El código de vestimenta en arqueología

-

por DIANE L. SLOCUM – Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill

El código de vestimenta de los arqueólogos en el campo juega un papel importante para facilitar el compromiso con los colaboradores. En 2022, realicé una investigación etnográfica como parte de un proyecto arqueológico colaborativo en Tahcabo, Yucatán, México. Trabajé con jóvenes locales para recopilar historias orales mientras ayudaba con el trabajo de campo arqueológico. Comprometida con la investigación feminista y el trabajo de campo académico descolonizador, aprendí trabajando como arqueóloga y etnógrafa que la elección de vestimenta es una parte fundamental del proceso descolonizador.

Al reconocer los fundamentos patriarcales y colonialistas del trabajo de campo etnográfico que requiere largas temporadas en solitario en el campo, las ideas feministas y descoloniales cuestionan los límites estrictos entre el campo y el hogar. En arqueología, las críticas feministas y descoloniales alteran el modelo del arqueólogo (hombre) intrépido y solitario que realiza trabajo de campo. Además, descolonizar la arqueología requiere ir más allá de las investigaciones del pasado que centran únicamente los intereses académicos y orientarse hacia un modelo de investigación colaborativa que centre las preocupaciones de las comunidades locales e indígenas. La investigación involucrada con la comunidad promueve el intercambio de conocimientos multidireccional entre arqueólogos y colaboradores y a menudo incluye métodos como exhibiciones en museos e historias orales en lugar de, o además de, excavaciones y estudios arqueológicos tradicionales.

Así, los viajes al campo no son solo un esfuerzo académico independiente destinado a extraer datos, sino que crean espacios para formar vínculos e intercambiar información con la comunidad. Mi objetivo es demostrar cómo las decisiones aparentemente pequeñas que toman los arqueólogos sobre la ropa de campo pueden desempeñar un papel importante en la descolonización del trabajo de campo arqueológico. A continuación, comparto mi historia mientras navegaba por el código de vestimenta para un proyecto de campo arqueológico colaborativo.

El campo

Mientras hacía las maletas para mi temporada de campo de 2022 en Yucatán, llevaba conmigo ideas categóricas sobre cómo debía vestirme. “Campo” significaba caminar penosamente por la jungla mientras un lugareño me abría un camino con un machete, y significaba sentarme en el porche con una mujer escuchándola hablar sobre el significado de su iglesia local. Para el campo arqueológico, es imprescindible un sombrero de ala ancha, pantalones largos y botas de montaña. La vestimenta de “campo” es distinta de la vestimenta de “casa” para el arqueólogo porque el campo requiere ropa que te proteja de los desafíos de estar al aire libre durante largas horas mientras se recopilan datos, a menudo en un entorno accidentado y desconocido.

La ropa de campo del arqueólogo no es simplemente práctica; también refleja representaciones de los medios populares del trabajo de campo arqueológico y desempeña un papel en la distinción social. En América Latina, los arqueólogos de Estados Unidos o Europa tradicionalmente contratan trabajadores locales para ayudar con los componentes manuales del trabajo arqueológico. He observado que los hombres locales no suelen llevar la misma vestimenta protectora que los investigadores extranjeros. Aunque seleccioné parte de mi ropa de campo arqueológico en mi tienda de segunda mano local, artículos como botas de montaña pueden ser costosos y el costo, junto con el conocimiento y las preferencias locales, probablemente contribuya a la vestimenta de los trabajadores locales.

Más en AntropoUrbana:  En los tiempos difíciles de Franz Boas

Preparar mis trajes de campo etnográficos me pareció un poco más intimidante. Sabía que las temperaturas serían altas en Yucatán, así que quería estar cómoda mientras me sentaba afuera durante horas charlando con la gente. Pero como mujer que viaja sola, también me preocupaba ser respetable. Aprendí en un curso de idioma maya yucateco online que era mejor ingresar a pequeñas comunidades mayas con un cónyuge. Por lo tanto, supuse que los pequeños pueblos yucatecos tenían valores conservadores. Como señal de respeto, elegí alinear mi vestido con el que sería apropiado para una mujer local. En la tienda de segunda mano, seleccioné algunos vestidos sin forma y faldas hasta la rodilla para usar con blusas que mantuvieran mis hombros cubiertos. Empaqué mis sandalias Chaco negras para que sirvieran como zapatos para caminar cómodos y resistentes para cualquier ocasión que no fuera con botas de montaña.

Sin embargo, al llegar a Yucatán, mis ideas sobre cómo debía vestirme para mis actividades etnográficas y de recolección de datos arqueológicos cambiaron rápidamente. En mis visitas diarias a Tahcabo, mis socios de proyecto de la Universidad de Oriente (UNO) en Valladolid, Yucatán, lideraron la agenda de trabajo. Había imaginado días reservados para entrevistas de historia oral y días reservados para trabajo de campo arqueológico, pero el cronograma real era bastante desordenado. Algunos días, me vestía para el campo arqueológico y me encontraba dirigiéndome al campo etnográfico para entrevistas con mis pantalones y botas de campo. Otros días, preparada para las entrevistas, terminaba saliendo al campo cojeando con falda y mis Chacos, vigilando de cerca las serpientes.

Con el tiempo, me di cuenta de que no iba vestida como las mujeres locales, sin importar el día que pensara que era. Las mujeres llevaban camisetas sin mangas y muchas mujeres mayores llevaban vestidos, pero las más jóvenes llevaban pantalones cortos. Los días que pasábamos por la Universidad de Oriente para recoger a los estudiantes de pregrado, veía a muchas mujeres en el campus con jeans ajustados. La conexión entre los vestidos con mangas y los valores conservadores fue enteramente mi propia invención. Empecé a sentirme torpe con mis pantalones caqui y mis faldas fluidas. A pesar de esto, me aferré a la idea de que el campo era un lugar donde mi posición como investigadora estaba fijada y que necesitaba seguir la vestimenta arqueológica tradicional.

Vestirse para una presentación con la comunidad

El componente etnográfico de mi trabajo de campo de verano incluyó un proyecto de historia oral con un grupo de seis jóvenes de la escuela secundaria de Tahcabo para aprender sobre la historia de la iglesia del pueblo. Los objetivos de recopilar historias orales con jóvenes eran facilitar conexiones intergeneracionales e identificar temas de interés dentro de la comunidad para una exploración arqueológica adicional. Después de cinco semanas de reunirme con los estudiantes para enseñarles sobre métodos de historia oral y pedirles que realizaran entrevistas con sus mayores, los animé a presentar lo que aprendieron sobre la iglesia en un foro comunitario que organicé con los otros arqueólogos.

Cuando llegué la noche del foro al Palacio, el lugar central de reunión de la ciudad, me sorprendió lo hermosas que se veían las dos estudiantes, con el cabello peinado, maquilladas y bonitos vestidos. No pude evitar sentirme monótona con mi vestido informe y mi cabello recogido en una cola de caballo. No me había quitado mi atuendo de campo de historia oral para el evento de presentación. En Tahcabo, vestirse para un evento nocturno, especialmente cuando se está presentando, es distinto de la vestimenta diaria. Aunque no había imaginado el evento como formal, para estos estudiantes el foro fue un momento especial, digno de poner un esfuerzo adicional en su apariencia.

Más en AntropoUrbana:  La visión lateral de la antropología
A la derecha de la imagen, la autora con su vestido.

El segundo evento que incluyó una oportunidad para la presentación colaborativa fue el aniversario del museo comunitario. El acto tuvo lugar durante las fiestas del patrón de la localidad, San Bartolomé. Durante el festival, en lugar de quedarme en la cercana ciudad de Valladolid, como había hecho anteriormente, dormí en una hamaca en nuestro laboratorio arqueológico, junto con el equipo académico. Todos compartíamos el mismo espacio y un baño detrás del edificio. Cada noche, los estudiantes de la ONU se encargaban de lavarse y ponerse camisas recién planchadas y jeans ajustados. Necesitaron pedir prestada una plancha al vecino, pero la hicieron funcionar. Seguí usando las mismas faldas hasta las rodillas, pero hice lo mejor que pude para tomar mi turno en la ducha.

La noche del evento del museo, después de un largo día preparando el museo, todos regresamos al laboratorio y una estudiante de la UNO, Ana, me preguntó si quería mi turno en la ducha. Ese día éramos nueve, ya que habían venido varias personas de Valladolid y el laboratorio de arqueología estaba abarrotado. Estaba cansada y rechacé la ducha, diciendo que simplemente tomaría una siesta en la hamaca. Con solo un baño atrás, se sentía abrumador. Después de la siesta, me alisé el pelo y la falda lo mejor que pude y me lavé las manos en el lavabo. Esto me pareció adecuado para estar presentable.

Esa noche estábamos ocupados repartiendo tortas (sándwiches de cerdo) y vasos de Coca-Cola. Me di cuenta de que una mujer joven que actuaba como cuidadora principal del museo vestía un vestido de noche color burdeos. Se veía increíble. Agradecí que al menos llevaba falda, pero lamenté un poco no haberme puesto un vestido más bonito. La situación me transmitió nuevamente la tensión entre cómo deberían vestirse los antropólogos en el campo y en casa. Normalmente, los antropólogos dan presentaciones en conferencias que se llevan a cabo fuera de los lugares donde trabajamos. Se tiene especial cuidado al seleccionar la ropa para las conferencias, ya que la atención se centra en lucir profesional. La práctica colaborativa, sin embargo, brinda la oportunidad de realizar presentaciones con socios en el campo. En este caso, con nuestros socios en Tahcabo, estábamos honrando la fundación del museo de la comunidad, que mostraba la historia, el patrimonio y la arqueología local. El evento era tan importante como cualquier conferencia. Debemos prepararnos para esos momentos con el mismo cuidado que ponemos en cualquier presentación formal.

Más en AntropoUrbana:  Arqueología del genocidio armenio

La procesión

La noche siguiente tuvo lugar el acto final de la fiesta: la procesión del santo patrón. Cuando comenzó la procesión, Ana y yo seguimos mientras el santo desfilaba por las calles. Mientras caminábamos, Ana me contó que el pueblo de Yucatán de donde viene es como Tahcabo; sin embargo había pocas diferencias en cómo su pueblo llevaba a cabo su fiesta patronal. Me maravilló la perspectiva diferente que ella aportó como antropóloga local y, sin embargo, capaz de dar un paso atrás y ver el panorama más amplio.

Al día siguiente, llegó el momento de regresar a los Estados Unidos y de que Ana visitara a su familia en Mérida. Mientras empaquetábamos nuestras cosas, Ana de repente me preguntó si realmente no me había duchado la otra noche antes del evento en el museo. Me sorprendió un poco, ya que la pregunta pareció surgir de la nada. Respondí que no. La expresión de su rostro era de incredulidad y desdén. Mi vergüenza se sintió conmovedora. Valoré mucho la opinión de Ana y recordé que ella venía de un pueblo como Tahcabo y probablemente vivía en una casa con mucha gente, un baño y sin agua caliente. Me hizo reflexionar. ¿Por qué no me había duchado ni me había vestido elegante esa noche? No fue por diferencia cultural, porque en casa lo haría. Esta comprensión me dolió. Me salté la ducha y me quedé con ropa de campo porque estaba en el campo. Pero mi campo era el hogar de mis interlocutores.

La descolonización como camino para aprender lecciones

Las nociones sobre cómo deben vestirse los arqueólogos en el campo se basan en la creencia de que el propósito del trabajo de campo es únicamente recopilar información. Para los arqueólogos, la ropa puede parecer que sólo tiene una intención práctica y protectora, pero, por supuesto, no deben pasarse por alto las implicaciones de poder y género de la vestimenta. Las antropólogas feministas sostienen que la elección de la vestimenta va más allá de lo práctico y sirve para cuestionar los valores occidentales de la vestimenta. Mis creencias sobre los límites distintos entre el campo y el hogar influyeron en mi forma de vestir. Si los límites entre el campo y el hogar son borrosos, un código de vestimenta puede servir para conectarse con las comunidades. La descolonización de la arqueología cambia el propósito del trabajo de campo y exige intercambios multidireccionales de conocimientos. Esto implica escuchar y aprender de aquellos con quienes trabajamos. Las preferencias personales, las situaciones prácticas y las circunstancias sociales y culturales contribuirán a cómo nos vestimos en el campo. Escuchar a nuestros socios nos permite tomar esas decisiones con atención y cuidado.

Fuente: AAA/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías