundo. Cuando se jubiló, Carnegie se dedicó a la filantropía mientras vivía lo que describió como una vida sencilla, gran parte de la cual pasó en su castillo escocés rodeado de 32.000 acres. Si bien su castillo estaba muy lejos del movimiento de casas diminutas de hoy, Carnegie realmente pensó que estaba practicando una vida simple de pesca de salmón, golf y navegación.

Todo es relativo, especialmente la simplicidad: no hay una guía o una lista de verificación a seguir. A lo largo de la historia de los Estados Unidos, varios grupos han tenido puntos de vista bastante diferentes sobre cómo y por qué uno debería adoptar una vida más simple. A finales del siglo XVIII, los fundadores de Estados Unidos pidieron a los ciudadanos que frenaran sus pasiones egoístas para poder sostener la república más grande del mundo. Había una considerable ironía en esto, ya que la vida sencilla de Thomas Jefferson, por ejemplo, fue posible gracias a un batallón de trabajadores esclavizados. Durante el siglo XIX, los promotores de una vida más sencilla se entusiasmaron más con vivir en armonía con la naturaleza que con seguir los mandatos religiosos o los protocolos de la virtud cívica. Los cuáqueros y los amish, entre otros, profesan la sencillez pietista para que su vida gire en torno a su fe, no a sus bienes. Otros defensores de la simplicidad a lo largo de los años mostraron una gama similar de motivos y métodos, ironías e hipocresías.

Más en AntropoUrbana:  El mito de la libertad de expresión

El elusivo ideal de una vida sencilla ejerce un atractivo persistente porque la gente, incluso en este siglo XXI loco por la tecnología, sigue queriendo más de la vida que ir cada vez más rápido y comprar más cosas. A pesar de todas sus virtudes, sin embargo, la simplicidad sigue siendo una forma de vida endiabladamente dura porque va en contra del materialismo moderno. Al igual que David luchando contra Goliat, aquellos que buscan la sencillez luchan contra una cultura de consumo dominante que nos bombardea a diario con productos seductores y promesas seductoras.

Afortunadamente, la sencillez no exige ni el fin del crecimiento económico ni un voto de pobreza personal. El requisito básico de una vida más simple no es una casa rural o un régimen monástico, ya que la simplicidad es fundamentalmente un estado de ánimo más que un estándar de vida particular. El dinero, las posesiones y las actividades en sí mismas no corrompen la simplicidad; es el amor al dinero, la adicción a las posesiones y el atractivo de la conformidad lo que corroe nuestros ideales. Los bienes de consumo son como la comida; todo el mundo necesita algo, pero hay un sutil punto de inflexión en nuestra devoción más allá del cual el consumismo puede degradar nuestra búsqueda de la felicidad.

Comprometerse con la sencillez significa comprometerse en una ordenación deliberada y diaria de prioridades para distinguir entre lo necesario y lo superfluo, lo útil y lo derrochador, lo bello y lo vulgar. Los consumidores de mente simple cuestionan sus motivos para querer algo nuevo, mejor o más grande, y aprenden a decir no a la indulgencia, con gracia.

Más en AntropoUrbana:  De Evil Dead Rise a Scream 6: Terror urbano post-pandémico

Aquellos que están ansiosos por salirse del carril rápido deben trazar su propio camino hacia la simplicidad porque cada uno de nosotros comienza desde un lugar diferente. Aquellos que eligen una vida más simple, incluso Carnegie, descubren que se reducen las presiones, se ralentiza el ritmo frenético y se establecen y mantienen prioridades “más altas”. Liberarse uno mismo de la adicción al dinero y las ansiedades de la búsqueda de estatus puede promover la paz interior y la prosperidad del espíritu. Cuanto más simplificamos, más abundantes se vuelven nuestras vidas en aquellas áreas que realmente importan: familia, comunidad, personalidad y espiritualidad.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías