Cajas con huesos viejos

-

por ALAN G MORRIS – Universidad de Ciudad del Cabo

El aforismo pronunciado por primera vez por el filósofo estadounidense George Santayana (y parafraseado por Winston Churchill) es especialmente cierto para la antropología física: “Quienes no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”.

El pasado del sujeto no es agradable. La antropología física es la rama de la antropología que considera la estructura y evolución del cuerpo humano. Se utilizó para justificar la esclavitud, condenar a los criminales por su apariencia y limitar la inmigración según el origen racial. En la Alemania nazi se usó para cometer un genocidio.

A lo largo de los años, los antropólogos físicos sudafricanos escribieron mucho sobre los pueblos del sur de África. Quienes estamos en este campo debemos preguntarnos si estas publicaciones contribuyeron a las herejías sociales del propio país. Ésa, por supuesto, será tarea de los historiadores. Pero debemos ser conscientes de que los viejos problemas siguen apareciendo en todo el mundo.

Las publicaciones de la década de 1990 intentaron resucitar el racismo biológico estratificando los niveles de inteligencia por raza. Estas son aberraciones que desencadenaron respuestas acaloradas por parte de antropólogos físicos profesionales. Pero a los ojos del público esas ideas sí tienen legitimidad.

En el contexto sudafricano, a pesar de haber vencido al dragón del apartheid, debemos comprender exactamente en qué medida los fundamentos racistas de la política se han interiorizado y siguen siendo parte de nosotros.

Anatomistas y antropólogos

Los descubrimientos antropológicos en Sudáfrica durante el siglo pasado fueron de excepcional importancia en términos de nuestra comprensión de la evolución humana. Estos descubrimientos también han influido en la sociedad de maneras que no siempre fueron positivas.

Más en AntropoUrbana:  El fin del mundo tal cual es

Los anatomistas de las facultades de medicina son los que más han influido en nuestra comprensión de la estructura y variación humanas. Sus clasificaciones raciales y descripciones de los pueblos del sur de África influyeron y aún afectan a las especialidades médicas, incluidas la cirugía, la ginecología, la medicina forense, la genética y la epidemiología/salud pública.

Los mismos anatomistas que incursionaron en la antropología física también han enseñado la variación racial a generaciones de estudiantes de medicina de pregrado y posgrado. Mi elección de la palabra «incursionado» es intencional. Ninguno de estos académicos recibió formación en la disciplina de la antropología. Sin embargo, generaciones de investigadores en ciencias médicas, naturales y sociales utilizaron las clasificaciones y categorías del tema.

Mi formación y mi carrera se centran abrumadoramente en la antropología física, no en la historia. Mi tesis doctoral examinó una serie de esqueletos humanos obtenidos arqueológicamente desde finales del siglo XVII hasta principios del XIX. Fueron excavados en lugares a lo largo de la frontera histórica de lo que entonces era la Colonia del Cabo Norte de Sudáfrica.

Para dar sentido a la variación esquelética observada en los esqueletos arqueológicos, necesitaba encontrar esqueletos modernos de poblaciones relacionadas para compararlos. Se hizo evidente que los esqueletos incorporados a muchas colecciones de museos y escuelas de medicina no estaban identificados sobre la base de una etnia autodefinida conocida. Fueron alojados allí como tipos raciales determinados por los acumuladores y administradores de las colecciones.

Muchos de los esqueletos de personas que se habían conocido en vida estaban etiquetados según una estricta tipología racial. La identidad racial se basaba en la apariencia, no en la cultura ni en la comunidad de donde provenían. Esto me abrió al mundo del coleccionismo de esqueletos y me dio un contexto para los huesos viejos en cajas. Algo que comenzó como una búsqueda de esqueletos identificados étnicamente se convirtió en un proyecto mucho más amplio que analiza los orígenes de las colecciones mismas.

Más en AntropoUrbana:  Una antigua cirugía

Se hizo evidente cuán involucrados estaban los antropólogos físicos como coleccionistas y cuán arraigado se había vuelto su método de tipología en la colección y descripción de «espécimenes» y en sus publicaciones.

Viñetas antropológicas

Me incorporé al Departamento de Anatomía de la Universidad de Ciudad del Cabo en 1981. Asumí el papel no oficial de historiador del departamento, especialmente en lo que respecta a cuestiones antropológicas. Esto incluía almacenar cajas de correspondencia antigua, diapositivas y artículos antiguos. Clasificarlos tuvo que esperar hasta que se acercara mi jubilación en 2014. Jubilarme me dio la oportunidad de comenzar a reunir más de treinta años de mi investigación. También fue una oportunidad para intentar organizar el material histórico almacenado en las cajas de mi oficina y del departamento.

La organización de la colección me brindó la oportunidad de abordar una última tarea histórica: escribir un volumen único que abarcara esta riqueza de material inédito.

El resultado es Huesos y cuerpos: cómo los científicos sudafricanos estudiaron la raza (Wits University Press, 2022). Este libro consta de ocho viñetas antropológicas. Cada una examina investigadores o temas específicos que tuvieron un impacto especial en la antropología física sudafricana.

Los primeros capítulos se centran en los primeros investigadores de los museos de Sudáfrica y de las escuelas de medicina recién inauguradas. Louis Péringuey y Frederick FitzSimons iniciaron la colección de esqueletos humanos que se utilizarían para describir los pueblos prehistóricos de Sudáfrica. Matthew Drennan y Raymond Dart aportaron la experiencia anatómica profesional que definiría la «era de la tipología». Tanto los pueblos vivos como los antiguos fueron colocados en distintas categorías raciales.

Más en AntropoUrbana:  Wonder Woman: líder, superheroína y antropóloga

La ruptura con las rígidas jerarquías raciales se produjo en las décadas de 1950 y 1960. Esto, bajo el liderazgo de Ronald Singer en Ciudad del Cabo y Phillip Tobias en Johannesburgo. La llegada de la “nueva antropología física” a las costas sudafricanas está íntimamente relacionada con estos dos investigadores. Creó una nueva dinámica en el enfoque científico exactamente en el momento en que se implementaba la política de apartheid.

Los dos últimos capítulos analizan la implementación del apartheid y cómo la creación de tipos raciales en la primera mitad del siglo XX no sólo desvió la arqueología sino que también dio legitimidad al sistema de clasificación del apartheid. Los propios científicos parecían no ser conscientes de que su falta de comentarios sobre lo absurdo del apartheid era una declaración en sí misma.

Fuente: Wits University Press/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías